lunes, 7 de abril de 2014

Despegar (se) de la ley


por Juan Godoy 


En los últimos días de esta semana nos enteramos que la empresa nacida en la nuestro país, despegar.com, dedicada a la comercialización de paquetes turísticos, pasajes de avión, y hoteles fue denunciada ante la justicia por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por una maniobra de evasión fiscal. No sorprende de parte de los empresarios tan proclives a estas prácticas. No obstante, los montos de los que se trata le dan una magnitud mayor al problema. Publicaciones simpáticas de lado, veamos… Esta empresa de servicios online, entre el año 2008 y 2010 facturó más 900 millones de dólares. Esto no tendría nada de malo, pero no es todo. Según consta en la demanda ante el juez Biscayart, en el transcurso del 2013 facturó unos 5000 millones de pesos, de los cuales declaró solamente unos 500 millones, es decir, la décima parte. Evidentemente a la despegar.com no le va mal, ha incrementado desde que comenzó a funcionar, año tras año sus ingresos (que no son menores). La maniobra aparece claramente en la carta enviada por la AFIP a la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC), donde se indica que al poco tiempo de creada la empresa en nuestro país, abrió oficinas en el Estado de Delaware, catalogado como un paraíso fiscal, en la misiva se la describe como "una planificación fiscal nociva desarrollada por la subsidiaria argentina que consiste en facturar los servicios que prestaba en el país a través de la firma de referencia –Despegar.com INC–, radicada en Delaware, EEUU, con el simple objetivo de evadir el pago del impuesto a las Ganancias". 

En síntesis, la empresa factura los paquetes y pasajes que vende mediante una empresa radicada en un paraíso fiscal, y así evade el Impuesto a las Ganancias. Esta evasión fiscal, realizada los últimos 5 años por medio de esta maniobra,  según los investigadores deja una defraudación de 1000 millones de pesos. Mucho dinero para cualquier argentino de a pie, que nos hace recordar las palabras de Manuel Ortíz Pereira, el precursor (y miembro) de FORJA que nos llamaba a la reflexión y nos decía: "Hermano y compatriota: ¿Quiere Usted saber que es la República Argentina? Tome un mapa plano del mundo, extiéndalo sobre una mesa y dóblelo por la mitad de abajo para arriba, de modo que el Ecuador quede como lomo de la dobladura. Observará enseguida que nuestra Argentina superpuesta sobre la América del Norte cubre un espacio que abarca desde la mitad de México hasta casi la mitad sud del Canadá. ¿Quiere saber más?: Mida la distancia que separa a la Argentina de la línea del Ecuador y de la línea del Polo. Encontrará que está equidistante de ambos climas extremos. ¿Quiere saber algo más?: Corte el mapa mundi por la dobladura y superponga la hoja que contiene el mapa de la Argentina sobre los mapas de Europa, de Asia, de África y de Oceanía teniendo cuidado de seguir la línea del Ecuador. No encontrará ningún otro país mejor colocado sobre la superficie del planeta. Eso le dice a Usted que debe inclinarse y rezar su oración más sentida loando a Dios por el beneficio que le ha hecho al ponerlo para vivir en la más privilegiada zona del mundo de su creación. Ahora lleve las manos a su bolsillo y cuente sus moneditas, ¡Qué contraste! Ahí está su vida en plena República Argentina en el siglo de la más esplendorosa civilización. No tiene Usted en definitiva más que un bello suelo, para ser enterrado. Nuestras grandes riquezas están en manos de media docena de firmas y los habitantes de la Argentina vivimos en permanente crisis económica". La empresa, primero pretendió deslindarse de la responsabilidad en la estafa al pueblo argentino, e incluso inició acciones judiciales y un pedido de amparo (justicia cautelar, capítulo aparte), luego suspendido por una presentación de la AFIP. de todas formas, en las últimas horas depegar.com, a partir de la comunicación de la AFIP con la SEC, y del intercambio de información fiscal con otros países en que operaba la empresa, desistió de acciones legales y prometió la regularización fiscal. Reconoció lo que primero había salido a negar enfáticamente, encima la había ligado con la política de protección de la moneda del gobierno nacional.

Esto nos hace reflexionar sobre tres cuestiones: primero, que la rápida expansión de la empresa en cuestión evidentemente está ligada al accionar del Estado argentino, en un modelo de desarrollo con inclusión, que posibilita que amplias capas de la población viajen por nuestro país y otros, acción que lleva adelante el estado a partir de la inversión, dinero que percibe, entre otras cosas, por los impuestos que la despegar.com no paga; en segundo lugar, y ligado al anterior, evidentemente a la empresa poco le importa el pueblo argentino al cual estafó, cómo piensa que los viajantes van a llegar a los aeropuertos, los hoteles, con qué dinero se construyen esas calles, se pagan los aviones de Aerolíneas Argentinas con la cual trabaja, se subsidia el combustible, la energía de sus locales, los transportes en los que viajan sus clientes, se construyen las escuelas y universidades en las cuales se forman sus trabajadores, etc., etc.; y por último, nos lleva a pensar en el esquivo papel en el desarrollo nacional que ha tenido la burguesía nacional que no por casualidad Arturo Jauretche la caracterizaba como el medio pelo, haciéndonos pensar nuevamente que el mismo debe estar ligado a un estado fuerte, que se haga cargo de sus propios recursos, y que sostenido por el pueblo trabajador avance hacia el desarrollo nacional de forma de lograr la definitiva independencia


El macrismo no es un golpe de suerte

Por José Natanson ¿Cómo se explica la victoria de Cambiemos en las elecciones del domingo? Propongo un método bastante empírico para en...