jueves, 19 de julio de 2018

François-Xavier Bellamy “Mayo del 68 no funciona bien en la vida real, fabrica generaciones frágiles”


François-Xavier Bellamy tiene 33 años y es profesor de literatura y filosofía del Colegio Blomet de París. También es una de las figuras más populares del pensamiento francés actual, con su defensa insistente de “la transmisión de la cultura”, sin la cual sólo quedan huérfanos, jóvenes con acceso a internet pero vacíos por dentro… y ese vacío lo llenan todo tipo de ideas extremistas y dañinas, empezando por el yihadismo.
Bellamy ha publicado recientemente en español “Los Desheredados” (Ediciones Encuentro), un libro de 170 páginas pero contundente, que exhorta a recuperar la relación entre nuestra generación y las anteriores y a dar una patada a las supersticiones del tipo “no hace falta leer ni estudiar, lo importante es pensar por uno mismo”. Porque, como es evidente, quien ni lee ni estudia no pensará y será más que manipulable.

Bellamy participó este sábado 14 de abril en el encuentro educativo #CBE18 (congresobeeducation.com), segunda edición del Congreso Internacional de Educación organizado por Be Education, en el Colegio Internacional JH. Newman en Madrid. Allí respondió algunas preguntas de ReL.

SE CUMPLEN 50 AÑOS DE MAYO DEL 68. ¿ALGUIEN PEDIRÁ PERDÓN O HARÁ AUTOCRÍTICA?
Por supuesto que no. Los que salieron a la calle en mayo del 68 hoy son los notables, los poderosos de nuestros días. Pero en realidad los que se veían eran personajes secundarios, que seguían el papel que otros escribieron.

¿QUIÉNES SERÍAN ESOS OTROS DETRÁS DEL 68?
Para mí la fecha clave en 1964, cuando el marxista Pierre Bourdieu publica “Los herederos”. Viene a decir que la cultura, es decir, tener cultura, es como el capital, que sirve para perpetuar las divisiones de clase. La cultura, y la educación, son malas, perpetúan el sistema y sus injusticias. Así que el mayo del 68, esa revuelta estudiantil y juvenil, nace de una crítica destructiva, fuerte, contra la educación, la cultura y la misma idea de autoridad educativa. Todo eso termina teniendo una dimensión nihilista.

¿HA TRIUNFADO LA IDEOLOGÍA DE MAYO DEL 68, LO TIENE TODO?
Yo diría que han conseguido que sus ideales sean masivamente dominantes en la sociedad francesa y en la política francesa. Pero ellos no han conseguido vivir según esos ideales, sobre todo en el mundo de la educación. Los centros de élite más exclusivos de París están llenos de hijos de los que salieron en mayo del 68. Es el mayor síntoma de incoherencia de esa generación.
Hay quien parece pensar que quien tiene convicciones firmes y las transmite a sus hijos, es un fascista, un opresor, porque “le impone” sus valores.
Es evidente que no está bien intentar hacer que tu hijo sea una fotocopia de ti, un clon tuyo. Pero sí has de educar a tu hijo para que pueda ser libre. Y dar al niño lo mejor que puedes darle, de tu cultura, de tus raíces. Un niño no es más libre sin padre… al contrario, el adulto le ayuda a crecer y a mejorar en su búsqueda y deseo de la verdad.

ANTES DE BOURDIEU, USTED ESCRIBE DE DOS PRECEDENTES QUE DESCONFIABAN DE “LOS LIBROS”, DE “LA EDUCACIÓN” Y HASTA DE “LOS PADRES”. El niño Emile, de la obra de Rousseau, es criado sin padres. Descartes era huérfano, y basaba toda su filosofía es desconfiar de los maestros…
Yo, como profesor, veo que cada vez que un alumno está mal es que detrás quien está mal es la familia, los padres. Esto refuta el Emile de Rousseau.

Y LA IDEA DEL NIÑO SALVAJE Y SABIO…
En el siglo XIX llamó mucho la atención el caso de Víctor, un niño que se había criado en el bosque él solo. Lo estudiaron y vieron que no podía comunicarse, ni entender sus sentimientos, ni pensar bien. Dijeron: “es idiota y por eso lo abandonaron”. Pero un médico que lo acogió y cuidó llegó a la conclusión contraria: “precisamente porque lo abandonaron quedó sin desarrollarse”. El hombre, por sí solo, es un animal muy débil. Sólo la cultura le hace el más fuerte de todos. Separar a un niño de sus padres, de sus raíces, dejarle sin cultura… todo eso creará alienados, no hombres libres.

ALGUNOS DICEN, ¿POR QUÉ ESTUDIAR CULTURA, O LITERATURA, SI ESTÁ TODO EN GOOGLE?
La cultura no es un bagaje, no es una maleta. Si fuera una maleta, algo pesado, externo, fastidioso, querríamos que otro lo lleve: ¡Google! No, la cultura no se parece a eso.
La cultura no la llevas, sino que forma parte de ti, te da forma, te hace crecer, te enriquece. No es un capital, que cuanto más se reparte, toca a menos a cada uno. Al contrario: cuanto más compartes la cultura, más tienes, más tenemos todos. Como una cosa viva crece, se amplía siempre, al transmitirla, no al almacenarla. La cultura no consiste en “tener” sino en “ser”.

BUENO, PERO MEMORIZAR EN TIEMPOS DE GOOGLE…
Hacen que parezca que poner a memorizar a los alumnos sea una crueldad sádica. En francés, a aprender de memoria le llamamos “aprender de corazón”. Mi abuelo me dijo a los 7 años: “si quieres ser feliz, apréndete cada día dos versos”. Y luego pasé a cuatro versos, y a memorizar muchos poemas. La memoria humana no es como la del ordenador. El ordenador se llena y cada vez funciona peor. En cambio, en la mente humana, cuanto más aprendes y memorizas, mejor memorizarás después. Pero hoy no hay en ningún instituto de Francia ningún niño que sepa de memoria 10 poemas.

ENTONCES LA TECNOLOGÍA NO ES BASTANTE…
La tecnología almacena, pero no es capaz de reemplazar la transmisión de la cultura. Transmitir es clave, y ha de hacerlo un mediador, el maestro. No es lo mismo que decir “ahí tienes Google y una tablet y búscalo”. Hay que conocer en profundidad, interiorizado: si conoces la cronología de la historia, puedes situar tus raíces, si sabes poesías de memoria te enriquece por dentro y te transforma, pone palabras a lo que sientes, te da una mirada del mundo.

TODO EMPEZÓ CON UN CHICO ASESINADO
Las inquietudes de Bellamy no nacen de un parnaso elíseo y evanescente para poetas. En su encuentro con 200 profesores y educadores en el be Education (#CBE18) explica cómo empezó a vertebrar su crítica.

“Hace 10 años empecé a enseñar en un barrio difícil cerca de París. Un joven de 15 años fue asesinado a las puertas de mi colegio por una rivalidad absurda entre bandas. Y vi una relación entre violencia y la crisis de transmisión de la cultura”, explica.
“El islamismo llena el vacío de raíces y de cultura que hemos dejado. Sí, en el pasado ha habido tentaciones terroristas en personas muy eruditas, pero hoy los jóvenes seducidos vienen de una cultura muy frágil, de un verdadero vacío”, denuncia.
En su libro, repasando los casos de yihadistas asesinos educados en Francia, ve que coinciden en ser chavales de vida vacía, de fondo nihilista, revestidos rápidamente por un barniz de eslóganes islamistas. No son nunca musulmanes de gran cultura coránica ni enraizados en una tradición.
Bellamy sufrió el ser formado por profesores infectados del relativismo descreído. Ser profesor, le decían, es perpetuar el sistema que es malo y no hay nada que hacer.
Sus profesores decían a los jóvenes estudiantes de Magisterio: “sois jóvenes profesores, no transmitáis conocimientos, significaría que adoptáis una postura magistral de enfrentamiento, es como despreciar al alumno, no dejaréis que creen sus propias ideas”.
“Como si el alumno no tuviera que recibir nada, como si la autoridad se opusiera a la libertad. Quitar la palabra a los profesores y darla a los alumnos, para que tengan ‘espontaneidad’. ¿Por qué hacer leer a los alumnos? Esos libros les impedirían pensar por sí mismos, ¿no?”, explica.

 FABRICAR DESHEREDADOS, DÉBILES Y FRÁGILES
Por eso Bellamy insiste: “Luchando contra la transmisión, la herencia, hemos generado desheredados. Es el misterio de la mediación. Nosotros, cada humano, no somos nosotros mismos: la realidad es que nosotros vamos recorriendo un largo camino hasta convertirnos en aquello que tenemos que llegar a ser. Conviértete en aquello que eres: es misterioso, pero es así”.
Más aún: “Las abejas no estudian arquitectura para sus colmenas, ni las arañas ingeniería… Pero nosotros sí trabajamos para que se cumplan nuestros talentos. Los niños aprenden a hablar porque les hablan sus padres… ¡en palabras que reciben de los suyos, en cultura! Y aprendemos a pensar con los profesores. Roland Barthes decía que la lengua es fascista, que se imponía en nuestro pensamiento, imponiéndole una carcasa. Pero sin lengua no habría libertad. ¿Cómo pensaríamos sin lengua? La capacidad de pensar necesita de la cultura, tenemos una deuda con los que nos han precedido”.

LOS CHICOS QUE MALTRATAN A CHICAS
Bellamy pone otro ejemplo: la violencia de chicos groseros y abusones contra las chicas, a las que miran con desprecio y les hablan de mala manera y violencia.
“Nos piden a los profesores hacer seminarios y decirle a los alumnos que eso está mal. Pero decir a un adolescente “no hagáis eso”, no tiene mucho sentido. Un buen profesor de Historia enseñaría a los alumnos la historia de Juana de Arco o Marie Curie, el de Literatura haría aprender poemas de Baudelaire o Verlaine. Y verían a las chicas de otra forma. Sí, los hombres cultos pueden hacer males, pero la incultura te lleva a ello más; la cultura hace nacer en ellos la propia humanidad”.
En el fondo, denuncia, vivimos en una sociedad adolescente, que cree que sabe mucho, que cree que las cosas acaban de nacer, que desprecia al pasado, a los mayores, y que, como los adolescentes, es muy poco agradecida, está llena de ingratitud. Para combatir eso es necesario crear una cultura de la gratitud y el agradecimiento y reconocimiento.
“Reconocimiento es conocerse y reconocimiento es dar gracias. Nos decían: “pregunta a cada alumno qué piensa de la felicidad. Pero para decir eso en el cole no vale la pena ir al cole; quédate en la cama, y estarás más cerca de la felicidad, ¿no? Si vamos al colegio, como alumnos, es para aprender lo que no conocemos. Yo digo a los alumnos: esto que he recibido vale la pena y merece que lo escuchéis, quiero compartirlo, es un bien para vosotros. El encuentro entre generaciones nunca es fácil, nos cansaremos como maestros, pero el agradecimiento, el bien que podemos compartir y que nos precede, y que seguirá, nos dará fuerzas”.
Bellamy recupera, finalmente, un ejemplo clásico: “Pascal ponía en tela de juicio a Aristóteles, y le decían, ¿cómo te atreves?, y él respondía: “soy un enano que se sube a las espaldas del gigante, y así veo más allá del gigante”. Pero para eso antes hay que subir a ese pasado, y eso cuesta un esfuerzo”.

lunes, 16 de julio de 2018

El fútbol, una alegría mundana



Alberto Buela (*)

No existe ningún otro acontecimiento en la Tierra ni en el mundo que convoque tanta cantidad de personas y que conmueva toda la vida del planeta como el mundial de fútbol cada cuatro años.
Este es el hecho bruto y cierto: la vastedad de la repercusión. ¿Qué podemos decir desde la filosofía sobre semejante conmoción?
El fútbol ha reemplazado desde la segunda mitad del siglo XX y en lo que va del XXI a la guerra en gran escala. La FIFA con 209 miembros tiene más países afiliados que las Naciones Unidas, con 193. Los seleccionados representan a las naciones y no a los equipos de los países de donde salen los jugadores. Los colores de las camisetas, en general, están vinculados a los colores de las banderas o a la coloratura histórica de los países. Así Argentina lleva la camiseta celeste y blanca, Brasil la verde amarilla, pero en Europa va más atrás de las banderas. El fútbol es representado por los colores nacionales, así a Inglaterra el color blanco o España el rojo, Alemania el plateado (como el color de la Mercedes Benz), Francia el blue, e Italia el azzurro (azul claro) que son los colores históricos que les pertenecen.
Ese gran politólogo que es nuestro amigo, Horacio Cagni, nos observó: El fútbol simula una batalla con dos equipos enfrentados, sus capitanes, corazas y soldados. Fijate que las camisetas (corazas) a rayas son más permeables a la derrota que las lisas, porque entre líneas, dejan lugar para pasar (herir).
O ese gran ocurrente oriental que es Eduardo Galeano cuando observa: el fútbol se parece a Dios, tiene la devoción del pueblo creyente y la desconfianza de los intelectuales.
Nuestro maestro José Luís Torres, el fiscal de la Década Infame, sostenía que: el fútbol es el partido del imperialismo y por algo ha sido un invento inglés.
Dante Panzeri, ese gran observador del fútbol, afirmó: en esta dinámica de lo impensado, un hombre puede ser infiel a su mujer pero nunca a su camiseta o casaca.
El Papa Francisco acaba de señalar que en la práctica del fútbol se deben observar tres comportamiento esenciales: entrenamiento, juego limpio y respeto a los adversarios.

Es decir, estamos ante un fenómeno que fue pensado desde muchos ángulos pero que ninguno termina de comprender del todo.
El muy buen filósofo brasileno, Nilo Reis, de Feria de Santana observa con agudeza: Eu jamais acreditei neste time. Aliás, considero-me apenas tricampeão. Os dois últimos títulos não foram conquistados com Arte, apenas com estratégia de "retranca". Lo que quiere decir que hay que distinguir entre el fútbol como jogo bonito del fútbol industrial y especulativo que se juega ahora.
Pero indudablemente, y más allá de todas estas válidas opiniones, este inmenso fenómeno masivo, tanto por su práctica mundial como por los espectadores desde los lugares más recónditos del planeta, algo nos está diciendo: Qué el hombre necesita desatar alegrías, no solo personales sino masivas.
Si Ortega y Gasset viviera diría que es el deporte predilecto del hombre-masa, y no estaría errado. Lo que ha sucedido en este último tiempo, sobre todo con la entrada de Internet, es que ya no es sólo el burgués, al que él ser refería, sino que es el pueblo llano en su conjunto el que participa hoy del juego.
Pero esta alegría de que hablamos está vinculada a la distensión de la voluntad y de la obligación a que nos ha llevado la sociedad de consumo: trabajar pagar cuentas y tarjetas de crédito. Es como un parate, como una puesta entre paréntesis, como una epojé del diario trajín. Qué los gobiernos inescrupulosos aprovechan para tomar medidas antipopulares. Claro está, ya no existe más el domingo como el día del Señor donde no se trabajaba para honrar su gloria. Ese domingo al que llegábamos limpios pues nuestros padres nos obligaban a bañar y asearnos, los sábados por la tarde.
Obvio que la fiesta del fútbol mundial cada cuatro años tiene sus sacerdotes (los jugadores), sus acólitos (los entrenadores y técnicos), sus misas (los partidos), sus réprobos (los que muerden o lastiman), sus santos (los grandes jugadores) y sus feligreses (los hinchas, torcedores, hooligans o tifossi).
Pero a diferencia de la Iglesia que propone una felicidad ultramundana, la iglesia futbolera propone una felicidad mundana, sin un más allá. Es decir con una conciencia de la banalidad o el pasar de las cosas, porque dentro de cuatro años, otro puede ser el rey, el salvador, el héroe.
Hay en este aspecto algo de la mentalidad estoica romana de alegrase con los hechos hilaritas animi, pero al mismo tiempo aceptar los hechos, cuando nos son contrarios. Todo perdedor que pierde luchando, es un ganador: Francia llega como triunfador y pierde, México lo mismo, Costa Rica igual.
En realidad el fútbol se ha transformado en una reacción ante la civilización ilustrada de estos últimos doscientos años que no ha hecho más feliz a la humanidad sino, antes bien, más desdichada. Es que el desarrollo tecnológico y financiero ha transformado al mundo en usufructo y beneficio para unos pocos, y al hombre del pueblo le cuesta mucho arrancar lo que necesita para vivir con su duro trabajo a una naturaleza cada vez más pobre y rebelde.
El fútbol le da un respiro a sus pesares cada cuatro años.
Es que el hombre (varón y mujer) ha pasado por distintas etapas en estos últimos siglos. Así, de la vieja noción de calidad, a la que se llega por la fortuna o la educación (comienzo de la modernidad), a la de mérito o esfuerzo (revolución industrial) a, finalmente, la capacidad de consumo o shopping. Y hoy en las canchas de fútbol, son más los que están fuera que adentro de los shoppings.
Cuando los seleccionados llegan vencidos a sus respectivos países, si han perdido luchando se los recibe como héroes (hasta los presidentes se sacan fotos con ellos) y si han perdido mal, por haber jugado mal, son casi considerados traidores a la patria (recuerdo aun cuando el seleccionado argentino llegó a Ezeiza en 1958, que se lo recibió a monedazo limpio).
Pero, ¿Qué encierra esta cita mundial del fútbol cada cuatro años, como una especie de eterno retorno de lo mismo, para hablar como Nietzsche?. En primer lugar que la alegría, ese sentimiento de placer que se siente ante una satisfacción o hecho favorable, necesita renovarse cada tanto. No existe la alegría permanente. Luego, lo efímero y banal de las cosas de este mundo. Es una alegría que no exige responsabilidad por parte del pueblo o del que se goza. Posteriormente, la necesidad de la acclamatio universal compartida, como un: aquí estamos nosotros los hombres comunes (uomo qualunque). Y, finalmente, poder proclamar en forma masiva como Schiler en su himno: todos los hombres han nacido de la alegría y a la alegría vuelven.
En una sociedad desacralizada, queda esto como el último grito mundano, de una muerte sin más allá.


Economistas heterodoxos alertan por la dolarización y proponen 4 medidas para salir de la crisis




Los economistas heterodoxos agrupados en el colectivo Economía Política Para la Argentina (EPPA) advirtieron por las "serias inconsistencias" del plan económico de Mauricio Macri y alertaron por las consecuencias que provoca la "fragilidad externa" en la que quedó la Argentina luego de aplicar una batería de medidas salidas de las receta de administración neoliberal. "La Patria está en peligro y, desde nuestro lugar, no podemos más que expresar nuestra preocupación sobre la sustentabilidad de la economía", sostuvieron.
El segundo documento publicado por EPPA se tituló "El modeloeconómico insustentable sigue tocando Fondo". En el texto, decenas de expertos que en su mayoría están alineados al kirchnerismo, incluso varios fueron exfuncionarios, plantearon un diagnóstico sobre las principales decisiones adoptadas por el Gobierno de Cambiemos desde 2015. La lista de nombres completa incluye a 248 profesionales.
Según afirmaron los académicos, con la llegada de Macri se consolidó un modelo económico de "corte conservador" que ingresó en un "círculo vicioso de ajuste y achicamiento" de las capacidades del Estado. "Estas políticas han llevado a profundizar los problemas estructurales de la Argentina y hacer de este modelo un camino inviable hacia el desarrollo socioeconómico, alimentando la fuga de capitales y la especulación financiera que, a través del endeudamiento externo, pretenden sostener en el tiempo, tal como sucede con el reciente acuerdo firmado con el FMI", indicaron.

Las principales críticas de EPPA se focalizaron en el avance de la desregulación económico financiera de la Argentina:

·         La disolución del sistema de administración del mercado de cambios, que dejó librada al mercado la compra y venta de divisas, permitiendo la libre entrada y salida de capitales financieros, y al mismo tiempo, concretó una devaluación del 40%;
·         La relajación de los controles cuantitativos, como las DJAI y las Licencias No Automáticas (LNA);
·         La derogación de normativa regulatoria y flexibilización de acuerdos como lo sucedido con el sector petrolero y el programa Precios Cuidados;
·         La fijación de un "techo" a las paritarias, que generó pérdida de poder adquisitivo y caída del mercado interno;
·         La eliminación o reducción de las retenciones a las exportaciones, que ocasionó una importante pérdida de recursos fiscales. "Se estima que en trienio 2016-2018 dejaron de ingresar a las arcas públicas unos u$s 7.500 millones", remarcaron.

Asimismo, cuestionaron el blanqueo de capitales por más de u$s 130.000 millones porque "favoreció la formalización de activos de grandes evasores, sin la obligación de repatriar sus capitales" y la quita de impuestos progresivos, como los patrimoniales y a los autos de alta gama, que solo beneficiaron a sectores de altos ingresos.
Capítulo aparte mereció para EPPA el show de las Lebac. Los heterodoxos consideraron que la "agresiva política" de captación de liquidez a través de emisión de letras (Lebac) que llevó adelante el Banco Central no hizo más que generar una "bola de nieve", donde en cada vencimiento, la inyección de pesos fue cada vez más grande, obligándose a sí mismo a sostener una tasa alta para evitar una corrida de esos pesos sobre el dólar.

"El stock de Lebacs sobre la base monetaria creció de forma exponencial, representando el 200% de ella y triplicando los niveles heredados del gobierno anterior. Ante esta situación, el Estado vio menguado sustancialmente su poder para controlar variables monetarias y cambiarias claves para manejar la economía, como la tasa de interés y la nominalidad del tipo de cambio, que junto al problema de la deuda fue socavando la independencia económica del país", subrayaron.
Pero a la vez, resaltaron que el mientras la "bola" crecía la inflación no descendía. "Sobre el final de 2017 ya se percibía que el proceso de desinflación del que hablaba el Poder Ejecutivo estaba trunco y se trataba de un espejismo. La política de tasas altas no parecía hacer efecto y los recientes saltos cambiarios de 2018, sumados a los nuevos tarifazos, dieron lugar para este año a un renovado ímpetu inflacionario", recordaron. 
En este marco, denunciaron un fracaso de Federico Sturzenegger en el Central. "La política monetaria de esterilización de pesos mediante Lebacs no sólo ha fracasado en sus objetivos antiinflacionarios, sino que lleva consigo un endeudamiento creciente", observaron en el documento al que accedió ámbito.com.
Tras dar su diagnóstico, desde EPPA expresaron su preocupación por la fragilidad del sector externo argentino, con tres llamados de atención concretos sobre los factores que potencian el riesgo:

PÉRDIDAS DE RESERVAS. "La creación secundaria de una masa de activos nominados en dólares, como los plazos fijos del sistema bancario. Cada vencimiento de Lebacs representa un potencial pase al dólar, con una consecuente depreciación del peso o pérdida formidable de reservas. Tentar a los inversores con mayores tasas en pesos es un arma de doble filo, ya que la amenaza se mantiene y de forma creciente, en tanto y en cuanto no se genera un ingreso genuino de divisas sustentable en el tiempo".
UNA FUERTE CORRIDA CAMBIARIA. "La suba de tasas en Estados Unidos y la tendencia proteccionista creciente generó un fortalecimiento del dólar, que provocó el desarme posiciones financieras en pesos para situarse en activos de mayor calidad (nominados en monedas duras)".
LA DOLARIZACIÓN DEL SISTEMA. "Desde enero de 2016 los depósitos en dólares de los argentinos crecieron de forma permanente. Actualmente los mismos representan el 46% de las reservas internacionales del Banco Central. De producirse una corrida de depósitos, la institución monetaria argentina debe salir a respaldarlos perdiendo las reservas que sean necesarias. En este caso, el tipo de cambio deja de ser la variable de ajuste, ya que no evita el retiro de esos depósitos. La dolarización del sistema bancario ha sido, entre otras, causante de la mayor crisis económica argentina de todos los tiempos".

Otro párrafo aparte se dedicó al ACUERDO CON EL FMI, que según manifestaron, más allá de obligar a un "fuerte ajuste en la obra pública" con "más recesión y pobreza y menos empleo e infraestructura", implicará una falta de soberanía en la toma de decisiones. "Prestan plata a cambio de soberanía. Esto atará de manos al gobierno que se verá condicionado a profundizar el mismo ajuste que ha causado la crisis cambiaria", afirmaron.
Según este grupo de economistas, el préstamo por u$s 50.000 millones no es más que un paliativo transitorio. "Una carta blanca de los factores de poder internacional (FMI y los países centrales) para alivianar las tensiones sobre las fatigadas cuentas externas de nuestra economía, a partir de la desconfianza de los mercados sobre el manejo de las finanzas públicas, que se materializó en las corridas cambiarias de los últimos dos meses", aseguraron.

Por último, esbozaron que "otro camino es posible" y deslizaron CUATRO MEDIDAS CONCRETAS para evitar que "la situación actual constituya un callejón sin salida":

·         Estimular el desarrollo de la industria nacional, de manera de generar más valor agregado y reducir las necesidades de endeudamiento externo para llenar los casilleros vacíos de nuestra matriz productiva.
·         Recuperar los instrumentos de control y regulación de los flujos de capitales, del mercado de cambios y de la implementación de una institucionalidad que garantice la intervención del Estado en el comercio exterior.
·         Orientar paulatinamente el desarrollo industrial hacia las exportaciones, estimulando las ventas de bienes con mayor valor agregado para superar la preponderancia del sector primario como fuente principal de divisas.
·         Recomponer salarios y jubilaciones urgentemente, de manera de recuperar el poder de compra para las mayorías, y así recuperar el circuito de crecimiento virtuoso que se perdió a fines de 2015. Este camino es incluso más efectivo en pos del equilibrio fiscal tan apuntado por el gobierno.


La guerra comercial da al mundo un nuevo perfil


Eduardo J. Vior
12 de julio de 2018 


Después de que el miércoles 11 el gobierno norteamericano anunció una nueva ronda de aumentos tarifarios sobre productos importados de China y de que el presidente Trump y la canciller alemana Angela Merkel tuvieron un fuerte choque en la cumbre de la OTAN en Bruselas, nadie más duda de que la nueva política mundial norteamericana va en serio. Sin embargo, al abrir tantos frentes al mismo tiempo, el líder norteamericano está propiciando el surgimiento de nuevas alianzas que cambian radicalmente el escenario mundial.
El presidente Trump está decidido a revolucionar las reglas del comercio mundial. Al mismo tiempo castigó a China y a los miembros de la Unión Europea subiendo radicalmente los aranceles sobre productos importados de esas regiones. A los chinos les impuso tasas enormes sobre productos tecnológicos. Los europeos, en tanto, ven sus exportaciones de acero y aluminio enormemente encarecidas. El látigo arancelario laceró especialmente a Alemania a cuya industria automotriz amenazó con tarifas impagables.
Rápidamente europeos y chinos se acurrucaron para guarecerse. A principios de la semana la visita del primer ministro chino, Li Keqiang, a países de Europa del Este y Alemania inmediatamente dio frutos. Ya se firmaron acuerdos comerciales y de cooperación tecnológica por un valor total de 23.000 millones de dólares. Además, Beijing espera que se firme una declaración conjunta con la UE para condenar la política económica de Donald Trump.
La visita del alto mando chino tuvo por objetivo unir a los países afectados por la política de Trump. Como señuelo China ofreció a los europeos facilitarles el acceso a su mercado. Por su parte, la canciller alemana Angela Merkel destacó que los aranceles impuestos contra China dañan el negocio alemán. Para aumentar su atractivo, China prometió introducir profundas reformas de mercado y abrirse aún más a las inversiones europeas. A cambio obtuvo el compromiso de que Alemania intercederá ante la UE, para abrir el mercado europeo a las importaciones e inversiones chinas.
La unidad de la Unión Europea es otra cosa que apoya China, especialmente como reacción ante la oferta que Donald Trump hizo recientemente al presidente francés Emmanuel Macron, para que Francia abandone la UE y se asocie comercialmente con Estados Unidos.
Especialmente los fabricantes de automotores apuestan a una relación privilegiada con China. Durante la visita de Li Keqiang a Alemania los máximos directivos de Volkswagen, BMW, Dailer-Benz y otras firmaron muchos contratos con los representantes chinos. Los dos países se complementan bien en términos económicos. Sin embargo, es difícil que se acerquen políticamente. Los alemanes no quieren perder el paraguas de la OTAN, aunque Trump se los cobre caro. Los chinos, por su parte, mantienen una competencia hegemónica con Japón con el que Alemania tiene muchos vínculos históricos y económicos. China, finalmente, tiene una estrecha alianza con Rusia a la que necesita, entre otras cuestiones, para desarrollar el Camino de la Seda. Alemania, en tanto, ve en Rusia un buen socio comercial, pero con el que comité políticamente. Como balance, puede preverse que ambas potencias afiancen su vínculo comercial y coincidan en la defensa de la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra los embates norteamericanos, pero no mucho más.
A pesar de que los tambores de guerra están redoblando, ya se insinúa una cierta disposición al diálogo por ambas partes. Después de que EE.UU. anunciara la nueva lista de aranceles sobre las importaciones chinas por valor de U$S 200.000 millones, el viceministro de Comercio de China, Wang Shouwen, dijo que “cuando tenemos un problema comercial debemos hablar sobre él”.
Si bien la declaración se hizo en un contexto de nuevas amenazas de represalias por parte de Beijing, coincide con cierta disposición del equipo de Trump a reanudar conversaciones de alto nivel, según versiones procedentes de la Casa Blanca.
Las comunicaciones entre altos miembros de los gobiernos de Trump y de Xi Jinping se han desvanecido desde que una tercera ronda de negociaciones formales finalizó sin acuerdo a principios de junio. Los EE.UU. siguieron adelante con un plan para imponer aranceles de 25 por ciento a 34.000 millones de dólares en productos chinos la semana pasada y generaron represalias por parte de los chinos.
Hacia el 20 de agosto están previstas las audiencias y consultas que el Departamento de Comercio de EE.UU. debe llevar adelante, antes de poner en vigencia las sanciones, de modo que ambos países tienen ahora unas siete semanas para llegar negociar. Si no alcanzan ningún acuerdo, los aranceles norteamericanos entrarán en vigor el 30 de agosto y abrirán el camino para nuevas sanciones sobre otros 250 mil millones de dólares. Una vez que 450 mil millones de dólares en bienes transables sean castigados por cada lado puede augurarse la parálisis del comercio mundial.

“Cuando dos gobiernos llegan a este tipo de situación, incluso si en el frente oficial están peleando, es muy importante que más atrás haya algo que les permita declarar un cese del fuego llegado cierto punto”, dijo el miércoles Rufus Yerxa, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior de EE.UU., en una entrevista de Bloomberg TV. “Por el momento, es algo que ninguna de las dos partes va a reconocer. Se están posicionando para el juego final”.
Si bien no hay conversaciones formales previstas, el diálogo entre ambos países continúa entre burócratas de menor nivel y el presidente Trump ha seguido destacando su amistad personal con Xi.
En algún momento ambas potencias se sentarán a negociar, pero los acuerdos bilaterales que puedan alcanzar torpedearán en la línea de flotación el sistema multilateral de comercio vigente desde la década de 1990. Por otra parte, cuanto más tarden en ponerse de acuerdo, mayores serán los daños para la economía mundial. El sistema multilateral era dañino para muchos países emergentes, pero la falta de reglas comerciales lo es más. Al mismo tiempo, las alianzas que los contrincantes van tejiendo por las dudas permanecerán. Roto el sistema multilateral de la globalización, cada cual atiende su juego y el que no, una prenda tendrá.


sábado, 14 de julio de 2018

EL JURAMENTO DE HIPÓCRATES



Hipócrates  (460 AC -337 AC)
Juro por Apolo médico, por Esculapio, por Higea y Pancea, por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, que cumpliré, según mis fuerzas y mi capacidad, el juramento y el compromiso siguiente:
 Respetaré a mi maestro de medicina tanto como a los autores de mis días, compartiré con él mis bienes y, si es preciso, atenderé a sus necesidades; consideraré a sus hijos como hermanos y, si desean aprender la medicina, se las enseñaré gratis y sin compromiso.
Comunicaré los preceptos, las lecciones orales y el resto de la enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro, a los discípulos ligados por un compromiso y un juramento según la ley médica, pero a nadie más.
Dirigiré el régimen de los enfermos en provecho de ellos, según mis fuerzas y mi juicio, y me abstendré de todo mal y de toda injusticia.
No entregaré veneno a nadie, si me lo piden, ni tomaré la iniciativa de tal sugestión, tampoco entregaré a ninguna mujer un pesario abortivo. Pasaré mi vida y ejercitaré mi arte en la inocencia y la pureza. No operaré del mal de piedra. En cualquier casa que entre, iré para la utilidad de los enfermos, guardándome de toda mala acción voluntaria y de corrupción, y sobre todo de la seducción de mujeres y de muchachos, libre o esclavos.
De todo aquello que vea u oiga en la sociedad durante el ejercicio de mi profesión, e incluso fuera de ella, callaré lo que no necesita ser nunca divulgado, considerando la discreción como un deber en semejante caso.
Si cumplo este juramento sin infringirlo, seré honrado siempre por los hombres; si lo violo y soy perjuro, que mi suerte sea la contraria”.



François-Xavier Bellamy “Mayo del 68 no funciona bien en la vida real, fabrica generaciones frágiles”

François-Xavier Bellamy tiene 33 años y es profesor de literatura y filosofía del Colegio Blomet de París. También es una de las figuras m...