lunes, 30 de noviembre de 2015

Teorema de Cambieructus melior


Conocido sólo por ciertos círculos de iniciados, el teorema de Cambieructus se originó - según coincide la mayoría de los investigadores- en una secta cuya existencia data de los tiempos anteriores al Oscuro de Éfeso. El nombre de su maestro parece ser originado en un fusco dialecto derivado del antiguo griego que, durante el avance del Imperio Romano, fue virando hacia la forma sustantiva: Cambieructus que resulta de imposible análisis etimológico ya que no responde ni a la cultura grecorromana ni a sus derivados romances. En otras palabras y literalmente hablando:¡no se sabe ni qué cuernos es, ni qué significa! Fue en plena dominación romana que se le agregó el latinazgo “melior” -¿Por qué?, tampoco se  sabe- el que estaría funcionando como adjetivo comparativo mejor que otro/a.(¿Que qué? tampoco se sabe). No obstante sus extrañezas, este teorema de tan antigua data resurge, de tiempo en tiempo con fuerza y afeites varios, causando no pocos e importantes embrollos. Uno de los más importantes que produjo su aplicación práctica, se concretó a mediados del siglo XIX durante el jolgorio de la revolución industrial inglesa cuya antítesis resultó  El Manifiesto Comunista escrito por Marx y Engels. Obra en la aparece con fuerza integradora el calificativo: proletario, en tanto la voracidad lucrativa de la burguesía industrial explotaba sin consideración alguna a la familia obrera completa, es decir, esposos e hijos (prole). En la actualidad, varios países europeos y americanos se encuentran inficionados por el teorema con resultados diversos. Hoy, obviamente modernizado, el teorema plantea que para lograr el bon vivant de toda la población de una nación se debe: Liberar la venta y el valor del dólar, eliminar las retenciones a las exportaciones primarias, eliminar el impuesto a los altos ingresos, abrir las fronteras a la importación sin límites, eliminar todo tipo de subsidios a los servicios públicos, PYMES, combustibles, etc. Desnacionalizar: el Banco Central, la producción de petróleo y sus derivados, los transportes públicos y todo aquello que sea privatizable, el sistema jubilatorio inclusive. Y, por fin, recurrir al crédito externo. Con tales medidas nunca vistas se logrará que la riqueza crezca a punto tal, que se derramará sobre el conjunto de la sociedad. Lo que resultará maravilloso y los bienaventurados ciudadanos conocerán la verdadera felicidad. Sin embargo de tan auspiciosos augurios, los muchachos del Bodegón de Carlitos –antro habitualmente concurrido por poetas fallidos, filósofos de la nostalgia y borrachitos varios- sostienen que el teorema de Cambieructus se asimila más que a una teoría económica, al principio de Arquímedes y, en tal sentido, lo enuncian de la siguiente manera: Si una sociedad es sumergida en el teorema de Cambieructus, los fuertes recibirán un empuje de abajo hacia arriba, igual a las masas desalojadas del bienestar.

Manolo Ares, asiduo concurrente al Bodegón de Carlitos

Balance y perspectivas de Donald Trump

Thierry Meyssan RedVOLTAIRE Ya hace casi un año que el presidente Trump llegó a la Casa Blanca. Se hace ahora posible discernir sus...