miércoles, 8 de diciembre de 2010

Che Néstor:






te conocí allá por el 2003 cuando de la mano de uno de los mafiosos más grandes que tuvo Argentina. Sabés, te hablo de Duhalde, ese personaje nefasto de nuestra vapuleada historia argentina, el mismo que abrazado a Menem vendieron la patria a unos lacras nacionales y extranjeros, que en el afán de lucro fueron capaces de vender los sueños de millones de argentinos, los mismos que mientras viajaban a Miami a comprar baratijas y gastar sin ningún escrúpulo el dinero producto del trabajo de todos nuestros viejos, regalaron, porque así fue, una de las empresas más grandes de Argentina, que era orgullo mundial, te hablo de YPF esa petrolera que fundada por Irigoyen y Mosconi, dieron un empuje impensado a la economía de la Argentina de entonces, y que luego con Perón un grosso como vos, favorecieron a los que por distintas razones siempre quedaron fuera del reparto de las ganancias de que en teoría pertenece a todos dentro de un sistema republicano y democrático, te cuento que recordaba que al vender YPF como otras tantas joyas de nuestra querida patria, se iniciaba en Cutral Co y en Gral. Mosconi, el movimiento piquetero, el mismo que reunía a miles de trabajadores que habían sido expulsados de estas empresas y no contaban con más que su humanidad y unas viejas cubiertas para prender fuego en un corte, realizaban así los primeros piquetes, reclamando pan y trabajo, entre tanto el hijo de puta de Menem bailaba tango en un programa televisivo, o se la daba de galán con Susana Giménez, y nos vendía a todos los argentinos que supuestamente estábamos en el Primer Mundo, obvias mentiras, porque en mi país morían miles de niños por desnutrición, mi maestro hacia ayuno en la Carpa Blanca, y mi viejo salía a laburar por 2 mangos para darnos de comer a mi familia, porque la empresa en la que había laburado durante más de 20 años quebró y lo dejó afuera, porque al patrón le salía más barato poner una empresa para importar azúcar de Brasil, que seguir dando trabajo a 200 obreros que como mi viejo tenían familias y no como alimentarlos, solo alimentarlos, no te digo ir al cine o comprarle un par de zapatillas, solo alimentarlos.
Para que te voy a mentir, no te creí, pensaba que eras otra mierda de esos que durante la campaña nos prometían Salariazo y después llamaban a Cavallo para que baje los salarios de los obreros, clausuren hospitales y cierren escuelas, que jugaban tenis con un presidente norteamericano o mostraban con descaro las bondades de conducir una Ferrari adquirida con la plata que debían haber mandado a mi provincia para pagarle la jubilación a mi abuelo, el sueldo a mi maestra o las vacunas para una nena de mi barrio que se murió de sarampión porque en el hospital no había insumos. Aquel país era un infierno. Te imaginás que Argentina pagaba más al FMI otros forros que te desnudan en el peor invierno, que plata para la educación y la salud de millones de argentinos. Nos dejaron a todos en pelotas literalmente, vendieron todo, privatizaron todo bajaron los sueldos aumentaron la carne. Todo eso explotó el 21 de diciembre del 2001 nos cansamos y salimos todos a gritarles Que se vayan todos, y el muy hijo de puta de De la Rúa mandaba a reprimir a los que en Plaza de Mayo reclamaban por comida, y mataron a muchos, quitaron la vida a jóvenes que soñaban con otra Argentina, yo era un pendejo que me estaba cagando de hambre en Posadas para poder tener un título, mi viejo en tanto seguía sin laburo, me las arreglé y pude terminar, pero mientras lo hacía otros tantos pendejos de mi edad seguían caminando sin laburo ni oportunidad de estudiar, porque no tenían ni 10 mangos para viajar a inscribirse a una carrera.
Sabés Néstor, cuando bajaste el cuadro del asesino más grande de nuestra historia, de Videla, y mandaste al jefe del ejército que lo haga!!! Dije la puta que este parece que es distinto, nos hiciste ver que los que en teoría debían defender y dar justicia a los argentinos, eran los que avalaban la injusticia, y en cadena nacional nos indicaste acá uno de los culpables de nuestra ruina, son los jueces de la corte Suprema, los terminaste echando, dije, este es distinto, después cuando recuperaste el salarios de Jubilados y mi abuelo dejo de ganar 200 mangos y le diste aumento dos veces al año, estableciste jubilación universal para todos y más de 1.800.000 abuelos pudieron tener unos mangos para comer o ir al centro a tomar una coca, que te voy a contar si entre vos y Cristina lograron la nacionalización de las AFJP, recuperaron la rentabilidad para los pequeños agricultores y los bancos ya no ejecutaron los campos, lograron la vuelta al crédito y pudimos comprar autos cero kilómetro, cocinas, calefones, computadoras que pueden ser pagadas en inútiles cuotas, generaste empleo para más de 4 millones de argentinos que consiguieron trabajo, no te bajaste los pantalones a los yanquis y promoviste la Unión Latinoamericana, nacionalizaste Aerolíneas, construiste 700 iniciaste una política de Derechos Humanos mandaste en cana a todos los asesinos, ya no reprimiste; estatizaste el Correo e hiciste que los Macro, paguen la deuda de más de 700 millones que debía de canon; repartiste las ganancias entre todos con los planes sociales y aquella nena que te conté volvió a vivir en millones de niños que ahora si tienen vacunas; loco recuperaste la Fábrica de Aviones de Córdoba, derogaste de la Ley de Radiodifusión de la Dictadura; cuando abriste las puertas de las escuelas a millones de niños con el aumento del presupuesto educativo del 1,2% del PBI de 2003, al 6% actual; recuperaste del CONICET y millones de científicos que en los 90 se fueron, ahora están de vuelta.
Eso loco sólo un grande como vos pudo haberlo hecho, tuviste huevos, no te cagaste ni te arrodillaste ante los poderosos que siempre habían manejado el país. Y en lo mejor de tu carrera te fuiste, cuando yo esperaba más de vos, pero quedate tranquilo Cristina tiene tu espíritu y con ella vamos a seguir construyendo esa patria grande y justa que soñaron nuestros próceres y nuestros abuelos, y en tu velorio había miles de pendejos de no más de 20 que la tenían re clara como vos, y que ya no van a ser engañados por Clarín y La Nación. Todos te llorábamos, toda una Argentina. Entonces me dije a la puta, este sí que es distinto.
Te extrañamos así de desliñado, de frente justo aparato, sin pelos en la lengua, así te recordaremos y a mis hijas y mis alumnos les voy a contar lo grande que fuiste. Hasta siempre Néstor.
Darío (otro argentino que te inmortaliza)

Geopolítica de la seguridad en América Latina: un antes y un después en seguridad

Miguel Angel Barrios, Norberto Emmerich y Yesenia Torres Curiel La Editorial Biblos de Buenos Aires acaba de lanzar el libro "Ge...