domingo, 7 de marzo de 2021

El Papa Francisco en Irak

 Miguel Ángel Barrios para la Universidad de San Isidro


 El Papa anunció el 7 de diciembre, por medio de la Agencia Católica de Noticias AICA (Oficina de prensa de la Santa Sede en Ciudad del Vaticano), que del 5 al 8 de marzo del 2021 visitara Irak. La visita es en aceptación de la invitación efectuada por el gobierno iraquí y la Iglesia católica local.

El Papa Francisco inicia el viaje más trascendental de sus 8 años de pontificado, y que será el 33 viaje de su papado de casi 8 años. Es el más difícil porque implica un desafío a los terroristas del ISIS, derrotados militarmente pero aun en operaciones. Francisco visitara Irak con un renovado mensaje de paz entre el viernes 5 y el lunes 8. Visitará 6 ciudades recorriendo lo que fue la vieja Mesopotamia de Norte  a sur y será el primer pontífice que pisa Irak, una de las cunas más importantes de la civilización humana, donde nació la escritura y se consolido entre el Éufrates y el Tigris la civilización mesopotámica.

Trataremos de analizar en lo posible los fundamentos teológicos e históricos que busca Francisco. Ante todo consolar a una de las más grandes comunidades católicas en el Oriente Medio. En la época de Saddam Hussein eran un millón y medio (siempre humillados por Saddam) y luego, con la invasión de los Estados Unidos, se calcula que quedan entre 200.000 y 400.000. El Papa seguramente quiere evitar el éxodo, poner en marcha un proceso de reconciliación que en su viaje culminará en la ciudad santa de Najaf con el encuentro con Al-Sistani el patriarca de los shiítas.

El objetivo estratégico del Papa Francisco en los marcos del diálogo interreligioso con el Ayatollah Al-Sistani sin dudas será una consolidación del pontífice en su pontificado. Por donde se lo mire es un viaje de importancia excepcional. El encuentro con el Atatollah Al- Sistani en Najaf será el momento crucial de la gira, porque completa el programa de entendimiento con los musulmanes que comenzó en El Cairo y Abu Dhabi, donde firmó el histórico documento de diálogo con el gran Iman de Al Azhar, Ahmad al Tayeb, máximo punto de referencia de los musulmanes sunitas.

Otra cita con la historia será la visita a la antigua ciudad de Ur, considerada el hogar de Abraham, el profeta común de Judíos, Cristianos y Musulmanes. Abraham es considerado el padre del Monoteísmo.

Consideramos que en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium el Papa Francisco realiza el programa de su misión, porque Evangelización significa misión. Allí destaca en el Capítulo II, la interpretación de los signos de los tiempos desde un discernimiento evangélico y alerta sobre el giro histórico y época de cambio, la era del conocimiento y de la información, el fetichismo del dinero, el mercado divinizado, los ataques a la libertad religiosa de una indiferencia relativa, el consumismo desenfrenado, la cultura de los visible, rápido y superficial, el individualismo post-moderno, y la crisis cultural de las familias.

Esto conlleva para el Papa a una cultura del descarte, de la inequidad y la exclusión, y de la dictadura económica. Y nos invita desde el evangelio a la revolución de la ternura.

Al llegar por primera vez al núcleo del Islam chiita en Irak y en la profundidad de donde surgió la revolución Islámica del año 1979 en Irán con el Ayatollah Jomeini,  el Papa Francisco llega a lo más hondo de la evangelización y el diálogo interreligioso que se alimentan recíprocamente.

En Evangelii Gaudium nos dice: “Los escritos sagrados del Islam conservan partes de la enseñanza cristiana; Jesucristo y María son objetos de profunda veneración y es admirable ver como jóvenes y ancianos, mujeres y varones del Islam son capaces de dedicar tiempo diariamente a la oración y de participar fielmente de sus ritos religiosos”… Este diálogo interreligioso es una condición necesaria para la paz en el mundo y por lo tanto es un deber para los cristianos, así como para otras comunidades religiosas… En este dialogo, siempre amable y cordial, nunca se debe descuidar el vinculo esencial entre dialogo y anuncio, que lleva a la iglesia a mantener e intensificar las relaciones con los no cristianos”. (Papa Francisco. Evangelii Gaudium. Librería Editrice Vaticana. Madrid. 2014. Pag 156).  

Ahora bien, nos volvemos a hacer la pregunta desde un punto de vista más específico, desde una geopolítica de las religiones: ¿Cuál es la importancia de este viaje del Papa a Irak?

Sin duda es el paso más trascendente del período papal de Francisco. ¿Por qué? Porque Irak es territorio caliente, pero más importante que eso es que por primera vez se va a producir un encuentro del Papado con el mundo Shia sin intermediarios, en forma directa. Si bien el epicentro del poder shia mundial es la República Islámica de Irán, todavía no están dadas las condiciones para un viaje del Papa a este territorio central, pero ocurre que Irak es el centro tradicional del mundo shia del Islam. El shiismo es la rama del Islam que sostiene que la sucesión del profeta fue expresada por Dios y Su mensajero en la persona de Ali ibn Abi Talib, su primo y yerno, casado con su hija Fátima y luego once líderes de su dinastía. Todos ellos fueron martirizados salvo el duodécimo que está oculto para reaparecer y llenar la Tierra de justicia como creen los musulmanes.

En Irak se encuentra el centro teológico tradicional más importante del mundo shia hasta la Revolución Islámica. Es el centro teológico de la ciudad de Nayaf donde están enterrados el profeta Adán, Noé y nada menos que el Imam Ali, el primer líder y sucesor del profeta Muhammad para los shiitas. También al norte de Nayaf y sur de Bagdad, se encuentra la ciudad de Karbala, donde está enterrado el Imam Husein y muchos de sus familiares y compañeros que fueran martirizados por Iazid, el tirano omeya que se apoderó del gobierno islámico por la fuerza una vez que su padre, Muawia, lo hiciera heredero al poder contraviniendo las normas islámicas de gobierno. El levantamiento del Imam Husein, hijo del Imam Ali ibn Abi Talib, nieto del profeta y tercer Imam de la Casa del Profeta como sostienen los shias es de los santuarios más importantes del shiismo y del Islam. Todos los años peregrina más de veinticinco millones de personas a ese santuario, algo que no tiene semejanza en ninguna parte del mundo.

En la capital, Bagdad, a donde viajará el Papa, se encuentra el santuario de Kazimia donde están enterrados dos de los doce Imames (líderes sucesores del profeta Muhammad), el Imam Al Kazim, el séptimo Imam y el Imam Yawad, el noveno de los Imames. Al norte de Bagdad se encuentra la ciudad de Samarra donde están enterrados los Imames décimo y onceavo, los Imames Ali Al Hadi y el Imam Hasan Al Askari respectivamente y donde se ocultó el doceavo Imam, el Imam Mahdi cuya aparición esperan los musulmanes para llenar la Tierra de justicia como estaría llena de injusticia según rezan las profecías islámicas.

Dicho esto, ¿siendo que el Shiismo es la escuela islámica que sigue una minoría que no supera el 20 o 25% de la comunidad islámica mundial por qué habría de ser tan importante este viaje del Papa? Porque el centro de gravedad del mundo islámico está ubicado fundamentalmente en Irán y en Irak y es la primera vez que un Papa se llegaría hasta este núcleo central del poder soberano del Islam, despojado de coloniaje.

El Papa Benedicto XVI había hecho su elección acerca de con qué versión del Islam quería relacionarse más, cuando visitó Estambul y entró a la mezquita Azul como muestra de acercamiento y diálogo. Era la versión más occidentalizada del Islam, la turca ex otomana. Luego el Papa Francisco daría un paso más hacia el interior del Islam yendo a Egipto y estableciendo un diálogo fecundo con el Mufti de la Universidad Al Azhar del Cairo, Ahmad Tayeb, cinco veces mencionado y elogiado en la última encíclica, Fratelli Tutti. Pero Egipto es un país dominado por Estados Unidos, y en gran medida, la universidad, la más importante del mundo sunnita, condicionada por la dictadura reinante del general pro norteamericano Al Sisi. Dicho acercamiento más profundo hacia el Islam podía tolerarse por parte del poder occidental por las condiciones de dominio sobre el gobierno militar de Egipto.

Irak es un país en vías de independización total de los lazos cada vez más débiles de Estados Unidos en la región en general y en Irak en particular. Allí se encuentra la autoridad shia más importante después del líder de la República Islámica – el Ayatullah Jamenei – nos referimos al Ayatullah Sistani quien preside el Centro Teológico tradicional de Nayaf y quien diera la orden a todo el pueblo de Irak de armarse para contrarrestar la ola terrorista del ISIS que llegó a pocos kilómetros de Bagdad y Karbalá, es decir el corazón shiita. La orden obedecida hasta el martirio por la mayoría del pueblo iraquí fue fatal para los ambiciosos planes de los terroristas apoyados por Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel (según los cables oficiales diplomáticos desclaficados de Wikileaks denunciado por Julian Assange).

En poco tiempo, con la ayuda de los iraníes (el Comandante martirizado Suleimani fue un hombre clave en estas victorias sobre los terroristas), limpiaron la mayoría del territorio de Irak de estos mercenarios. Ahora en venganza por el crimen y martirio del comandante Soleimani y el segundo comandante de la milicia popular de Irak, Al Muhandis, las milicias populares están obligando al resto de las fuerzas norteamericanas presentes aún en territorio iraquí, a retirarse de Irak.

El Ayatollah Sistani no aceptó recibir a ninguna autoridad norteamericana en los años de ocupación desde el 2003, a pesar de la insistencia de estos, con lo cual les enseñó a los estadounidenses la fuerza y resistencia de este gran Ayatollah Shia, que como vimos se verá con el Papa Francisco. La máxima figura religiosa fue uno de las pocas autoridades comprometidas que pudo sobrevivir a la dictadura anti religiosa de Saddam Husein en los días que éste concentraba todo el poder y apoyo de Estados Unidos para hacerle la guerra a Irán.

La visita del Papa a Irak no pudo haberse programado sin la autorización de este hombre, el Ayatollah Sistani, lo que representa un acercamiento y dialogo sin precedentes entre el catolicismo y el shiismo. Existen como antecedentes el intercambio de cartas entre el Imam Jomeini, el líder de la Revolución Islámica de Irán y fundador de la República Islámica con el Papa Juan Pablo II.

El Papa dijo que uno de los objetivos principales de su visita es acompañar a las comunidades cristianas en Bagdad y en las ciudades del norte. Esas ciudades norteñas fueron las más castigadas por los terroristas donde la presencia cristiana se remonta a los orígenes del cristianismo.

Existe una gran diferencia con respecto a la motivación que tenía el Papa Juan Pablo II. Entre quienes se opusieron a su viaje fueron los norteamericanos que sostenían que representaría un apoyo a Saddam que ya había caído en desgracias con sus antiguos amigos.

Esta vez, la cuestión es más profunda. Irak representa no solo la centralidad del shiismo, sino el territorio donde el ISIS perdió la guerra y las comunidades cristianas fueron salvadas por el pueblo iraquí pero fundamentalmente por los shiitas. Aunque esto no sea divulgado en la gran prensa occidental, el Papa y los cristianos iraquíes (como los sirios) lo saben muy bien. Otras características reconocidas del shiismo son su racionalidad – de ahí el vertiginoso desarrollo científico tecnológico e industrial de la República Islámica de Irán – y su elevada moral y profunda espiritualidad con la que han sabido resistir a todas las agresiones imperiales hasta el día de hoy y no dejar de expandirse a pesar de las sanciones más severas que jamás hayan puesto en práctica los estadounidenses según ellos mismos.

Con este viaje se inicia una nueva era en las relaciones entre el Cristianismo católico y el Islam (el cristianismo ortodoxo tiene una relación mucho más estrecha con el Islam por siglos de pacífica convivencia). Todos los saben y el Papa también. Efectivamente, Irak es vecino e íntimo aliado de Irán, el principal opositor a la hegemonía norteamericana en la región (de ahí todos los intentos de Estados Unidos para enfrentar a estos pueblos hermanados por lazos muy fuertes históricos y religiosos).

Es muy probable que intenten evitar este viaje o empañarlo con sucesos que levanten una espesa cortina de renovada islamofobia en general y shiofobia en particular. Pero este encuentro es necesario y las tradiciones proféticas ya lo adelantaron. La religión y la espiritualidad es fundamental en la liberación e independencia de los pueblos y este encuentro promete ser un hito en el proceso de esa liberación. Una antesala de muchísima trascendencia. Los hechos hablarán por sí mismos, pero los analistas debemos saber adelantarnos y ver más allá de lo inmediato. No podemos olvidar que en las tradiciones islámicas el retorno de Jesús está estrechamente ligado a la venida del Imam Mahdi, ambos líderes de parte de Dios para llenar la Tierra de justicia tal como estaba llena de injusticia. Tal como vemos que lo está hoy en día.

 Este viaje será un antes y un después en las relaciones entre el mundo católico y el Medio Oriente, especialmente entre el catolicismo y el shiismo. Por lo tanto, tendrá gran repercusión en la mayor reserva del mundo católico que es Latinoamérica, un territorio sediento de justicia igual que el mundo islámico en general y los shiitas en particular. Nada menos que lo esencial, ya que lo demás será dado por añadidura.

jueves, 4 de marzo de 2021

Luis Ernesto Vicat, la dependencia y la defensa nacional.

 Las ideas precursoras de la Revolución Nacional

 Por Juan  Godoy para MOVIMIENTO


“No debemos adoptar jamás servilmente ningún procedimiento extranjero. Debemos aquilatar la experiencia ajena estudiando cuidadosamente su aplicación de acuerdo con nuestras condiciones, elementos y modalidades”. (Luis Ernesto Vicat)

 

Luis Ernesto Vicat es precursor de una generación militar, a la vez que parte de la misma, que se preocupó por las grandes problemáticas nacionales, apuntando fundamentalmente a quebrar el primitivismo agropecuario que el modelo semi-colonial perpetuaba (al menos), desde Caseros y Pavón fundamentalmente con sus altibajos, claro está. Esa generación observa que la Argentina semi-colonial contiene un conjunto de vulnerabilidades que es menester solucionar.

En este sentido nos interesa resaltar el argumento de Rodolfo Puiggrós en tanto considera que los militares “del estudio de las condiciones indispensables para hacer efectiva la defensa nacional”, conformaron una doctrina que “no partió de ningún presupuesto ideológico. Nació del análisis de os hechos de la realidad argentina, en función de los preparativos del país para un eventual conflicto armado”. Hay una pregunta que recorre el pensamiento de estos militares en general, y de Vicat en particular, el interrogante por la capacidad de defensa nacional con la estructura económica dependiente (bajo control extranjero), y sin una industria que siquiera nos garantice armamento, y autonomía económica.

Vicat nace el 9 de julio de 1882, tiempo después de las batallas entre el mitrismo y el roquismo que culminan con la federalización de Buenos Aires, y la nacionalización de la renta de la aduana. Entre sus propuestas en pos de consolidar la nación, Roca encuentra como uno de los pilares la modernización del ejército. No obstante, Vicat hace su ingreso a la carrera de armas antes de la sanción de la Ley Riccheri, no obstante esa transformación (modernización), atraviesa su formación y desempeño. El joven se incorpora como aspirante al Colegio Militar en 1886, egresando como Teniente 2º en 1890. Se incorpora al Regimiento Nº 3 de Artillería, de guarnición en Zárate.

Dos años más tarde asciende a Teniente 1º, pasando a revistar en el Estado Mayor General. Allí permanece un año, hasta que se traslada a la Compañía de Cadetes del Colegio Militar. En 1895 es nombrado como Comandante de la Sección de Artillería del Colegio, y al  otro año pasa al Ministerio de Guerra, y poco más tarde al Arsenal Principal de Guerra. Tiempo después es trasladado a Europa, desempeñándose en la Comisión de Adquisición de Armamentos. En 1899 es ascendido a Mayor, y en 1904 a Teniente Coronel, siendo nombrado como Director del Arsenal del Litoral (San Lorenzo). En 1913 es promovido a Coronel, y dos años más tarde pasa a retiro. Trabaja luego como Fiscal del Consejo de Guerra para Jefes y Oficiales durante dos períodos, y como Gerente de Sastrería Militar.

Escribe varias notas en la Revista Militar y en algunos periódicos, Fermín Chávez contabiliza la redacción de más de veinte artículos (desde 1923 hasta 1925), entre los cuales se encuentran “Combustible y Defensa Nacional” (desarrollado en varios artículos), “Estados Unidos de Norteamérica. Movilización industrial”, “Las vainas metálicas en la artillería”, etc. Carlos Piñeiro Iñíguez lo considera certeramente como uno de los propulsores de la explotación minera y la industria nacional, como asimismo un fuerte publicista de estas ideas.

En el primero de esos artículos advierte que “durante una guerra, sin combustibles apropiados, nos encontraría del todo indefensos. No podrían navegar nuestros barcos, correr nuestros trenes, andar nuestros camiones y autos, volar nuestros aeroplanos, ni funcionar nuestras fábricas y usinas a fin de proveer al ejército y al país entero los numerosos artículos manufacturados, armas, equipos, municiones, pólvoras, hierros, aceros, tejidos, etc., etc… si es que algún día nos decidimos a industrializarnos en forma conveniente a la defensa nacional, obra que ya deberíamos haber iniciado”. La Argentina semi-colonial nos deja con una nula capacidad de defensa, hay que transformar esa realidad, aprovechando nuestras riquezas y capacidades.

Asimismo afirma en el mismo artículo en esta línea que “en la vida moderna, tanto en la paz como en la guerra, disponer de abundantes combustibles es una necesidad vital para la nación (…) es un contrasentido económico importar elementos que tenemos en el país en cantidad suficiente”. El combustible (recordemos que en 1922 nace YPF bajo la dirección de Enrique Mosconi), lo toma como un elemento central para el impulso del desarrollo. No obstante, también advierte el peligro de no tener una defensa nacional adecuada a nuestras riquezas y potencialidades, específicamente en torno al yacimiento de Comodoro Rivadavia nos dice que en estas condiciones de sumisión y vulnerabilidad, “en caso de guerra, lejos de sernos de utilidad, nos representará un peligro nacional”.

Resulta pertinente destacar que las hipótesis de conflicto son parte nodal en la definición de la forma y contenido de nuestras Fuerzas Armadas. Critica allí también “el bárbaro sistema actual de dejar abandonada la explotación forestal en manos de quienes talan los bosques con el único fin de hacer dinero”. La estructura económica de nuestro país es fuertemente dependiente, y como tal, no está diagramada en función de nuestro interés, sino más bien lo contrario, permitiendo el drenaje de nuestra riqueza y la postración de nuestra Patria. En este esquema no hay posibilidad de industrialización, sino que estamos condenados al primitivismo agropecuario. Sin una industria nacional fuerte y desarollada no hay posibilidad de tener independencia real.

En otro artículo sostiene “el petróleo es un elemento casi insustituible (…) cuyo desarrollo intenso es el más valioso medio de fortificar la defensa nacional”. En otra ocasión, plantea “la primera medida sería formar numerosos técnicos en minería y combustible, en una escuela nacional y formarles una carrera de porvenir seguro”. Reclama una legislación que le de protección a nuestra industria. Propone asimismo la creación de un Banco Industrial para financiar dichas actividades. Vicat velaba porque las actividades industriales y la dirección de las mismas estuvieran en manos argentinas que le imprimieran un sentido nacional. Critica en el último de los artículos el papel del capital extranjero, y el fomento de industrias nacionales: “no insistiré sobre la necesidad de instalar fábricas y de explotar minas a fin de libertarnos de toda tutela extranjera, pues creo que eso está en la mente de todas las personas sensatas y previsoras”.

En julio de 1925 dicta una conferencia en el Círculo Militar acerca de la Defensa Nacional, donde sintetiza magistralmente varias de sus ideas. Este documento es uno de los más importantes en relación a estas ideas de la primera mitad del siglo XX. En su discurso marca la contradicción entre la capacidad de defensa y la dependencia económica. La descripción de la realidad dependiente es cruda y alarmante, expresa que “actualmente nuestras principales riquezas son la ganadería y la agricultura y, sin embargo, no podemos desarrollarlas sin el auxilio de los elementos importados: desde el alambre para los cercos hasta los medios de transporte que llevan sus productos al mercado; desde el más sencillo arado o herramienta, hasta las modernas trilladoras; desde el medicamento para la sarna de las ovejas hasta las lonas para tapar las parvas o los elementos para combatir la langosta. Para establecer cualquier industria, y aún para mantener las que ya existen, necesitamos comprar en el extranjero la maquinaria, los combustibles, los lubricantes, las piezas de repuesto y, muchas veces, hasta las mismas materias primas aunque existan en nuestro suelo, como ser la madera para las construcciones”. La capacidad de defensa nacional entonces se resiente fuertemente, dado que “hasta para adquirir los elementos indispensables para asegurar la defensa nacional armada tenemos que recurrir a la buena voluntad y a la complacencia del extranjero. ¡Parece que fuésemos ciegos o incapaces de ver el peligro que esto entraña!”

Desarrolla asimismo una noción de defensa nacional en términos integrales, argumentando que la verdadera defensa nacional “engloba todas aquellas actividades y todas aquellas medidas de previsión necesarias para asegurar la tranquilidad, la prosperidad y la independencia de un país, así como la victoria rápida en caso de conflicto (…) la defensa nacional tiene fases como la económica, la industrial, la de los transportes y aún la fase de la educación patriótica y social (…) no solamente para tener la seguridad de no llegar a carecer de nada, sino también para poder considerarnos como verdaderamente independientes de toda tutela extranjera”. La defensa nacional así no se encuentra reducida (y minimizada), a lo meramente militar.

Esa defensa y su definición debe contener a todos los sectores nacionales. Existe aquí un vínculo con la noción de “nación en armas” de Von der Goltz, y también se puede observar estrecha relación con el conocido discurso de Perón del 10 de junio de 1944 al inauguración la Cátedra de Defensa Nacional en la Universidad Nacional de La Plata. En la conferencia Vicat también llama la atención nuevamente acerca del rol cumplido por el capital extranjero: “debemos cesar de mendigar nuestro progreso al extranjero puesto que no han de mover ni un dedo para auxiliarnos a desarrollar nuestra minería y sus industrias derivadas, ya que eso va contra su interés”. Romper por un lado con la extranjerización de nuestra estructura económica, y por otro lado, con la auto-denigración de lo nacional, fortalecer nuestra conciencia en función de la emancipación.

Cabe destacar que establece una cercana amistad con el General Pablo Riccheri, a quien consideraba artífice del  primer paso para el desarrollo de la industria del hierro en nuestro país a partir de la creación de la fábrica de proyectiles y acero de Puerto Borghi (más tarde Fray Luis Beltrán, en Santa Fe, donde Vicat fue Director). Plácido Grela considera que Vicat “se anticipó en mucho a las ideas que sobre siderurgia proyectó años después el General Savio (…) fue un ardiente defensor de la siderurgia nacional, habiendo dejado valiosos artículos y notas e impulsando intensamente el desarrollo de las fabricaciones militares”. Vicat que había nacido el día de la independencia política, luchará toda su vida por la emancipación económica para que la otra no sea una mera ficción.

Para finalizar, rescatamos una reflexión de Rodolfo Puiggrós quien asevera que la contradicción entre defensa nacional y dependencia económica, “sólo es superable con la unidad más temida, odiada y calumniada por el liberalismo partidista, la unidad totalizante de las “masas y las armas”, en base al nacionalismo popular revolucionario”. Luis Ernesto Vicat no pudo observar esta unidad, ya que fallece tempranamente el 13 de enero de 1940, lo que imposibilitó que también observara que muchas de las ideas que pregonó, muchas veces en solitario y en contra de la corriente predominante en el país semi-colonial, se vieran realizadas en los años posteriores durante el advenimiento de la Revolución Nacional Peronista.

 Bibliografía

 Grela, Plácido. (1973). Fuerzas Armadas y soberanía nacional. Vida y obre del Tte. Gral.  Ricchieri. Bs. As.: Litoral Ed.

Piñeiro Iñíguez, Carlos. (2010). Perón. La construcción de un ideario. Bs. As.: Siglo XXI.

Puiggrós, Rodolfo. (1986). Las izquierdas y el problema nacional. En Historia crítica de los partidos políticos. Tomo II. Buenos Aires: Hyspamérica

Vicat. Luis E. Defensa nacional industrial: Bastarnos a nosotros mismos. Julio de 1925. Bs. As: Círculo Militar.

Vicat, Luis. E. Revista Militar. Año 23, Nº 270. Julio de 1923. Bs. As. Año 23, Nº 272. Noviembre de 1923.- Año 24, Nº 276. Enero de 1924. -  Año 24, Nº 279. Abril de 1924. - Año 40, Nº468. Enero de 1940. Bs. As.

sábado, 27 de febrero de 2021

Carta abierta de Carlos Astarita: “Al análisis de género opongo el análisis de clase”

Estimados,


Me interesa un curso sobre diferencias de género y podría hacer un trabajo de acuerdo a los siguientes parámetros:

1) En Argentina los hombres viven 8 años menos que las mujeres.

2) Los hombres se jubilan después que las mujeres.

3) En la historia las actividades mortíferas fueron patrimonio de los hombres. Los antropólogos han explicado este hecho por un principio de conservación de la especie.

4) La diferencia antes enunciada sigue rigiendo en Argentina: el 93 % de los accidentes de trabajo son de hombres y en correspondencia, el 73% de las muertes. Estas se producen a razón de 1 cada 20 horas, y en esto se cuentan solo los trabajadores en blanco. De esto nadie habla, lógicamente porque atañe al centro de la explotación capitalista.

5) La diferencia global entre el salario del hombre y la mujer en Argentina es del 26%, pero si se compara por tiempo de trabajo, cualidades de la mano de obra etc., no existen diferencia salariales. Esto se afirma en base a informes de CIPEC, ONU Mujeres, OIT y PNUD. Por ejemplo, la tasa de ocupación de menos de 35 horas semanales es de 48% en las mujeres y de 22, 3% en los hombres.

6) Decir que a la mujer se le paga menos por igual trabajo es un disparate teórico. Significaría que la ley del valor rige para todas las mercancías excepto para el mercado de trabajo. En este último (el mercado más importante del sistema) imperaría la arbitrariedad del precio.

7) Desde la época feudal por lo menos, la mujer no tuvo menor salario que el hombre. Lo ha mostrado John Hatcher en artículo publicado en Past & Present. porque a igual trabajo se abonaba igual salario. Hatcher plantea que si la mujer producía lo mismo que el varón por menor salario se hubieran contratado solo mujeres. Un informe inglés de 1641 plantea lo mismo: la cosechadora que producía igual que el hombre ganaba lo mismo.

8) La mujer es tan violenta como el hombre. En Argentina, en 2018, cada 3 hombres condenados por homicidio con agravante del vínculo había una mujer condenada por el mismo delito. Esto lo había planteado ya hace muchos años Erin Pizzey, la fundadora del primer refugio para mujeres golpeadas en Inglaterra (1971).

9) Solo el feminismo de hace medio siglo planteaba que en la historia la mujer era víctima. Hoy se sabe que era víctima del marido y victimaria de hijos y aprendices. Laslett dijo con razón, que vidas como la de la Cenicienta reflejan lo que fue la existencia de los jóvenes de otras épocas. La viuda que tomaba la dirección de la casa se inscribía en la lógica patriarcal y la reforzaba.

10) El concepto de Simone de Beauvoir de que en las sociedades primitivas hubo dominación del hombre sobre la mujer por una desemejanza muscular es otro disparate surgido por igual de un materialismo vulgar que ya no se sigue y de una supina ignorancia de la literatura antropológica. Al respecto los antropólogos negaron la existencia de relaciones de explotación en sociedades sin diferenciación de clase (Godelier, Sahlins, etc.).

11) La preponderancia del varón sobre la mujer obedeció a estructuras patriarcales campesinas que el capitalismo desplaza, a lo que se agregó la influencia de las religiones abrahámicas. Esto se comprueba en Cuba, sociedad de base campesina a pesar del socialismo (no es casual que allí se haya elaborado el estudio de Larguía y Dumoulin) y se comprueba en la España postfranquista (influencia de la Iglesia en una sociedad rural).

12) Con el modo de producción capitalista la diferencia de derechos es solo una situación derivada e inercial, aunque deberían corregirse desigualdades como las que indiqué al principio. Por ejemplo, la diferente tasa de promedio de vida se debe (según parámetro general de la ONU) a condiciones de vida desiguales. En muchos momentos de nuestra sociedad el hombre es el gana-pan más allá de que la mujer se haya incorporado al mercado de trabajo. Otras desigualdades: solo el 3% de las mujeres trabajan en la construcción, el 8% en actividades como la minería y el 62 % de los científicos del CONICET son mujeres.

13) Muchas de estas diferencias son atribuibles a herencias culturales; por ejemplo, se ve hoy en estudios sociológicos que la mujer tiene un menor interés por la política. Al respecto es interesante que en la década de 1970, en las organizaciones de izquierda, las mujeres tuvieron menor participación. Un indicador: representan el 33% de los desaparecidos

14) El aborto legal es un derecho que debe tener la pareja. Que sea un derecho exclusivo de la mujer responde a una ideología reaccionariaa la que se le puede contraponer el concepto de que el ser para sí solo se realiza en el ser para otro.

15) Al análisis de género opongo el análisis de clase: así puedo considerar a una condesa que en el Medioevo le sacaba la tierra al campesino o a Patricia Bullrich que defiende los intereses de la burguesía. Para decirlo de otra manera, la violencia de Bullrich no es masculina sino política y clasista.

16) Al feminismo se le puede aplicar el concepto que Hardt y Negri aplicaron a los nacionalismos subalternos: tienen un aspecto progresivo y otro reaccionario; este último se ha desarrollado al punto de imponer cursos de adoctrinamiento, tratar que en las cátedras se dé obligatoriamente una perspectiva de género o imponer el lenguaje inclusivo (imposición similar a la del franquismo sobre vascos y catalanes, o a la del colonialismo francés). Los mencionados autores citan a Sartre hablando del poder negro en EEUU; dijo que es un antirracismo racista.

Aclaro que en gran parte por el feminismo adelanté en 4 años mi jubilación de la universidad en la que estaba desde 1984. Por lo tanto mi salida de la universidad ha sido una victoria de lo que se entiende como movimiento de las mujeres. Previamente había estado fuera del sistema universitario durante 8 años por la dictadura, que entre otras cosas no aceptó mi tesis de licenciatura por su contenido marxista. De manera similar hoy se trata que un no feminista se vaya de la universidad (esto se logra con escraches, denuncias e intolerancia).

Termino diciendo que estoy dispuesto a hacer este curso, aunque si es necesario leer cosas como las que escribe Dora Barrancos, prefiero pasar de largo. Estoy escribiendo un nuevo libro para Akal (Madrid) y no quiero perder tiempo leyendo artículos que solo se admitirían en una mierda como Clarín si aquí hubiera evaluaciones rigurosas.

 


El atlantismo reivindica su “occidentalidad” a los palos

 Eduardo J. Vior para infobaires24


A falta de inteligencia para proponer soluciones políticas a la creciente fractura de su continente, los ministros de relaciones exteriores de los 27 países de la Unión Europea acordaron el lunes 22 nuevas sanciones contra funcionarios del gobierno ruso por la condena a Alexei Nawalny. El encuentro sucedió a la reunión del G-7, el grupo de los siete países más industrializados del mundo, y acompañó el inicio de la Conferencia sobre Seguridad de Múnich. En las tres instancias se celebró “la vuelta” de Estados Unidos al escenario europeo y se proclamó a viva voz la solidaridad trasatlántica, es decir, el alineamiento contra Rusia y China. Pero las proclamas no remplazan la política y el bloque europeo se va a ver muy pronto confrontado con una acumulación de conflictos que no sabe ni puede resolver solo. El atlantismo no es un camino para la instalación de Europa en el mundo.

Las sanciones propuestas por los jefes de la diplomacia europea afectarían a cuatro funcionarios de primer nivel del Ministerio Público, la seguridad y el sistema penitenciario ruso vinculados con la decisión judicial de hacer efectiva la condena contra Alexei Navalny. En 2014 el opositor y su hermano Oleg fueron condenados por fraude comercial y blanqueo de capitales. En el caso de Alexéi se suspendió la ejecución de la pena de 3,5 años de prisión, mientras que su hermano purgó la condena y salió en 2018. Si bien el Tribunal Europeo de Derechos Humanos cuestionó en 2017 la sentencia rusa, su fallo no es vinculante para la Justicia de la Federación. Por lo tanto, en 2018 el Tribunal Supremo de ese país confirmó el veredicto. En agosto de 2020, en tanto, Navalny ingirió veneno durante un viaje por Siberia y con autorización expresa del gobierno ruso fue trasladado a Alemania, donde cursó una lenta recuperación hasta fin de septiembre siguiente. Si bien nunca se llevó a cabo una investigación internacional acordada y confiable y nunca se presentaron pruebas que inculpen a alguien en particular, los medios y gobiernos occidentales continúan acusando a Vladímir Putin por el hecho.

El 28 de diciembre, dos días antes del vencimiento de la pena suspendida, el SPF acusó a Navalny de haber incumplido su obligación de presentarse regularmente ante las autoridades y solicitó su captura. El reo regresó entonces a Rusia el 17 de enero de 2021, siendo detenido inmediatamente. Al día siguiente fue enviado a prisión preventiva, hasta que el 15 de febrero pasado la Corte ordenó efectivizar su detención en un penal de Siberia.

Sin gestos ostensibles de mediación ni haber recabado públicamente las informaciones pertinentes, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas (socialdemócrata) y otros colegas exigieron inmediatamente la adopción de nuevas sanciones contra autoridades rusas. Al hacerlo, desoyeron al embajador ruso ante la UE, Vladímir Chischov, quien advirtió que una nueva ola de sanciones sería “adecuadamente” respondida por su gobierno.

La relación entre la Unión y Rusia ha estado muy tensionada en los últimos tiempos, no sólo por el caso Navalny. La construcción del gasoducto North Stream II, para el que este lunes ya se solicitó la autorización alemana para concluir su construcción en aguas de la RFA (está listo en un 95%), ha suscitado también protestas de círculos atlantistas de Bruselas. Del otro lado, Rusia ha reclamado acerbamente contra la realización de maniobras de la OTAN en Polonia y Lituania. Finalmente, aumentó asimismo la desconfianza mutua la reticencia de numerosos dirigentes europeos contra la vacuna Sputnik V, que por fin debieron rendirse ante la necesidad y comprarla.

Llamativamente, a la reunión no fueron invitados ni Vladímir Putin ni Xi Jinping, lo que motivó un sarcástico comentario de la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zajarova: «considerando que en la agenda se mencionaban temas como ‘Prioridades para la Acción Global,’ ‘Lucha contra la Pandemia’ y ‘Enfrentar el Cambio Climático’, la lista de participantes es extremadamente desconcertante», señaló. Y observó: «Problemas que afectan a toda la humanidad se discuten en un formato muy limitado. En lugar de invitar también a Rusia y China, se los ha tratado como amenazas a confrontar». Zajarova enfatizó finalmente el reclamo ruso, para que haya una cooperación amplia en base a una agenda común y en el marco de las Naciones Unidas.

El tercer hito atlantista del fin de semana lo marcó la Conferencia de Seguridad de Múnich, que comenzó el lunes 22. Esta reunión se realiza anualmente en la capital bávara y congrega a los principales fabricantes de armamentos del mundo, líderes políticos y empresarios. Por ello ha servido desde el fin de la Guerra Fría y hasta hace pocos años, para confrontar las visiones de las principales potencias sobre la paz y la seguridad en el mundo. Sin embargo, en los últimos tiempos ya no fueron invitados los presidentes de Rusia y de China. Este año, además, se está celebrando en forma virtual.

Fiel a las demandas del militarismo, el presidente Joe Biden aprovechó allí su discurso para proclamar la lealtad de su país a la OTAN. «Los Estados Unidos están absolutamente comprometidos con la Alianza Atlántica», afirmó, mientras que Angela Merkel anunciaba que «Alemania está dispuesta a permanecer más tiempo en Afganistán». «El retiro de las fuerzas [de la OTAN], aclaró, no debe servir para que alcancen el poder las fuerzas que no corresponden».

El discurso de Biden en Múnich fue recibido con euforia por varios dirigentes europeos. Curiosamente la conferencia tiene como lema “Más allá de la desoccidentalización”. Es que el año pasado se dedicó al surgimiento de los nacionalismos en los países occidentales y estuvo concentrada en la “desoccidentalización” (Westlessness). Ahora, vueltos los demócratas al poder en Washington, los líderes del “mundo libre” depositan todas sus esperanzas en el retorno del atlantismo.

El presidente Biden ha expresado claramente que pretende retornar a los viejos buenos tiempos de la década de 1990, cuando EE.UU. era la potencia militar suprema que ordenaba un mundo de tres cabezas (Estados Unidos, Unión Europea y Japón) y los líderes europeos lo siguen, porque no se les ocurre otra solución. Sin embargo, el atlantismo está completamente fuera de lugar en 2021. En 2020 China se ha convertido en el primer socio comercial de la UE, pero ésta sigue dependiendo del paraguas nuclear norteamericano. Si la confrontación entre Beijing y Washington se agudiza nuevamente, Europa (y muy especialmente Alemania) se va a ver tironeada por ambos lados. Las farmacéuticas occidentales se han demostrado incapaces de abastecer al continente con vacunas suficientes y en el plazo acordado, de modo que los europeos debieron recurrir a Rusia. Como lo demostró la escasez de combustible ocasionada por los fríos extremos de este invierno boreal, tampoco pueden depender unilateralmente de los envíos de gas licuado de EE.UU. y precisan el fluido ruso.

viernes, 26 de febrero de 2021

CONFERENCIA DE SEGURIDAD DE MÚNICH: BALANCE ESTRATÉGICO

Especial para Dossier Geopolitico Por Miguel A. Barrios


El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, enfatizó el viernes 19 de febrero en su primer gran discurso internacional desde que llegó a la Casa Blanca el retorno a la cooperación con Europa tras el giro aislacionista de la Administración de Donald Trump.

 “Estados Unidos ha vuelto”, proclamó en la Conferencia de Seguridad de Múnich virtual que lo reunió con líderes europeos. Llamó también a enfrentarse a los riesgos que se ciernen sobre las democracias y a combatir los “abusos económicos y la coerción” de China.

El cambio de rumbo de la era de Biden respecto a la de Trump en política exterior puede resumirse en algunas frases; el paso del “América primero”, al “América ha vuelto”. “La alianza trasatlántica ha vuelto y no vamos a volver la pista atrás”, resaltó Biden ante el Presidente francés Macrón y la Canciller  alemana Ángela Merkel. “Estados Unidos, insistió Biden está “totalmente comprometido con la OTAN”. De esta crisis estructural, que tiene como retos a la pandemia y la cuarta revolución industrial, los países se hallan en un “punto de inflexión”, entre quienes creen “que la autocracia es el mejor camino” para seguir adelante y quienes creen por el contrario piensan que “la democracia es la mejor manera de afrontar los desafíos”. (https://elpais.com/internacional/2021-02-19/joe-biden-en-su-primera-cumbre-internacional-estados-unidos-ha-vuelto.html).

China se encuentra en una posición central en los desafíos que Estados Unidos identifica y también apuntó hacia Moscú “Putin busca erosionar nuestra alianza trasatlántica porque para el Kremlin es mucho más fácil atacar y amenazar a los países de forma individual, que negociar con una alianza unida”.

Anunció una política de multilateralismo pero los enemigos de Estados Unidos siguen siendo China, Rusia e Irán.

 

Sobre Irán dijo que su país está dispuesto a “negociar el acuerdo nuclear de 2015, pero también significa responsabilidades”. El Presidente Biden habló también de la crisis climática y del regreso de su país al Acuerdo de París e hizo un llamamiento para que haya energía limpia.

La Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) es una Conferencia anual sobre políticas de seguridad internacional que ha tenido lugar en la ciudad alemana de Munich desde 1963. Cada año reúne a unas 350 figuras de alto nivel de más de 70 países para participar en un intenso debate sobre los desafíos de la seguridad actual y futuro.

En este año por primera vez se desarrolló en una sola jornada y de forma virtual teniendo que sortear el reto de la pandemia. El objetivo de este año es unificar esfuerzos y compromisos en asuntos globales como el clima, la pandemia, y el terrorismo. Por supuesto que es una Conferencia que tiene una marcada tendencia occidental. “Este es un evento estadounidense y europeo” expresó Wolfgang Ischinger, director de la MSC. (https://www.dw.com/es/as%C3%AD-se-celebra-la-conferencia-de-seguridad-de-m%C3%BAnich-en-plena-pandemia/a-56630121).

Lo interesante de lo ocurrido en la Conferencia es la quiebra que se está produciendo del consenso estratégico occidental que estuvo vigente en la guerra fría y posguerra fría.

A diferencia de los propuesto por Biden, el Presidente francés Emmanuel Macrón, señaló que si bien apreciaba la lista de “desafíos comunes” Europa tiene “una agenda que es única”. En su discurso en la Conferencia el Presidente francés hizo hincapié en la “autonomía estratégica” de Europa y sugirió que el nuevo plan de la OTAN debería incluir “un dialogo con Rusia”. En una referencia a su concepto del ejército de la Unión Europea, Macrón comentó que “Es hora de que Europa asuma mucho más la carga de nuestra protección”. (https://sputniknews.com/military/202011221081243098-historic-allies-not-vassals-debate-continues-on-contentious-issue-of-european-army-us-reliance/ ).

La canciller alemana, Ángela Merkel, sin hablar con el estilo directo del francés dejó en claro que “los intereses europeos y estadounidenses no siempre convergerán”.  Alemania sigue siendo uno de los pocos Estados europeos que resiste la presión de Washington con respecto a sus programas que involucran tecnología 5G y el proyecto Nord Strem 2, (nombre con que se conoce un gasoducto que conectará Rusia con Alemania y Europa Central y del Este a través de 1.200 kilómetros por el mar Báltico). (https://sputniknews.com/us/202102211082143247-msc-2021-us-of-today-no-longer-the-one-of-the-cavalry-is-coming-in-europes-eyes-analysts-say/).

El geopolítico Italiano Tiberio Graziani, director de Visión and Global (https://www.vision-gt.eu/tag/tiberio-graziani/), plantea que los líderes europeos comprendieron “la importancia de la especificidad de su propia identidad y función en la nueva construcción del nuevo sistema mundial”.

La Conferencia de Seguridad de Múnich ha dejado una serie de interrogantes que como podemos ver pasa por la crisis de las relaciones trasatlánticas y la evolución que pueda tener en el sistema mundial, lo que nos obliga a los sudamericanos a estar atentos ante semejante tensión estratégica.

 

lunes, 22 de febrero de 2021

 Julio Piumato y Aritz Recalde para INFOBAE


 

El Movimiento Obrero argentino y la Confederación General del Trabajo conforman la organización popular más importante del país. Junto con la Iglesia Católica, conforman las dos instituciones con mayor presencia y organización territorial a lo largo y a lo ancho del territorio nacional.

La organización sindical argentina es —junto con las universidades públicas— una de las pocas instituciones que funcionan en base a la democracia directa. Los cargos gremiales se alcanzan por intermedio del voto de los afiliados y las elecciones son reguladas por el Ministerio de Trabajo. El nombramiento de los delegados sindicales es producto de la tarea y acción diaria de los dirigentes en sus lugares de trabajo. Los partidos políticos, por el contrario, son organizados de arriba hacia abajo y la democracia interna prácticamente no existe. Los partidos son financiados por corporaciones y las elecciones se deciden en grandes campañas publicitarias de medios de comunicación, siendo habitual que exista una distancia inmensa entre el candidato y los electores.

En el capitalismo subdesarrollado, extranjerizado y oligopólico argentino, el sindicalismo es la única y última garantía de la dignidad laboral, salarial y familiar. En un país con el 50% de las personas en situación de pobreza y con el 40% de los trabajadores en el universo de los desempleados, informalizados o subempleados, están dadas las condiciones objetivas para reducir los salarios a niveles de miseria. De no existir los Convenios Colectivos de Trabajo y el sindicalismo a cargo de hacerlos cumplir, las relaciones laborales serían flexibilizadas y los sueldos estarían reducidos a su mínima expresión. Por cada trabajador formal bajo Convenio hay varios informales dispuestos a cumplir esa tarea por menor remuneración y en peores condiciones de trabajo.

 

El Movimiento Obrero argentino sostiene la civilización del trabajo con justicia social y con dignidad, tal cual fue fundada por la Revolución Justicialista. Los trabajadores en blanco tienen cobertura de salud familiar, realizan aportes —sosteniendo a los pasivos del sistema— a partir de los cuales se jubilan, y jornadas laborales reguladas, además de otros derechos que incluyen las vacaciones pagas y las licencias por enfermedad y accidentes. El sistema de Convenios sigue garantizando el derecho al esparcimiento, la cultura, la vivienda, la educación y el deporte de las familias. Del otro lado de la Argentina, está el 40% de la masa obrera ubicada en la informalidad, el subempleo estructural, la explotación o directamente sin conocer el derecho al trabajo digno, siendo subsidiada en condiciones de pobreza e indigencia permanente.

El Movimiento Obrero es el garante del capitalismo productivo nacional. Para no ser absorbidos por las corporaciones y por los Estados extranjeros, los empresarios argentinos requieren de la alianza con los sindicatos que garantizan la viabilidad del proyecto en el terreno político. En el año 1976, la dictadura debilitó al Movimiento Obrero y generó las condiciones para que Martínez de Hoz implementase la política neoliberal que destruyó la industria argentina. La experiencia histórica demuestra que la alianza entre el capital nacional y los trabajadores es el principio fundante del proyecto industrialista y de la justicia social.

El Movimiento obrero tiene el conocimiento técnico y científico de todo el proceso productivo y está en condiciones de ofrecer soluciones y de gestionar el desarrollo integral y la justicia social de la Nación. Habitualmente gestiona obras sociales, escuelas de capacitación, centros educativos y programas de vivienda, entre otros. Frente a esto, los partidos políticos neoliberales gobiernan con los cuadros técnicos de las multinacionales, mientras que los partidos progresistas lo hacen con miembros de la clase media rentada por afinidad y lealtad a una persona o a un grupo. No existen prácticamente escuelas de formación política ni técnica, y los partidos están vacíos de actividad, debate o participación interna. Dicha situación favorece la capacidad transformadora de los partidos neoliberales, que usufructúan los cuadros técnicos de las corporaciones para alcanzar sus objetivos de clase. La inexistencia de dirigentes formados técnica y políticamente favorece la incapacidad y la lentitud de las iniciativas de los espacios que se dicen progresistas, ya que carecen de personal especializado y contratan a los funcionarios sin atender idoneidad en los cargos sino meramente por lealtad partidaria. El saber técnico, logístico y organizativo del Movimiento Obrero argentino le permite formular e implementar las grandes soluciones nacionales. Esa capacidad del sindicalismo se vería potenciada si se estableciera un acuerdo estratégico entre sindicatos, empresariado productivo y universidades nacionales.

La clase trabajadora está en condiciones de consolidarse como una dirigencia política nacional, ocupando el lugar que han dejado vacante los partidos políticos. Hace tiempo que la mayoría de los partidos han tenido como su fin primordial el de reproducirse económicamente, convirtiéndose en una nueva clase administradora del rentable negocio de la política. Sus miembros viven holgadamente del excedente de recursos apropiados por el Estado al pueblo mediante impuestos. Es habitual también que los partidos no tengan programa y tampoco doctrina y que se adecúen a las iniciativas e ideologías del Orden Mundial de turno. Su tarea no es la propia de una dirigencia a cargo de edificar un proyecto nacional, sino más bien el de ser un grupo rentado de administradores del mercado electoral, que es regulado por el aparato cultural privado y por intermedio de subsidios sociales. Este vacío de representación y de programa puede ser ocupado por el Movimiento Obrero, único ámbito técnico, doctrinario y político con capacidad de hacerlo.

La recesión económica, la inflación, la pobreza, la marginalidad y la extrema desigualdad conducen a la Argentina y a Sudamérica a un escenario social y político sumamente difícil. Es momento de refundar y de ennoblecer la política para construir un programa de desarrollo soberano y con justicia social. Esta tarea solamente es posible de la mano del Movimiento Obrero Argentino.

Biden repite errores del pasado e ignora la realidad

 Eduardo J. Vior para InfoBaires24

17 de febrero de 2021

 Estados Unidos parece hoy El Reino del Revés al que cantaba María Elena Walsh en la década de 1960. Se escandalizan por lo que el sentido común indica y no se asombran por las más flagrantes infracciones al realismo y a un mínimo de moralidad política. Tanto los medios norteamericanos como las redes sociales siguen clamando al cielo, porque el Senado el sábado pasado rechazó la condena a Donald Trump, pero nadie se asombra de que la política exterior y de Defensa de Joe Biden repita las fórmulas y esté conducida por los mismos funcionarios que en los últimos 30 años han llevado a su país a las derrotas que llevaron a un sector importante del electorado a votar a un personaje tan excéntrico como el expresidente. Lamentablemente, el ímpetu vengativo de estos dirigentes del establishment es tal, que pueden causar dolor y sufrimiento a mucha gente en muchos sitios del globo al mismo tiempo.

El pasado sábado 13 Donald Trump fue absuelto por el Senado por segunda vez. Sólo 57 senadores votaron por su condena en el juicio político por la toma del Capitolio el pasado 6 de enero, impidiendo así que los demócratas alcanzaran los dos tercios necesarios para desposeerlo de sus derechos políticos. De este modo puede preverse que el exmandatario asuma formalmente el liderazgo del Partido Republicano y en 2024 se candidatee de nuevo a la Presidencia.

Se trata de una derrota mayor de la estrategia demócrata de hacer tabla rasa con todo lo que sucedió en los últimos cinco años y de su pretensión de retornar a la situación de 2015. Trump ha conquistado en la elección pasada 74 millones de votos, entre los cuales (como atestiguó el lunes  15 una encuesta del New York Times) el 75% sigue aprobando su gestión. Entre los más fieles de ellos, en tanto, se encuentran grupos de supremacistas blancos armados y dispuestos a seguir toda orden del líder y nadie con poder se atreve dentro del Partido Republicano a cuestionarlo.

La absolución no es noticia, ya que desde el inicio del show se sabía que la inmensa mayoría de la bancada republicana en el Senado rechazaría la condena. Sí, en cambio, debería ser noticia la repetición de gestos y actitudes que denotan el alejamiento de la realidad por parte de la elite del país y el retorno a puestos directivos de equipos enteros de las tres presidencias entre 1993 y 2017 que, además, sostienen convencidos que volverán a hacer lo mismo que ya hicieron entonces.

Cuando el 4 de febrero Joe Biden se dirigió al cuerpo diplomático desde la Secretaría de Estado, afirmó que «America is back» (EE.UU. ha vuelto al escenario) y sostuvo que “el liderazgo norteamericano debe enfrentar este momento de renovado avance del autoritarismo, incluidas las crecientes ambiciones de China para competir con EE.UU. y la determinación de Rusia de dañar e interrumpir el funcionamiento de nuestra democracia”. Nadie ha pedido recientemente que Estados Unidos ejerza liderazgo alguno y no se sabría para qué. Nadie puede afirmar tampoco con seriedad que China se lo quiera arrebatar. Que Rusia haya interferido en la elección norteamericana de 2016 está todavía por probarse y usarlo cinco años después como justificativo de actos agresivos es sangrar por la herida o una burda mentira.

Ya antes, el 26 de enero, durante su primera conversación con el presidente ruso Vladímir Putin, Joe Biden se había referido en tono enérgico a la supuesta intromisión rusa, había condenado la detención del opositor Alexei Navalny, reflotado el rechazo a la reincorporación de Crimea a Rusia en 2014 y repetido la acusación sobre el supuesto respaldo ruso a atentados contra soldados norteamericanos en Afganistán. Cierto que el miércoles 3 de febrero ambos países acordaron prolongar por cinco años más el Tratado sobre Reducción de Armas Estratégicas (START, por su sigla en inglés) que caducaba esa misma semana, pero el tono agresivo no ayuda al entendimiento.

Dos semanas debieron pasar, hasta que el norteamericano llamara a su homólogo chino el pasado miércoles 10, para quejarse por la alegada violación de los derechos humanos en Xinjiang, las regulaciones comerciales de China, la represión contra opositores en Hong Kong y la presión que la República Popular ejerce contra el independentismo de Taiwán. Por el contrario, el tenor de la información oficial china sobre la conversación fue extremadamente gentil. De acuerdo al oficioso Global Times, Xi habría recalcado la importancia de la cooperación para ambos países y advertido que la confrontación dañaría a ambos. Pero –llamó la atención, aludiendo a las críticas de su interlocutor-, nadie debe inmiscuirse en los asuntos internos de China.

El esfuerzo chino por demostrar cordialidad no logra ocultar su enojo por la agresividad norteamericana. El mismo día de la conversación entre ambos mandatarios Biden anunció la creación de una fuerza de tareas especial, para contener a la potencia oriental. Lo aclaró el secretario de Estado Antony Blinken en una entrevista que dio el martes 16 a la productora pública de radio NPR: “Si pensamos cómo tener éxito en las relaciones con China –sea que hablemos de la competencia o a la cooperación con ella- en todo caso debemos tratarla desde una posición de fuerza, que se nutre de algunos pocos elementos: una estrecha cooperación con los aliados y socios que hayan sido afectados por las prácticas de China, intervenir enérgicamente por nuestros valores, como por ejemplo contra los campos de concentración en Xinjiang o el pisoteo de la democracia en Hong Kong. Y, por supuesto, estaremos actuando desde una posición de fuerza, si invertimos en nuestra propia gente y en nuestra propia tecnología, para ser tan competitivos como sea posible.”

El general Lloyd Austin, secretario de Defensa y exejecutivo de la fabricante de armamentos Raytheon corresponde en el plano militar al retorno a la estrategia de Obama concentrando las fuerzas militares en la “contención” de China y de Rusia, supuestamente sin retirar fuerzas del Medio Oriente y todo con un reducido presupuesto para el Pentágono. El Departamento de Defensa, obviamente, no cuestionó el cambio de prioridades de la nueva administración, pero sí planteó reparos sobre la compatibilidad de las nuevas metas con el objetivo de completar esta misma primavera boreal el retiro de las fuerzas de Afganistán.

Aunque el secretario de Estado Blinken presenta la concentración estratégica en China como una continuidad respecto a la línea de Trump, se trata más bien de retomar las líneas de Bush y Obama. Desguarneciendo el Medio Oriente y concentrándose en Asia Oriental, EE.UU. deja el campo libre para el fomento del terrorismo por Israel y Saudiarabia, que así minan la influencia de Irán en la región, amén de dificultar las gestiones de paz de Rusia y la expansión del Nuevo Camino de la Seda hasta el Mediterráneo.

Finalmente, la designación de Victoria Nuland como subsecretaria de Asuntos Políticos del Departamento de Estado, aún pendiente de confirmación senatorial, ejemplifica palmariamente la continuidad y repetición de las peores prácticas de Clinton, Bush y Obama en el actual gobierno. Desde la década de 1990 Nuland sirvió a la política de sucesivos gobiernos hacia Rusia y en el Medio Oriente. Entre 2000 y 2003 representó a su país ante la OTAN, entre 2003 y 2005, a su vez, fue la principal asesora de política exterior del vicepresidente Dick Cheney, de 2005 a 2008 nuevamente estuvo en la OTAN. No obstante, su compromiso con el gobierno de George W. Bush, en 2011 se convirtió en vocera del Departamento de Estado conducido por Hillary Clinton, puesto desde el cual convocó  y justificó el asalto al poder en Libia. Una vez que este se produjo y que los yihadistas se apropiaron de los arsenales libios, EE.UU. los envió a Siria y Nuland nuevamente salió a defender las “manifestaciones pacíficas” contra el gobierno de Bashir al Assad.

En septiembre de 2013 Victoria Nuland fue designada secretaria de Estado adjunta para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, cargo desde el que dirigió el alzamiento ucraniano que culminó en febrero de 2014 con el derrocamiento del presidente Yanukovich y el establecimiento de un régimen pronorteamericano. Finalmente, en 2016 proveyó los datos que alimentaron el informe de Christopher Steele acusando a Donald Trump de estar sostenido por Rusia. Durante toda su carrera Victoria Nuland ha promovido políticas exteriores de intervención mediante golpes de estado, guerras sustitutas, agresiones directas y ocupaciones militares en Afganistán, Irak, Libia, Siria y Ucrania. Se trata de una militante antirrusa que propaga la guerra permanente y ahora quiere completar su obra atacando a Rusia.

El Papa Francisco en Irak

  Miguel Ángel Barrios para la Universidad de San Isidro   El Papa anunció el 7 de diciembre, por medio de la Agencia Católica de Noticia...