jueves, 27 de mayo de 2010

CRÓNICA DE UNA INFAMIA RADICAL


LAS ELECCIONES DE LA FEDERACIÓN UNIVERSITARIA ARGENTINA

Aritz Recalde, mayo 2010

Las elecciones de autoridades de la FEDERACIÓN UNIVERSITARIA ARGENTINA (FUA) ejecutadas recientemente, son una muestra clara y rotunda, de las dificultades que encuentra la juventud para consolidar un ámbito de organización, de debate y de formulación de proyectos a mediano y a largo plazo. Año a año, el movimiento estudiantil se ve inmerso en un decadente encuentro caracterizado por los actos de corrupción y de infamia. El primer responsable de tan decadente accionar lo protagoniza la agrupación radical FRANJA MORADA, que conduce la presidencia de la FUA desde el año 1973 hasta la fecha. Una simple mención a la forma en que se desarrollan las elecciones de autoridades de la FUA, da muestra cabal de lo que estamos estableciendo. Como punto de partida es realmente triste mencionar, que la elección de autoridades y por decisión de Franja Morada, se realizó en el día de los FESTEJOS DEL BICENTENARIO demostrando la inexistencia de un compromiso o al menos de respeto por la historia y por la cultura argentina, que tienen los radicales. Dicho esto, es interesante remarcar que las CONVOCATORIAS al Congreso de FUA no respetan reglas y que la definición del día y del lugar de la elección se realiza de manera arbitraria por parte de la agrupación Franja Morada. En el año 2008 el Congreso se desarrolló en San Luis y ahora en la provincia de Santa Fe: ambos distritos tienen gobiernos enfrentados al proyecto nacional. ¿Casualidad o una sede a su medida política?. La desinformación y la desorganización son las únicas reglas de la jornada eleccionaria. No existen o no se presentan los PADRONES de electores, cuestión que permite que se anoten o se impugnen de manera desordenada y de a ratos escandalosa, a los representantes de las distintas fuerzas políticas. La Franja Morada y su comisión electoral son juez y parte en cada impugnación dándose el lujo de reconocer o de negar la representación de los estudiantes de todo el país. Una vez reunidos los estudiantes radicales con sus guardaespaldas y sus operadores, se da lugar al CONGRESO. Paradójicamente, es un Congreso en donde no se debate nada y es un ámbito en el cual los hechos principales transcurren a puertas cerradas. Las “comisiones” de debate no se implementan y miles de estudiantes que viajaron de todo el país para estar en el Congreso, se quedan sin encontrar en las aproximadamente 72 horas de caos generalizado, un lugar para expresar sus puntos de vista. La Franja Morada ACREDITA A SUS ELECTORES a puertas cerradas y sin presencia de los fiscales de las otras fuerzas. Posteriormente, permiten el ingreso de otras agrupaciones y les impugnan, en una tragicómica operación, a sus representantes arguyendo los más extravagantes y primitivos argumentos. Con esta ridícula y oprobiosa actitud, queda claro que se gana la elección de antemano. Una vez acreditados los electores que le permiten a la Franja Morada triunfar en la elección, se abre paso a la VOTACIÓN. El lugar se de la elección se separa físicamente del ámbito donde se ejecuta la acreditación con el objetivo de que las fuerzas “acuerden” las alianzas. En vez de que los electores de manera transparente voten en el mismo momento de ser acreditados, se prolonga la elección hacia la madrugada para que cada fuerza rejunte los “cartones”. La juventud vota a la madrugada como si fueran vampiros: entre las 24 horas y las 7 de la mañana se producen las ALIANZAS. Para garantizar los acuerdos no existen prácticamente plataformas, no hay debates y casi nadie presenta propuestas para dar contenido a la unidad y al rejunte de “cartones”. En este marco, se producen coimas, se implementan amenazas y las alianzas no se hacen en base a acuerdos programáticos o ideológicos, sino que se realizan por intermedio de prebendas incluyendo la persuasión de “barras bravas”. Los miles de estudiantes que realizaron el esfuerzo de ganar o de competir en sus centros de estudiantes, se enteran a la madrugada de los resultados de la elección sin poder discutir o proponer medida alguna en el marco del benemérito Congreso.

Frente a esta infamia solo nos queda hacer una reflexión. La UCR utilizó la FUA para apoyar el golpe de Estado del año 1930. En el año 1955 se sirvió de ella para apoyar el golpe terrorista contra Juan Perón. En plena dictadura militar de 1976 eligió a dos presidentes de Federación como si nada pasara. ¿Hoy utiliza la FUA para hacer dinero o para disponer de cargos políticos para beneficio propio?. Más allá de este interrogante, lo que es seguro que la FUA no es un instrumento político o gremial que se utilice para apoyar las demandas de la juventud universitaria. Asimismo, no es esgrimida para contribuir al desarrollo nacional y a la emancipación de las organizaciones libres del pueblo.

LA HISTORIA DE LA JUVENTUD ARGENTINA, CON SUS ACIERTOS Y CON SUS ERRORES, NO SE MERECE TAL HUMILLACIÓN

Queda en manos del conjunto de los estudiantes y universitarios del país, sin distinción partidaria o ideología alguna, la enorme responsabilidad de hacer una autocrítica del funcionamiento actual de la federación. El paso siguiente será proponer y consolidar una FUA nacional y popular que contribuya a consolidar un espacio de juventud verdaderamente consustanciado con los intereses del país y de la región.

Elecciones PASO 2017

Iciar Recalde, agosto 2017 Algunas reflexiones generales para PENSAR en términos colectivos NO para que me puteen con la perorata de si...