viernes, 1 de julio de 2022

Damián Descalzo: “El peronismo tiene un basamento profundamente humanista y cristiano”

 El integrante del equipo de docentes de la Escuela Superior Peronista dialogó con AGENCIA

PACO URONDO sobre pensamiento nacional y el valor de sus debates en la actualidad. 


Por Juan Borges 

Damián Descalzo es abogado, magíster en Derecho del Trabajo, UNTREF. Además, es maestrando en Relaciones Internacionales, Universidad de Bolonia y especialista en Derecho Constitucional y en Derecho del Trabajo, Universidad de Salamanca. Es docente universitario en las universidades de Buenos Aires y San Isidro. El miembro del equipo de docentes de la Escuela Superior Peronista dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre la revalorización del pensamiento nacional. 

 

AGENCIA PACO URONDO: ¿QUÉ BALANCE REALIZA DEL RELANZAMIENTO DE LA ESCUELA SUPERIOR PERONISTA? 

Damián Descalzo: He recibido con alegría el relanzamiento de la Escuela Superior Peronista por parte de la CGT. Considero fundamental la divulgación de los principios doctrinarios peronistas. Es muy importante que el movimiento obrero, como elemento central del movimiento nacional, brinde herramientas de formación a sus afiliados. El sindicalismo debe tener la capacidad de manifestar una narrativa propia, es decir, desde la defensa de sus intereses que están profundamente ligados a los intereses nacionales. Ninguna expresión política ha representado mejor esos intereses que el peronismo.  

 

APU: ¿QUÉ MATERIA DICTA EN LA ESCUELA SUPERIOR PERONISTA Y CON QUÉ PERSPECTIVA TRABAJA? 

D.D.: Me encargo de la parte de Doctrina Social de la Iglesia dentro del módulo "Filosofía y Doctrina Peronista". El objetivo es repasar la íntima vinculación entre la Doctrina Social de la Iglesia y la Doctrina Peronista. El fundamento filosófico y político de la doctrina peronista está dado por la doctrina social de la Iglesia que ha sido expresada en diferentes encíclicas. En los orígenes de su movimiento, Perón se basó en las encíclicas clásicas de la cuestión social ("Rerum novarum" y "Cuadragésimo Anno") para elaborar su doctrina. Durante el exilio, Perón indicó que las actualizaciones de la Doctrina Social de la Iglesia como "Mater et magistral" y "Populorum progressio" debían ser consideradas parte de la doctrina peronista.  

Es esencial realizar esta tarea debido a que la doctrina peronista ha buscado ser tergiversada, a través de los tiempos, desde diferentes sectores  (nazi fascistas, marxistas, neoliberales y progresistas). El peronismo tiene un basamento profundamente humanista y cristiano. Esa es su verdadera identidad y con la materia a nuestro cargo tenemos la intención de remarcar este concepto.  A su vez, nos parece importante destacar que esa profunda conexión entre la Doctrina Peronista y la Doctrina Social de la Iglesia sigue perdurando. Hoy mismo tenemos en la conducción de la Iglesia Católica a nuestro Papa Francisco que ha actualizado la Doctrina Social de la Iglesia a través de dos nuevas encíclicas: "Laudato Si" y "Fratelli tutti". Ambos textos han sido leídos y estudiados por diferentes sectores del Peronismo y deben servir de inspiración para nuestro accionar político.  

 

APU: ¿QUÉ ASPECTO TRABAJA SU ÚLTIMO LIBRO “¿CÓMO SE GESTÓ EL PERONISMO”? 

D.D.: Justamente, y en relación con la respuesta anterior, mi último libro titulado "¿Cómo se gestó el Peronismo?", es un estudio sobre la génesis del Movimiento Peronista -que se produce entre 1943 y 1944-, donde la divulgación de los principios sociales cristianos ocupa un rol central. También trata sobre la influencia de esos principios en el Ejército y el desarrollo de una fuerte corriente patriótica en el mismo ámbito militar. Por último, reseña la genial capacidad del liderazgo estratégico de Perón para sumarle, a la alianza entre la Iglesia y el Ejército, el componente sindical que terminó de definir y conformar al Movimiento Peronista.  

 

APU: ¿QUÉ DEBATES ES NECESARIO DAR HOY COMO PENSAMIENTO NACIONAL? 

D.D.: Considero que el pensamiento nacional debe inspirarse en los principios elaborados por el Papa Francisco. Debe entender que la "realidad es superior a la idea". El pensamiento nacional no puede perderse en abstracciones ideológicas, sino que debe atender la situación concreta de nuestro pueblo, con sus aspiraciones y sus sufrimientos. Por ende, no puede desligarse de la acción política. Pero eso no debe confundirse con una lucha por espacios de poder porque, como también enseña el Papa, "el tiempo es superior al espacio". Hay que ayudar a crear procesos. El pensamiento nacional debe colaborar con el esclarecimiento de los asuntos estratégicos del país. En ese sentido creo que los debates deben girar en torno al modo de impulsar un nuevo proceso, alejado de ideologismos, de integración regional debido a que la nueva configuración mundial requiere retomar los planes de acción conjunta para fortalecer los niveles de autonomía de nuestra región.  

También es preciso debatir un modelo de desarrollo humano del país que debata el control de los enormes recursos naturales de nuestra patria. Asimismo, el pensamiento nacional tiene la obligación de ayudar a generar conciencia sobre la importancia central que tiene para el país y la región, la recuperación de las Islas Malvinas, el fortalecimiento de las aspiraciones sobre el territorio antártico y el dominio del Atlántico Sur. Creo que esos son algunas de las principales cuestiones sobre la que debería discutir el pensamiento nacional. No como una élite o una vanguardia, sino profundamente enraizado en el pueblo

 

 

“La Escuela Superior Peronista recupera lineamientos para un proyecto de emancipación que retome la tradición nacional"

El sociólogo Juan Godoy dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre las motivaciones políticas


motivan el relanzamiento del espacio formativo de la CGT. “Es necesario reflexionar sobre las regiones estratégicas despoblabas, una política nacional en relación a la defensa nacional. Pensar estrategias para el desarrollo endógeno, reconstruyendo a la vez el tejido social. Esto no desde una lógica ´Estado-centrista´ sino como enseña nuestra doctrina desde la comunidad organizada”.  

 

Por Juan Borges 

Juan Godoy es sociólogo, profesor en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad Arturo Jauretche, entre otras instituciones educativas. Se especializa en escritos sobre el pensamiento nacional y es parte del plante docente de la Escuela Superior Peronista. En diálogo con AGENCIA PACO URONDO reflexionó sobre las motivaciones políticas e históricas que motivan el relanzamiento de la Escuela Superior Peronista de la CGT.  

 

AGENCIA PACO URONDO: ¿QUÉ IMPLICA EL RELANZAMIENTO DE LA ESCUELA SUPERIOR PERONISTA EN ESTE CONTEXTO?  

Juan Godoy:  En un contexto donde el debate político se encuentra en gran medida "planchado", enmarcado en debates superficiales, de corto plazo, mientras la Argentina naufraga a la deriva con una profunda carencia de un proyecto nacional. Es decir, una política que en gran medida marcha en paralelo a las necesidades de nuestro pueblo y a las problemáticas nacionales. En este marco, retomar y relanzar la experiencia de la Escuela Superior Peronista resulta un hecho trascendental en tanto pone en el centro debates en torno a cuestiones nodales que resulta necesario debatir. Se trata de establecer lineamientos para un proyecto nacional de emancipación que retome la tradición nacional del peronismo dónde el sindicalismo cumple un rol central. En este contexto son los trabajadores organizados (conjuntamente con otros sectores, claro), fundamentalmente quiénes pueden encarar las problemáticas nacionales con un criterio nacional.  

En este sentido, es importante revalorizar el rol que el peronismo histórico le dio a la formación del movimiento obrero para la emergencia y consolidación de cuadros estratégicos en función del desarrollo nacional, y de un proyecto de emancipación. Hoy los trabajadores tienen un rol fundamental que cumplir en tanto, a pesar de ciertos discursos que circulan, el trabajo debe ser el centro.  

Una cuestión a resaltar es que el contexto en el cual el peronismo había lanzado la ESP es bien diferente al actual, ya que en el 51 nuestro movimiento nacional venía en auge y con una enorme fortaleza, había reformado la constitución en el 49, proclamado el año sanmartiniano en el 50, y desde ahí proyecta la escuela como parte de este fortalecimiento y entendiendo que la organización vence al tiempo, de ahí la necesidad de establecer una unidad de concepción para la unidad de acción. Hoy la situación del peronismo es otra, la que caracterizamos recién. Por lo cual y para demostrar que la organización vence al tiempo, está nueva ESP resulta trascendental para la formación y los debates en torno a la reconstrucción de la Patria.   

 

APU: ¿QUÉ DEBATES ES NECESARIO DESARROLLAR EN EL PENSAMIENTO NACIONAL EN LA ACTUALIDAD?  

JG: En la misma línea que venía manifestando es necesario retomar las grandes problemáticas nacionales en contraposición a la centralidad que ha tomado la agenda política de las minorías. Sintéticamente poner en el centro del debate la dependencia de nuestro país, de su estructura económica fundamentalmente, proteger y analizar la explotación de nuestros recursos ya sean los hidrocarburos, el litio, la riqueza de nuestro Atlántico Sur, los minerales, el control de las áreas estratégicas en relación a la producción, el desarrollo de la infraestructura en transporte, ya sean nuestras vías férreas o bien una flota. Además, reflexionar sobre el desarrollo demográfico, regiones estratégicas despoblabas, una política nacional en relación a la defensa nacional, pensar estrategias en torno a la recuperación de nuestras Islas Malvinas y el fortalecimiento de nuestra soberanía antártica, etc. etc. En fin, pensar estrategias para el desarrollo endógeno, reconstruyendo a la vez el tejido social. Esto no desde una lógica "Estado-centrista" sino como enseña nuestra doctrina desde la comunidad organizada. 

 

APU ¿CONSIDERA QUE EL PROGRESISMO TIENE UNA AGENDA DIFERENTE?  

JG: Si, si, fundamentalmente porque si nosotros pensamos desde qué matriz de pensamiento construye el peronismo y desde cuál lo hace el progresismo son diametralmente opuestas, ya que mientras esté último se enmarca en una matriz de pensamiento colonial, deudora del iluminismo, que construye un ideario abstracto que pretende aplicar a una realidad concreta, mayormente intentan aplicar "soluciones abstractas" sobre una realidad que desconoce, y en muchas ocasiones desprecia. Por el contrario, el peronismo se enmarca y nutre en una tradición nacional de pensamiento ligada a la Patria Grande, y construye su pensamiento partiendo de las problemáticas de la Patria, desde ahí busca solucionarlas.  

 

APU: ¿QUÉ MATERIAS DICTA EN LA ESCUELA SUPERIOR PERONISTA?  

JG: En mi caso me toca desarrollar parte del primer gran eje que es "Historia y realizaciones del peronismo", específicamente abordo el tercer peronismo, el de la reconstrucción nacional, de síntesis y culminación del legado. 

 

miércoles, 29 de junio de 2022

El General Enrique Mosconi: el camino hacia un Ayacucho económico. A cien años de la creación de YPF

 Por Juan Godoy*

 

“Es bueno vitorear a la Patria, pero es mejor ayudarla a vivir contribuyendo a su engrandecimiento y bienestar”. (Enrique Mosconi)

 

“El espíritu nacionalista que YPF ha marcado en su labor, señala el camino de nuestra liberación económica, de nuestro desarrollo industrial emprendido por nosotros mismos, con nuestra voluntad, nuestro esfuerzo y nuestros capitales (…) Esa sería la senda que conduciría al pueblo argentino al poderío y a la grandeza moral y material”. (Enrique Mosconi)

           

            Enrique Mosconi es una de las figuras más representativas de lo que Carlos Piñeiro Iñíguez denomina como “intelectuales militares” (Piñeiro Iñíguez, 2010), entendiendo a éstos como integrantes del sector militar de la sociedad que reflexionan acerca de diversas problemáticas y lo manifiestan en diferentes formatos como conferencias, libros, publicaciones periódicas, etc. Si bien, como decíamos, son varias las temáticas que trabajan algunas aparecen en el centro como la defensa nacional, la dependencia, la necesidad del desarrollo industrial, el rol a cumplir por las Fuerzas Armadas en un país con las características de la Argentina, etc. y mayormente estas temáticas las piensan entrelazadas. Se trata de la construcción de un sistema de ideas (aunque no esbozado como tal en tanto aparece disperso), que parte de la realidad nacional.

Figura arquetípica de la línea nacional de las Fuerzas Armadas que atraviesa toda nuestra historia desde el surgimiento del ejército nacido de las entrañas del pueblo improvisado en armas para luchar contra la invasión británica (1806-1807), sentando las bases de una postura anti-colonialista en función de la soberanía, la emancipación y la conciencia nacional. Varios estudiosos de la temática militar han señalado certeramente la co-existencia de esta línea con una contrapuesta, que expresa lo contrario: lo anti-popular, la alianza con las potencias, etc. A lo largo de nuestra historia claramente tuvimos expresión en ambos sentidos. Por el lado nacional: José de San Martín, Luis Ernesto Vicat, Alonso Baldrich, Manuel Savio, Aníbal Montes, Oca Balda, Juan Ignacio San Martín, Enrique Guglialmelli, Hernán Pujato, Franklin Lucero, Juan Pistarini, Federico Gentiluomo, Juan José Valle, el Mayor Alberte, Juan Perón, etc. En la línea anti-nacional: Bartolomé Mitre, Ricardo Vera, Agustín P. Justo, Pedro Eugenio Aramburu, Isaac Rojas, Guillermo Suárez Manson, Horacio Mayorga, Horacio Estrada, Osvaldo Andrés Cacciatore, Orlando Agosti, Eduardo Massera, Jorge Rafael Videla, etc. por nombrar algunos casos al azar que vienen a nuestra memoria rápidamente de uno y otro lado.

La línea nacional que expresa Mosconi es parte de un conjunto de militares que  fundamentalmente entre los años 20 y 40, propusieron un conjunto de ideas críticas del país semi-colonial subordinado a Gran Bretaña[1], poniendo de relevancia las vulnerabilidades del modelo dependiente, no casualmente Yelpo la caracteriza en el estudio que realiza sobre esta generación militar como una corriente (que no es todo el río), que expresa un “proyecto alternativo” (Yelpo, 1987). Estas ideas, que son de una magnitud significativa tanto por la cantidad como por la profundidad de las mismas, van a tener en gran medida una implementación en los años del peronismo.

Estos militares nacionales, como el caso Mosconi, pensaron en la defensa nacional atada al control nacional sobre la estructura económica, de comunicación, transporte, y a la necesidad del avance en la industrialización, desde ya ligada a la industria bélica concreta, pero también más allá de la misma, es decir un desarrollo industrial de toda la nación aprovechando los enormes recursos que posee el país. Esta última cuestión se enlaza con la noción de Nación en Armas (Von der Goltz, 1927), expresada por Von der Goltz, que Perón sintetiza (relaciona tanto a otras cuestiones como autores, desde ya), y vincula a nuestra realidad en el famoso discurso en la apertura de la Cátedra de Defensa Nacional de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), el 10 de junio de 1944. (Perón, 1944)

Habían pasado varios años de la batalla de Caseros y Pavón que terminaron catapultando a Mitre a la Presidencia durante la cual se van a tejer los hilos de la Argentina como una semi-colonia británica, al mismo tiempo que eliminar los obstáculos a ese modelo de país. También ya se había insurreccionado Mitre contra Avellaneda en 1874 y sufrido una derrota a manos de Julio Argentino Roca, no sería última. En esos años el 21 de febrero de 1877, durante la presidencia de Avellaneda, nace Enrique Mosconi en Buenos Aires. Justamente antes que el “zorro” vuelva a derrotar al mitrismo insurreccionado en el 80, e iniciado su gestión en la cual va a comenzar a modernizar las Fuerzas Armadas hasta que, ya en su segunda presidencia se dicte la Ley de Servicio Militar Obligatorio diseñado por Pablo Riccheri (1901).

Es este ejército, bajo la impronta modernizadora del roquismo, al cual se integra y en el cual se forma Mosconi, ya que hace su ingreso al Colegio Militar en 1891, y egresa del mismo en 1894 como Subteniente de Infantería. Luego hace su ingreso a la “Cuarta Arma”, la de Ingenieros, y en 1896 asciende a Subteniente 2º, dando inicio al mismo tiempo a la Carrera de Ingeniería en la Universidad de Buenos Aires. Con 25 años es reconocido por el Ministro Riccheri como Ingeniero Militar.

Ya en 1904 viaja en misión a Europa. Son años de una profunda formación, en los cuales puede acercarse a los avances tecnológicos en materia del instrumental militar, al mismo tiempo que en relación al desarrollo industrial y a la estrategia militar. Dos años más tarde de iniciada su misión hace su ingreso al Ejército alemán. En 1912 logra el grado de Teniente Coronel, y unos años después, hacia 1915 es nombrado como Subdirector General de Arsenales de Guerra, asumiendo al otro año el cargo de Director del Arsenal “Esteban de Luca”. Durante el desempeño de esta tarea logra su ascenso a Coronel. También Mosconi, a partir de 1920, ocupa el cargo de Director del Servicio Aeronáutico del Ejército[2] (al mismo tiempo, otro “intelectual militar” ligado a la cuestión aeronáutica, nos referimos a Jorge Crespo asume la Dirección de la Escuela de Aviación Militar). (Pien, 1999)

Tempranamente Mosconi muestra en los cargos vinculados a los arsenales, pero más aún en el desempeño en la Dirección del Servicio Aeronáutico que no solo se venía formando como “pensador militar”, sino también como lo que Perón denomina “realizador”, entrecruzando esas dos aristas que lo constituyen en esa figura arquetípica que hicimos referencia. Brevemente podemos observar que durante su dirección crea varios aeroclubes como el de la ciudad de Rosario, el de Mendoza y el aeródromo de San Isidro. Asimismo pone de relevancia la necesidad de avanzar en la cooperación necesaria entre la aviación civil y militar. Se propone el avance de la aviación diagramada en virtud de un proyecto nacional de desarrollo, profundizando la fabricación nacional del material aéreo. Asimismo piensa a la aviación en tanto pilar fundamental de la soberanía, ya que considera que “cuanto más avancemos en el dominio del espacio, tanto más próspera será la República, y tanto más respetable la fuerza de la nación”. (Mosconi, 1941: 31) En esos años también realiza un proyecto de rutas aéreas. Interesado siempre no solo en las realizaciones sino también en la investigación, el estudio y la difusión de la centralidad de la aviación crea en 1920 la Revista El Palomar de la cual es Director.

            Muchas veces sabemos que hay acontecimientos que marcan la vida de los sujetos, actuando incluso como un “parte aguas” en la biografía individual. Es el caso de Mosconi cuando intenta comprar combustible a la empresa norteamericana Wico para unas maniobras de entrenamiento de la aviación, decimos intenta porque la empresa se niega a suministrar combustible a menos que hagan un pago en efectivo con antelación (Mosconi resalta que incluso el servicio aeronáutico no tenía ninguna deuda con la empresa, lo que agrava la situación). Cabe destacar que por entonces esa empresa norteamericana es la única que vende nafta de aviación en nuestro país.

Mosconi, ya había advertido durante un Congreso de Ingeniería el peligro de la dependencia del petróleo importado para una nación. Ahora lo vivía ya no en términos teóricos, sino en la realidad, por eso formula la siguiente hipótesis: “¿y si en lugar de tratarse de un simple raid de entrenamiento se debiera cumplir la orden de atacar una escuadra enemiga que desde la rada amenazara con sus cañones la Ciudad de Buenos Aires? O  bien, si se debiera realizar con toda urgencia un ataque aéreo contra una formación enemiga que pusiera en peligro la Capital Federal?”. (Mosconi, 1983: 30) En ese momento Mosconi se juramentó que iba a realizar todo lo que estuviera a su alcance para solucionar esta problemática que encarnaba un grave peligro para la nación.

Así, en 1922 bajo el influjo de Mosconi se crea YPF siendo el mismo designado como Director de la empresa. Carl Solberg en su conocido libro sobre el petróleo y el nacionalismo comenta que “la designación de Mosconi a la cabeza de YPF fue bien recibida por el ejército, donde la campaña del coronel (que entonces tenía cuarenta y cinco años de edad) a favor de las industrias de la aviación militares le habían ganado popularidad y prestigio”. (Solberg, 1982: 138)

Su capacidad resolutiva y de gestión queda en evidencia, ya que antes que la compañía cumpla cinco meses, ya produce nafta para la aviación. Sostiene Larra certeramente que “un solo surtidor de nafta funcionaba el día en que Mosconi se hizo cargo de la Dirección General. A partir de 1922 los surtidores con la sigla de YPF encerrada en un círculo con los colores argentinos comienzan a esparcirse por la Capital Federal, por sus suburbios, por las rutas más alejadas del país; esos primeros surtidores de YPF en competencia denodada con los de la Wico, los de la Shell, los de la Esso, son otros tantos fortines de avanzada del inmenso mecanismo que Mosconi ha levantado”. (Larra, 1976: 69) Como en el caso del servicio aeronáutico Mosconi piensa una publicación, y en 1924 crea el Boletín  de Informaciones Petrolíferas.

Su gestión es detallada minuciosamente en un publicación que él mismo realiza (como en estudios vinculados a la temática o a la figura), y pensamos hoy que ni algunos de los detractores de las políticas de cuño nacional pueden discutirla. Consideramos que Mosconi al frente de YPF demuestra en los hechos la zoncera que sostiene que “el estado es un mal administrador”, poniendo de relevancia la capacidad técnica para el desarrollo del país, del control y explotación de sus propios recursos en forma idónea. (Scenna, 1980)

La Argentina es pionera en materia petrolera en tanto constituye el primer país (sin contar la Unión Soviética), que logró la organización de una industria petrolera en forma vertical, integrada y bajo la órbita estatal. En este sentido y por la orientación que le imprime Mosconi YPF constituye un modelo de desarrollo petrolero desde una perspectiva nacionalista en materia económica. (Solberg, 1982) La creación de YPF expresa la emergencia/fortalecimiento de la conciencia nacional en virtud de dejar atrás el país primitivamente agropecuario.

La cuestión nacional no obtura que también se piense en la cuestión social, encarnando así Mosconi un nacionalismo popular, afirma el General que: “organizando el trabajo y las explotaciones de las riquezas nacionales con hombres y dinero del país, mejoraremos evidentemente nuestras condiciones de vida”. (Mosconi, 1938: 136)

No resulta casual que Mosconi estreche lazos con los jóvenes forjistas, entre los que sabemos, se cuenta la figura de Arturo Jauretche (principal articulador político de la agrupación), quienes lo llaman: “digno soldado de la emancipación nacional”. (Barbero y Devoto: 1983: 129)  Asimismo los libros de Mosconi son donados por sus hijas a la Biblioteca de FORJA, y los forjistas piden permiso para editar un trabajo del General. La admiración es mutua ya que Mosconi envía una carta a “los miembros de la patriótica, entusiasta y brillante agrupación FORJA”, en quienes ve a “los futuros pioners de nuestra independencia integral. La alegoría es magnífica, pues han interpretado fielmente lo que debe ser: “la espada al servicio de la Patria” (…) mis augurios para el más franco éxito corone la patriótica obra que están empeñados”. (Carta Mosconi a FORJA. 20-4-1940. Cit. en Godoy, 2015: 315)

            El pensamiento de Mosconi entronca con la gran tradición del pensamiento vinculada a la reconstrucción de la Patria Grande. La conformación de esa gran nación inconclusa desvela al General. Piensa en esos términos en el sentido de una estrategia defensiva conjunta, pero también como política ofensiva no en tanto empresa colonial, sino en vinculación a una política emancipadora.

Es en este marco que Mosconi, al indagar en la cuestión petrolera entiende la necesidad de estrechar lazos con los demás países latinoamericanos que comparten problemáticas similares. Piensa que el avance de los monopolios extranjeros es parte de la penetración económica de las potencias en los países dependientes. De esta forma, la emancipación económica de la Argentina solo se puede lograr a partir de la emancipación de la Patria Grande. La balcanización va de la mano de estructuras económicas montadas en forma dependiente. No casualmente Perón afirma que “contra la política de los imperialismos de “dividir para reinar”, se antepone la de “unirse para no ser dominado”. (Perón, 2005: 53)

Mosconi dedica una de sus principales obras, donde expresa sus ideas en torno al petróleo y en relación a su gestión en YPF, a la juventud de América Latina con el anhelo que la misma tome el ideario expresado en el libro para “acelerar la marcha hacia el Junín y Ayacucho económicos”. (Mosconi, 1983: 21) En el centro del pensamiento de Mosconi anida la idea que el petróleo constituye uno de los puntales principales donde se puede afirmar una política en virtud de la emancipación económica. Pensó y diseñó una empresa petrolera como un pilar de la construcción de la conciencia nacional y del trabajo.

En la mejor tradición nacional piensa los lazos estrechos que nos unen a la Patria Grande tanto hacia el pasado, como en virtud de la posibilidad de un futuro de grandeza para nuestros pueblos y naciones. En el marco de pensar que el proceso de emancipación no puede meramente ceñirse a las “patrias chicas”, aboga fuertemente por el robustecimiento de la conciencia petrolera latinoamericana. Así viaja por varios países de América Latina (e incluso también lo hace al norte de América -a los Estados Unidos-). En estos viajes Mosconi aprovecha para profundizar su conocimiento en materia petrolera. En México, dónde es invitado por su Presidente: Plutarco Elías Calles, se vincula y conoce a diversas personalidades, entre las cuales vale destacar al General Lázaro Cárdenas quien nacionaliza el petróleo unos años más tarde.

Emprendiendo el camino hacia la Argentina pasa por Colombia, donde expresa el ideal de la integración de los países al Sur del Río Bravo, argumentando que “nuestros países inician el tercer período de su evolución: a la emancipación sucede la constitución política y a ésta debe suceder la organización económica. A los fundadores de la nacionalidad suceden los organizadores constitucionales, y a éstos las generaciones, la nuestra entre ellas que resolverán el bienestar de los habitantes del país por medio de la más adecuada y conveniente organización económica, es decir, por la mejor explotación de nuestras riquezas naturales, el mero aprovechamiento de sus potencialidades y por el desarrollo económico y especulativo de sus fuentes productivas. Esta es la tarea que no hemos cumplido y que nos espera, en cuya base se encuentra el petróleo; y los pueblos que con mayor inteligencia y precisión resuelvan su aprovechamiento tanto mejor y más elevado será el standard de vida que alcancen”. (Mosconi, 1938: 171-172)

En el noroeste argentino tiene una importante presencia y accionar la Standard Oil, quien entre su enorme poder ejerce incluso el “poder de policía” ante la muerte de uno de sus funcionarios, al mismo tiempo que pone presión sobre el gobierno para la firma de un contrato. Es en este marco que Mosconi visita Salta y Jujuy para conocer en primera persona la situación petrolera de esa región de nuestra patria. Fruto de esa experiencia devela el accionar nocivo de la empresa norteamericana y dirige un memorial al Ministerio de Agricultura con estas denuncia que luego edita con el nombre de “YPF contra la Standard Oil”. (Mosconi, 1984) Si bien en el norte la empresa que tiene presencia fuerte es la Standard Oil, también Mosconi pone de relevancia el papel que considera negativo de parte de la británica Royal Dutch. Resulta pertinente recordar que luego de la Primera Guerra Mundial las naciones buscan fuentes de combustible a lo largo y ancho del mundo, de esta forma, las empresas imperialistas apuntan a penetrar en los países que tienen estos recursos y saquearlos. (Pien, 1999)

Mosconi también evita, a través de un lapidario informe que el gobierno toma, la pretensión de la Standard Oil para la realización de un oleoducto desde nuestro país y Bolivia hasta la salida al mar por el Litoral. La norteamericana entonces toma la decisión de ir en camino al Chaco Paraguayo, lo que constituye parte de las causas de la guerra entre dos países hermanos (Bolivia y Paraguay) (Larra, 1976), por el apetito imperialista tanto por parte de la petrolera norteamericana como de la británica, cada uno de los países actúa como punta de lanza de las empresas extranjeras. (Chiavenato, 2005)

            El año anterior a la vuelta al poder de Hipólito Yrigoyen se produce la creación de la Alianza Continental que tienen a Mosconi (como a Alonso Baldrich, entre otros), entre los militares que se comprometen con la empresa. Esa Alianza Continental tiene en su centro el apoyo al proyecto de nacionalización de toda la estructura petrolera que va a marcar la segunda Presidencia de Yrigoyen. En este marco considera que “una política de conservación de nuestro petróleo sólo puede realizarse con éxito sobre la base de la nacionalización de los yacimientos del país, política que alejaría para siempre el peligro de dependencias extrañas, asegurando para nuestras instituciones fundamentales de la defensa nacional y de la vida económica de nuestra patria, el petróleo, combustible irreemplazable hasta ahora”. (Mosconi, 1938: 227)

Mosconi afirma en el prólogo al libro “El petróleo en el Norte” (una recopilación de la campaña del diario salteño el Intransigente contra la Standard Oil y por la nacionalización del petróleo), que “en todos los pueblos de la América Latina donde existen yacimientos, luchan los grandes trusts por el acaparamiento del subsuelo”, y más adelante sostiene que “sea la nación la que administre la riqueza petrolífera”. (Mosconi, 1984) Estas empresas no traen beneficios a los países donde tienen su accionar, sino más bien producen la expoliación de los mismos.

             Asimismo en el prólogo al libro El Petróleo en el Norte se manifiesta en torno a la cuestión del petróleo sosteniendo: “hemos sido partidarios decididos de la nacionalización de los yacimientos de petróleo (…) Hoy, después de observar de cerca el panorama que esta compleja cuestión ofrece en los países latinoamericanos que acabo de recorrer, abrigo el convencimiento de que, por lo que refiere al petróleo, conviene al país el régimen de puerta cerrada, y mientras que el capital privado nacional no adquiera la capacidad técnica y la aptitud de espíritu que la empresa industrial requiere, no queda otro camino que adoptar el monopolio de Estado; pero en forma integral es decir, en todas las actividades de la industria: la producción, elaboración, el transporte y el comercio”. (Prólogo Mosconi. 1984: 385-386)  En la misma línea se manifiesta en Comodoro Rivadavia afirmando que “sin monopolio del petróleo es difícil diré más, es imposible para un organismo del Estado vencer en lucha comercial a las organizaciones del capital privado”. (Mosconi. 1984: 493)

El desarrollo de una política petrolera nacional debe estar contenida en un proyecto nacional que tenga entre sus principales finalidades que la nación pueda abastecerse por sí misma, que el país tenga independencia económica. Mosconi tiene una actitud recta en la gestión de YPF, considerando que la empresa nacional debía ser rectora y ejemplo tanto en la administración como en el desarrollo de una política petrolera. La defensa de la nacionalización debe también encontrar argumentos en esta última cuestión.

El pensamiento de Mosconi parte de la cuestión petrolera pero tiene un marco integral y profundo, argumenta Mosconi al respecto que “extraer las riquezas naturales, valorizarlas elaborándolas y activar el intercambio por el abaratamiento de los fletes ferroviarios y disminución del costo de los transportes, construir caminos, reducir el precio del combustible, aprovechar las fuerzas hidráulicas de las montañas, de la llanura y del mar, utilizar el viento, que es combustible azul, elevar lo más posible el nivel de vida colectivo y el bienestar general, que serena la conciencia y hace libre el espíritu, son medios de fortalecer a la Nación”. (Mosconi, 1983: 207-208) Es necesario organizar la producción en función del desarrollo industrial en búsqueda del fortalecimiento de la soberanía nacional.

            Federico Bernal resume el tránsito del pensamiento de Mosconi: “su plan original era el del nacionalismo integral en materia de petróleo. Modificó esa opinión en 1925 y propuso, en consonancia con el sistema de la Anglo Persian, la sociedad mixta del Estado con las empresas extranjeras. Volvió a su proyecto inicial en 1928 al expresar que no queda otro camino que el monopolio del estado (…) Finalmente, en 1936 volvió a condescender con los partidarios del monopolio mixto, como mal menor debido a las dificultades que se oponían al monopolio estatal completo”. (Bernal, 2005: 54-55)

El golpe de septiembre del 30 es vinculado por varios pensadores e historiadores a la cuestión petrolera (se encuentran referencias en tanto el golpe “con olor a petróleo”), mientras que otros matizan esa injerencia. No obstante, nos encontramos que cuando el derrocamiento de Yrigoyen el 6 de septiembre, varios ministerios son ocupados por personajes ligados a los trusts petroleros, en este marco Mosconi sabe que su tarea al frente de YPF está terminada. Así, a tres días del golpe de estado renuncia, sin embargo a pesar de dar “un paso al costado” es detenido junto con Alonso Baldrich (también es detenido Arturo Orzábal Quintana que oficiaba como presidente de la Alianza Continental).

Mosconi también comprende la importancia del apoyo de Yrigoyen a su política en la empresa. Ahora, en este contexto dictatorial el Presidente de Facto José F. Uriburu envía a un emisario a consultarle si quiere colaborar con el gobierno, a lo que obtiene como respuesta una contundente negativa por parte de Mosconi. Se desata entonces una campaña de hostigamiento y acusaciones contra Mosconi. Finalmente lo terminan desterrando a Europa.

La figura de Mosconi aparece sintetizada en la pluma de uno de sus biógrafos Raúl Larra quien expresa que “partiendo de la defensa nacional, él había llegado a posiciones anti-imperialistas. Obsedido por el problema del autoabastecimiento en el problema del combustible, había creído en principio que toda la dependencia nacional residía en el petróleo. Pero sobre la marcha había ido comprendiendo que el petróleo, si bien importante en la economía, no lo era todo. Hay otras ramas fundamentales que liberar. El viene trabajando en un proyecto para nacionalizar los teléfonos y la energía eléctrica. Sólo a su  amigo Baldrich se lo ha confiado. Sabe que la conciencia nacional ha ido madurando y cree con patriótica ilusión en la derrota definitiva de los trusts del petróleo”. (Larra, 1976: 148-149) 

            Mosconi fallece antes del advenimiento del peronismo, el 4 de junio de 1940, pero deja un legado que tiene una impronta fuerte en el desarrollo de la política llevada a cabo por dicho movimiento nacional, legado que también deja a las generaciones posteriores en tanto una férrea defensa del interés nacional, el levantamiento de una postura nacionalista-popular, con un accionar íntegro y ejemplificador tanto en la construcción de su ideario como en las enormes realizaciones que logra.

En el centro del ideario del General Mosconi se encuentra la noción que la independencia política debe completarse con la económica. Esta idea es la que recorre y por la que lucha toda su vida, al mismo tiempo que esa emancipación económica se liga estrechamente al control y explotación de nuestras riquezas en el marco de un proyecto nacional de desarrollo. Partiendo de la construcción de una política nacional se debe apuntalar la política entorno a la defensa de la Patria, de esta forma asevera que “la independencia del año 10 debe ser integrada con la independencia  de  nuestros  cañonea.  Nuestros  cañones  hoy  día no  son  independientes,  todos  sabemos por qué,  de manera que estamos  en  una situación que no puede  satisfacernos  absolutamente  y  que  sólo  podré  llegarnos  la  tranquilidad  al  espíritu el día que  digamos:  "La defensa de nuestro  país,  nuestro  derecho, nuestras  instituciones  políticas,  nuestra  riqueza  nacional.  todo está  garantizado  porque  la nación  tiene el  espíritu  firme y  cañones  que  pueden  tirar  hasta  que  sea  necesario". (Mosconi, 1938: 34)

 

 

* Sociólogo (UBA). Doctor en Comunicación Social (UNLP). Magister y Especialista en Metodología de la Investigación (UNLa). Profesor de Sociología (UBA). Docente UNAJ. Autor de “La FORJA del nacionalismo popular”, “Volver a las fuentes”, “La brasa ardiente contra la cuádruple infamia”, “Nación, Fuerzas Armadas y dependencia”. Co-autor de “Las Malvinas argentinas y suramericanas”.

 

Bibliografía

 

Barbero, M. I. y Devoto  F. (1983). Los nacionalistas (1910-1932). Buenos Aires: CEAL.

Bernal, Federico. (2005). Petróleo, estado y soberanía. Hacia la empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos. Buenos Aires: Biblos.

Chiavenato, Julio José. (2005). La guerra del petróleo. Cuando la Shell y la Standard Oil derramaron en el Chaco la sangre de jóvenes paraguayos y bolivianos. Buenos Aires: Punto de Encuentro.

Godoy, Juan. (2021). Nación, Fuerzas Armadas y dependencia. Los aportes a su resolución y la emergencia de una conciencia industrial en la Revista Militar desde la creación de YPF (1922), al 17 de Octubre de 1945. Buenos Aires: Editorial Punto de Encuentro.

Godoy, Juan. (2015). La FORJA del nacionalismo popular. La construcción de una posición nacional en la “Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina” (FORJA). Buenos Aires: Punto de Encuentro.

Larra, Raúl y Nisivocchia, Jorge. (1977). Enrique Mosconi: propulsor de la aeronáutica”. Buenos Aires: Inst. Argentino de Historia Aeronáutica Jorge Newbery.

Larra, Raúl. (1976). Mosconi, General del petróleo. Buenos Aires: Anfora.

Mosconi, Enrique. (1938). Dichos y hechos. Buenos Aires: El Ateneo.

Mosconi, Enrique. (1941). Documentación destinada a la aviación por el Ing. Mosconi. Homenaje al extinto Gral. Mosconi. Buenos Aires: Junta Argentina de Aviación.

Mosconi, Enrique. (1983). El petróleo argentino (1922-1930). Buenos Aires: Círculo Militar.

Mosconi, Enrique. (1984). Obras. Buenos Aires: YPF.

Mosconi, Enrique. (1984). Prólogo a El Petróleo en el Norte. Rep. En Obras. Buenos Aires: YPF.

Mosconi, Enrique. (1984). YPF contra la Standard Oil. Rep. En Obras. Buenos Aires: YPF.

Perón, Juan Domingo. (1944). Significado de la defensa nacional desde el punto de vista militar. AA. VV. (1945). Curso de cultura superior universitaria. Cátedra de defensa nacional. La Plata: UNLP.

Perón, Juan Domingo. (2005). América Latina Ahora o Nunca. Buenos Aires: CS Ediciones.

Pien, Sandra. (1999). Un argentino llamado Mosconi. Buenos Aires: Fundación Soldados.

Piñeiro  Iñíguez, Carlos.  (2010). Perón: la  construcción  de  un  ideario. Buenos Aires: Siglo XXI (editora Iberoamericana).

Scenna, Miguel Ángel. (1980). Los militares. Buenos Aires: Editorial de Belgrano.

Solberg, Carl. (1982). Petróleo y nacionalismo en la Argentina. Buenos Aires: Hyspamérica.

Von Der Goltz, Colmar Barón. (1927). La nación en armas. Un libro sobre organización de ejércitos y conducción de guerra en nuestros tiempos. Buenos Aires: Círculo Militar.

Yelpo, José A. (1987). Ejército, política, proyecto alternativo: 1920-1943. Buenos Aires: Guardia Nacional.

 

 Extraído de Revista ALLAITÉ



[1] Tratamos profundamente a esta generación en Godoy, Juan. (2021). Nación, Fuerzas Armadas y dependencia. Los aportes a su resolución y la emergencia de una conciencia industrial en la Revista Militar desde la creación de YPF (1922), al 17 de Octubre de 1945. Buenos Aires: Editorial Punto de Encuentro.

[2] La relación de Mosconi con el desarrollo aeronáutico se puede profundizar en el folleto “Enrique Mosconi: propulsor de la aeronáutica”. (Larra y Nisivoccia., 1977) Asimismo, se puede consultar: “Documentación destinada a la aviación por el Ing. Mosconi. Homenaje al extinto Gral. Mosconi”. (Mosconi, 1941)

viernes, 17 de junio de 2022

Aritz Recalde: “El relanzamiento de la Escuela Superior Peronista supone que la CGT recupere el protagonismo que dejó de tener”

El sociólogo habló con AGENCIA PACO URONDO sobre el relanzamiento de la experiencia


formativa destinada a la formación de cuadros de conducción del movimiento obrero.

 

 Por Juan Borges

El sociólogo Aritz Recalde será parte del plantel docente del relanzamiento de Escuela Superior Peronista de la CGT. La central obrera busca recuperar la experiencia creada en 1951 para la formación de nuevos cuadros de conducción del movimiento. En una entrevista con AGENCIA PACO URONDO, Recalde reflexiona su mirada sobre el lanzamiento formativo y realiza un diagnóstico sobre la situación actual del peronismo.

 

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué representa el lanzamiento de la Escuela Superior Peronista?

Aritz Recalde: Es un importante lanzamiento teniendo en cuenta la dimensión y la envergadura de la Confederación General del Trabajo, quienes son los impulsores de esta cursada. Toma una decisión central que es profundizar la formación doctrinaria de sus dirigentes. Supone para el movimiento obrero una ratificación de la formación para la conducción sindical y por otro lado que la CGT recupere ese protagonismo que dejó de tener y para nuestro país es fundamental para recuperar un desarrollo soberano.

 

APU: ¿Por qué en esta coyuntura tan compleja se lanza la Escuela?

A.R.: Hay una notable crisis en los partidos políticos, eso se ve en la coyuntura actual. Aunque sean una herramienta del mercadeo electoral, para el pueblo argentino el balance es desastroso. En 1974 había 800.000 pobres y hoy hay veinte millones. Sin embargo el país hoy tiene casi un PBI como en ese año. La diferencia más sustancial es que en esa etapa había un justicialismo cuyo eje era el movimiento obrero. La gente se expresa en las urnas y manifiesta un repudio a la democracia. Por eso considero que el único actor capaz de brindar un proyecto alternativo es el Movimiento Obrero Organizado. Por eso la Escuela es vital en este proceso de formación y fortalecimiento tan necesario para el movimiento obrero. Ante la incapacidad de la clase política actualmente es necesario que los trabajadores organizados tomen un lugar central y necesario para sacar el país adelante.

 

APU. ¿En qué situación observa al peronismo en la actualidad?

A.R..: Desde el retorno a la democracia el peronismo pasó de ser un movimiento para convertirse en un partido. Con una estructura electoral. El balance es muy negativo, sin embargo hubo momentos positivos para el pueblo como en el gobierno de Néstor Kirchner. El balance general ha sido la extranjerización de la economía. La mayoría de las decisiones del país se toman desde el extranjero y para beneficiar a la timba financiera. Es una semicolonia dado que formalmente es soberano pero en los hechos las decisiones se toman en el extranjero.

 

LOS DETALLES DEL CURSO DE FORMACIÓN

 En el relanzamiento se presentará el primero de los cursos a dictar en el que se retomarán los módulos originales de la escuela lanzada por Perón y los orienta a los aspectos de la actualidad y de la agenda propia del movimiento obrero organizado.

El curso se dictará desde el 16 de junio hasta el 17 de noviembre con modalidad presencial y virtual.  Serán en total 12 clases con una frecuencia de dos encuentros mensuales.

Las clases presenciales se harán en el Salón Felipe Vallese de la CGT y se emitirán por Zoom y/o Youtube para facilitar el alcance federal. Serán entregados certificados a todos los estudiantes que hayan alcanzado el 80% de asistencia.

El programa de estudios tiene una duración de cinco meses y está dividido en siete módulos, programados de la siguiente forma:

 

Módulo 1: Historia del Peronismo y de sus realizaciones

Módulo 2: Filosofía y doctrina peronista

Módulo 3: Conducción Política

 Módulo 4. Economía peronista

Módulo 5. Situación social argentina y mundo del trabajo

Módulo 6. Taller: “Mantener al día la Doctrina Peronista”

Módulo 7. Política y organización del Movimiento Obrero y del Movimiento peronista

 

El plantel docente está compuesto por Aritz Recalde, Juan Godoy, Aníbal Torretta, Iciar Recalde, Damián Descalzo, Juan Archibaldo Lanus, Néstor Forero y Agustín Salvia.

miércoles, 15 de junio de 2022

Acto de lanzamiento de la Escuela Superior Peronista de CGT

 

El lanzamiento será este jueves con un acto en la sede de Azopardo. La central busca recuperar la experiencia creada en 1951 para la formación de nuevos cuadros de conducción del movimiento.

El anuncio se realizó en un acto pautado para las 17 horas en la sede de Azopardo 802, con participación de las máximas autoridades de la central obrera.

El relanzamiento surge como iniciativa de la Secretaría de Capacitación de la CGT, al mando de Argentino «Tito» Geneiro (UTHGRA), y de la Secretaría de la Juventud que comanda Sebastián Maturano (La Fraternidad).

La central busca recuperar una herramienta de capacitación creada en 1951 durante el gobierno de Juan Domingo Perón destinada a la formación de nuevos cuadros de conducción del Movimiento, del Gobierno y del Estado.

«Desde la Escuela se pretende retomar los principios y módulos originales, orientándolos a aspectos inherentes a la actualidad y a la agenda propia del movimiento obrero organizado», explicaron desde CGT.

LOS DETALLES DEL CURSO DE FORMACIÓN

En el relanzamiento se presentará el primero de los cursos a dictar en el que se retomarán los módulos originales de la escuela lanzada por Perón y los orienta a los aspectos de la actualidad y de la agenda propia del movimiento obrero organizado.

El curso se dictará desde el 16 de junio hasta el 17 de noviembre con modalidad presencial y virtual.  Serán en total 12 clases con una frecuencia de dos encuentros mensuales.

Las clases presenciales se harán en el Salón Felipe Vallese de la CGT y se emitirán por Zoom y/o Youtube para facilitar el alcance federal. Serán entregados certificados a todos los estudiantes que hayan alcanzado el 80% de asistencia.

El programa de estudios tiene una duración de cinco meses y está dividido en siete módulos, programados de la siguiente forma:

Módulo 1: Historia del Peronismo y de sus realizaciones

Módulo 2: Filosofía y doctrina peronista

Módulo 3: Conducción Política

Módulo 4. Economía peronista

Módulo 5. Situación social argentina y mundo del trabajo

Módulo 6. Taller: “Mantener al día la Doctrina Peronista”

Módulo 7. Política y organización del Movimiento Obrero y del Movimiento peronista

 

El plantel docente está compuesto por Aritz Recalde, Juan Godoy, Aníbal Torretta, Iciar Recalde, Damián Descalzo, Juan Archibaldo Lanus, Néstor Forero y Agustín Salvia.

MUNDO GREMIAL

 


lunes, 13 de junio de 2022

La Escuela Superior Peronista

 

Imagino que cuando crearon las Facultades de Ciencias Políticas y Sociales se pensó en capacitar


hombres para el gobierno y la conducción política de los Estados. En cambio, en nuestras democracias inorgánicas, los gobiernos y la conducción política han sido más bien cosas de aficionados y de caudillos.

Es este sentido, siempre tendiendo a reparar el estado de cosas al que algunas veces han enfrentado a los pueblos estos “aficionados”  y esos caudillos, hasta se ha llegado a proponer la creación de algo así como una Escuela de Estadistas, destinada a formar hombres de gobierno desde la juventud.

Esto sería desvirtuar la base de la democracia, dónde los gobernantes y conductores no pueden ser prefabricados. La Escuela Superior Peronista tiene por misión encarar la formación y preparación de nuestros dirigentes en las tareas de gobierno y la capacitación de los mismos para la conducción política. Con ello perseguimos desterrar el caciquismo y el caudillismo, para remplazarlos por la conducción honrada y racional, haciendo de aquel oficio obscuro e intrascendente, que envileció la política por tantos años, una actividad noble y elevada, destinada a ser ejercida por ciudadanos humildes, pero sabios y virtuosos.

Representa el comienzo de una nueva etapa en las actividades políticas argentinas. Suprimidos el fraude y las inmoralidades, nos resta ahora terminar con los sistemas que conducen a ellos. En esta escuela han de formarse los hombres que, con capacidad y virtudes, han de enfrentar a nuestros adversarios, que aun usan el insidioso método de la calumnia, la difamación y la infamia.

Intentamos así desterrar de la política argentina el sistema de la falsedad y el engaño, para instaurar el de la sinceridad y la lealtad. Buscamos organizar una fuerza que, intelectual, espiritual y materialmente, sea una garantía para el pueblo argentino. Nos proponemos transformar una masa inorgánica en pueblo organizado, con alto nivel de cultura cívica y una amplia conciencia social.

La creación de las Escuelas Peronistas, Ateneos culturales, Cursos de Elevación Cultural, Cursos de Capacitación y Escuelas Sindicales está destinada a ese objetivo, remplazando los antiguos “comités”, de tan triste memoria.

La Escuela Superior Peronista es el instituto superior de cultura justicialista y está destinada a dar orientación integral y uniforme a toda nuestra cultura política.

Juan Domingo Perón

15 de Julio de1951

 

lunes, 30 de mayo de 2022

Washington y Londres se empantanan en Ucrania

 

Por Eduardo J Vior


POR EDUARDO J. VIOR para TELAM

Tras la rendición de 1800 sobrevivientes del ejército ucraniano y del batallón nazi atrincherados en los túneles de la acería Azov, en Mariúpol, la cámara alta norteamericana finalmente aprobó este jueves un enorme paquete de ayuda militar para prolongar la guerra en Ucrania. Todavía la semana pasada el senador republicano Ron Paul había logrado frenar la votación, pero este vuelco estratégico está empujando a Washington, Londres y Bruselas a involucrarse directamente.

Lamentablemente, han entrado en la guerra con mucha ideología, pero sin concepto ni plan y está primando el interés inmediato del complejo militar-industrial. En Ucrania las potencias occidentales se están metiendo aceleradamente en el pantano de una guerra interminable.

Con un retraso de una semana el Senado de EE.UU. aprobó este jueves 19 un paquete de ayuda militar, económica y humanitaria para Ucrania por valor de 40.000 millones de dólares. La votación fue de 86 a 11. Todos los votos en contra fueron de republicanos. Durante el debate final muchos senadores manifestaron su certeza de que otros paquetes le seguirán.

 Hace una semana el senador republicano por Kentucky Ron Paul retrasó la votación al exigir que el proyecto de ley incluyera la intervención del Inspector General de la Unión, para supervisar la aplicación de los fondos. "No podemos salvar a Ucrania condenando la economía estadounidense", sentenció. Añadió que EE.UU. ha gastado casi tanto en el ejército de Ucrania como todo el presupuesto militar de Rusia y que Washington ha enviado más dinero a Ucrania que el que gastó en todo el primer año de la guerra en Afganistán.

En su informe final sobre los 20 años de guerra el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) descubrió que casi 19.000 millones de los 134.000 millones de dólares asignados a Afganistán durante los 20 años de guerra se perdieron por despilfarro, fraude y abuso. Finalmente, la objeción de Paul, un conservador fiscal contrario a las intervenciones exteriores de su país, fue vencida por el voto de la mayoría.

Llama la atención el grado de unidad bipartidista en ambas cámaras dispuesto a votar el préstamo. Ni un solo demócrata de la Cámara de Representantes estuvo en contra y sólo 57 republicanos dijeron "no". Sirva esta votación como muestra del alcance de la cacareada radicalidad de la izquierda demócrata.

La gran coalición belicista no refleja la opinión de la mayoría de los estadounidenses, sino el consenso de la elite de Washington. Como siempre, cuando no sabe cómo resolver los problemas de su nación, acude a la guerra como única alternativa. La ley pasó ahora a la firma del Presidente.

El nuevo paquete de ayuda militar incluye 36 radares de contrabatería, 18 obuses de 155 mm y 18 vehículos tácticos. Según informó el Pentágono, el envío de este armamento comenzará inmediatamente.

La decisión se tomó inmediatamente después de la rendición de casi todos los nazis y militares escondidos en la acería Azov, en Mariúpol. Según datos fidedignos, el batallón Azov tenía inicialmente en Mariúpol 20.000 soldados y las unidades regulares ucranianas hasta 14.500 efectivos. Hasta la mañana de este jueves se habían rendido 1.800 y se estima que unos 100 más siguen en los subsuelos.

Considerando las cifras actuales, puede apreciarse su grado de destrucción. No obstante, se dice que los oficiales extranjeros presentes en la acería aún no se han entregado. Cuando se los identifique, quedará claro quién es el agresor. Ningún ejército manda oficiales de alto rango al frente de combate de un aliado.

La gran victoria rusa en el puerto del Donetsk modifica la relación estratégica entre ambas alianzas. Mariúpol quedó ahora en la retaguardia del ejército ruso, el que liberó a fuerzas para operar en otros frentes. Por otra parte, el fin de los combates en Azovstal permite formar un corredor terrestre que, tras la reactivación del ferrocarril, unirá el este y sur de Ucrania hasta Crimea.

La puesta en marcha del puerto de Mariúpol impulsará también la articulación de un nodo ferrovial y marítimo para el comercio euroasiático, incluyendo el relacionado con China. Finalmente, el Mar de Azov se ha convertido en mar interior de Rusia y el puente que une Crimea con el continente queda fuera de peligro.

Obviamente, para Rusia es  una oportunidad de mostrar una victoria mediática de alto nivel, dejando a Kiev sin el relato épico de los “heroicos defensores”. El silencio de la propaganda occidental es clamoroso.

Como viene sucediendo desde el inicio del conflicto, toca nuevamente a los militares norteamericanos contener los daños de una guerra sin objetivo ni plan claros. Después de 80 días de esfuerzos, por primera vez el viernes 13 Lloyd J. Austin III, secretario de Defensa, pudo hablar por teléfono con el ministro de Defensa ruso, el general Sergei Shoigu. Austin habría instado a su colega a decretar el alto el fuego, pero parece más bien que intentó frenar la próxima presentación ante la ONU del informe sobre los laboratorios de EE.UU. en Ucrania.

Según la documentación rusa, los fabricantes de vacunas contra el Covid-19 Pfizer y Moderna, así como Merck y Gilead fueron responsables directos de haber instalado allí laboratorios. Eludiendo las normas internacionales de seguridad, especialistas estadounidenses probaron nuevos medicamentos en la población civil. Según el Jefe de la Fuerza de Protección Radiológica, Química y Biológica de Rusia, Igor Kirillov, “para ahorrar costos”.

“El Pentágono, señaló, amplió su potencial de investigación no sólo en términos de producción de armas biológicas, sino también en la recopilación de información sobre la resistencia a los antibióticos y la presencia de anticuerpos contra ciertas enfermedades. El campo de pruebas en Ucrania estaba prácticamente fuera del control de la llamada ‘comunidad internacional’”.

Estos hallazgos, ampliamente documentados en el informe presentado esta semana por Kirillov sugieren un vasto negocio de armas biológicas "legitimadas" que implicaba a altos cargos del gobierno estadounidense. Para impedir la presentación del informe ante la ONU es que Austin llamó a Shoigu.

Este jueves también ambos jefes de Estado Mayor Conjunto, Mark Milley (EE.UU.) y Vassili Gerasimov (Rusia), mantuvieron una conversación telefónica a instancias del norteamericano. No trascendió el contenido del intercambio, pero usualmente estos contactos entre los máximos responsables militares se dirigen a resolver cuestiones prácticas en el campo de batalla (por ej., el intercambio de prisioneros) o a concertar medidas para evitar que malentendidos escalen los conflictos.

La producción de armas biológicas en Ucrania fue una de las tres razones principales para el lanzamiento de la Operación Z junto con la prevención de una guerra relámpago inminente contra el Donbass y el deseo de Kiev de reiniciar la fabricación de armas nucleares. Rusia sintió que Ucrania y sus aliados transgredían estos tres límites y atacó preventivamente para no ser sorprendida. Así, al menos, lo explican sus líderes.

La estrategia rusa es racionalmente comprensible: desde el golpe de estado de febrero de 2014 venía viendo cómo británicos y norteamericanos alentaban a las milicias nazis que hostigaban a la población rusohablante del este de Ucrania, reprimían el uso del ruso, censuraban medios y perseguían partidos moderados. Durante siete años EE.UU. y la OTAN se negaron a negociar.

Además, en octubre pasado Volodymir Zelensky anunció su programa nuclear. La inteligencia rusa, en tanto, ya sabía de los laboratorios biotecnológicos. También en noviembre Moscú presentó a EE.UU. y a la OTAN sendas propuestas de negociación que fueron desestimadas. En febrero, por fin, Moscú confirmó la próxima ofensiva ucraniana contra la cuenca del Don.

Puede discutirse si Rusia pudo haber esperado a la ofensiva ucraniana antes de responder y así justificar su intervención. Putin argumenta que, atacando primero, se salvaron las vidas de decenas de miles de civiles. Es imposible saberlo a posteriori, pero las razones políticas del ataque ruso son entendibles, aunque las jurídicas no lo sean. Su estrategia tiene objetivos claros y limitados, que no hay que compartir, pero sobre los que se puede negociar.

En cambio, la conducta anglonorteamericana es inentendible e imprevisible. Siguiendo una geopolítica del siglo XIX, Washington y Londres ven en el poder continental de Rusia y en su alianza con China una amenaza para el poder marítimo anglosajón, pero es un supuesto ideológico. Formular una estrategia clara y precisa y llevarla adelante es otra cosa.

Mientras Zelenski reclama a Occidente más y más pertrechos, su ejército se desintegra. Este jueves el comandante en jefe de las FF.AA: ucranianas, el general Valerii Zaluzhnyi, solicitó permiso al presidente, para evacuar Severodonetsk, en el límite occidental de Lugansk. “Se trata de que no pase nuevamente lo de Azov”, justificó el general su pedido.

Las tropas de Lugansk y las rusas están rodeando esta posición estratégica y cerrando un bolsón mayor con 16.000 efectivos ucranianos. En tanto, se amontonan los informes sobre el desvío de las remesas y equipos occidentales por la corrupción del régimen de Kiev. En estas condiciones, el mero envío de aún más hardware norteamericano sólo sirve para que los rusos lo capturen o lo compren en el mercado negro. Para EE.UU. y la OTAN Ucrania es un pozo sin fondo.

La planificación militar rusa, en cambio, procede metódicamente. Sus fuerzas machacan al enemigo mientras avanzan lentamente. Si encuentran una resistencia seria, se detienen y destrozan las defensas enemigas con ataques ininterrumpidos de misiles y artillería. Así pueden seguir por años, con pocas pérdidas y bajo costo. Avanzan preservando al personal y, además, hasta ahora sólo han comprometido una fracción reducida de su potencia de fuego y efectivos.

 

A falta de planes y objetivos claros, los líderes anglonorteamericanos pueden pronto pensar que deben mandar sus propias tropas. Ya lo están haciendo con cuentagotas, pero pronto vendrá un derrame.

Estados Unidos se está deslizando hacia una guerra abierta en Ucrania y no sabe dónde parar. Lo más racional sería que se avinieran a negociar con Putin, pero no pueden hacerlo, porque tanto Boris Johnson como Joe Biden temen ser depuestos o perder las elecciones. Además, han cebado sus máquinas de propaganda antirrusa y prometido pingües ganancias a sus fabricantes de armas con los que ahora deben cumplir.

Si no pueden o no quieren negociar, les queda la opción militar, pero, sin objetivos ni planes claros, habrán abierto otro pozo sin fondo. Si nadie los para, en breve se escribirá la crónica de un desastre largamente anunciado.

Damián Descalzo: “El peronismo tiene un basamento profundamente humanista y cristiano”

  El integrante del equipo de docentes de la Escuela Superior Peronista dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre pensamiento nacional y el valo...