lunes, 7 de abril de 2014

Manuel Ugarte y los Estados Unidos (de América Latina)


Por Juan Godoy


“En América hay dos pueblos y no más que dos, de alma muy diversa por los orígenes, antecedentes y costumbres y sólo semejantes en la identidad fundamental humana. De un lado está Nuestra América y todos sus pueblos son una naturaleza de cuna parecida o igual e igual mezcla imperante; de la otra parte, está la América que no es nuestra.” (Martí, José. (1894). Honduras y los extranjeros.)

“Su nombre Sr. Ugarte, hace mucho tiempo que es familiar entre nosotros y sus escritos por uno u otro motivo siempre nos llegan y nos han servido de estímulo en nuestra gran jornada libertaria de 7 años, que apenas son los preliminares de la gran batalla espiritual, moral y material que Indo-américa por su independencia tiene empeñar contra sus tutores Doña Monroe y el Tío Sam, y probarles que nuestros pueblos han llegado a su mayoría de edad” (Carta de César Augusto Sandino a Manuel Ugarte. 16-3-1933. Reproducida en El epistolario de Manuel Ugarte. (1999). Bs. As.: AGN, página 130)

El proyecto de la unión de los países que conforman Nuestra América tuvo momentos de avances y de frustraciones, así por ejemplo el sueño San Martín y Bolívar termina estallando en 20 naciones, y el grito de Felipe Varela por la Unidad Latinoamericana se ahoga con la victoria del proyecto semi-colonial de la ciudad-puerto. Luego de este último, ese sueño de los latinoamericanos entra en un letargo. Es con la Generación del 900 (de la cual Ugarte es una de sus mayores expresiones), que en plena etapa imperial, vuelve a surgir con fuerza el latinoamericanismo. Miguel Ángel Barrios sostiene que esta generación plantea la problemática latinoamericana, la unidad de la Patria Grande, y el anti-imperialismo, afirmando que si bien “en general se le ha reprochado a la generación del 900 sustentar idealismos abstractos (…) es imposible llegar a la etapa del latinoamericanismo de Ugarte sin desarrollar en el campo de las ideas una crítica al modelo estadounidense, desde la afirmación de la necesidad latinoamericana de partir desde su propia historia.” (1) Ugarte será la superación del primer anti-imperialismo latinoamericano del 900, en tanto piensa la unidad como estrategia política. Partiendo de esta interesante reflexión, desarrollaremos brevemente la mirada de Manuel Ugarte sobre el Imperio del Norte, y la influencia de éste, en el desarrollo de su pensamiento latinoamericanista.
A mediados del siglo XIX, luego de transitar una guerra civil, los Estados Unidos se consolidan como una potencia industrial con intención de dominar el resto de América. Así mediante la intervención directa, y con la penetración de sus capitales va a comenzar a tener fuerte injerencia en los destinos de Nuestra América. Interviene directamente Cuba y Puerto Rico, anexa las islas de Hawai, provoca la segregación de Panamá de Colombia (2) instaura un protectorado en Cuba, Santo Domingo, Nicaragua y Haití, etc.  Entre estos hechos, la intervención en la guerra entre Cuba y España por parte de Estados Unidos en 1898, será de decisiva influencia en el surgimiento de la Generación del 900. Por esto, “para entender a Ugarte consideramos fundamental tratar de comprender el impacto de la aparición de Estados Unidos como nueva potencia en el contexto internacional.” (3)
En junio de 1899 Manuel Ugarte, con 24 años, llega por primera vez a Nueva York. Es allí, cuenta él, que nació su concepción anti-imperialista, y resalta su idea que   América Latina es una sola nación. ¿Qué es lo que observa allí el joven Ugarte que aún ignora el imperialismo?  Encuentra allí un libro donde aparece una frase de un Senador yanqui, Preston que dice en 1838 que “la bandera estrellada flotará sobre toda la América Latina, hasta la Tierra del Fuego”. Ugarte se asombra por la frase, relata: “la sorpresa fue tan grande, que vacilé. Aquello no era posible. Si un hombre de responsabilidad hubiera tenido la fantasía de pronunciar realmente estas palabras – me dije-, nuestros países del Sur se habrían levantado en seguida.” (4) Pero comprueba que la frase es cierta, y que América Latina se había mantenido en silencio. Decide entonces indagar en la cuestión.
Profundizando observa que antes el territorio de EE.UU. era mucho más pequeño, descubre la anexión de gran parte de México. Las trece colonias inglesas tenían 4 millones de hombres que vivían en 1 millón de km  (5) años más tarde, el territorio alcanza 10 millones km2, y la población 100 millones hombres. Este era el doloroso drama del Continente. Compara esta realidad con la que sucede al Sur del Río Bravo, dando cuenta de la segregación de la América Latina. Lo pone en términos históricos, “Bolívar en el Norte y San Martín en el Sur, habían iniciado vastas conglomeraciones que tendían a hacer de los antiguos virreinatos un conjunto coherente, una nación vigorosa que, por su extensión y su población, hubiera podido aspirar a equilibrar en este siglo el peso de los EE. UU.” (6) Eran 26 millones de km2, con las mayores riquezas, con la misma lengua, religión, costumbres, y los mismos intereses. No obstante “en vez de formar una sola nación, como lo hicieron las colonias anglosajonas que se separaron de Inglaterra, estaban divididas en veinte países diferentes.” (7)
Resalta que el sueño de los libertadores del siglo XIX era la Patria Grande, cabe aquí hacer un llamado de atención: no cae Ugarte en el error difundido por la historiografía oficial-liberal del enfrentamiento entre San Martín y Bolívar, reivindica en sus escritos y conferencias a los dos líderes como parte de un mismo proyecto. La lucha actual retoma la senda porque “nos hemos alejado del punto de vista que defendieron los héroes de nuestra emancipación, los cuales entendieron que las antiguas colonias españolas se separaban de España para desarrollar su propio espíritu y  no para caer, con matices de forma y de procedimiento, en la zona de atracción de un neo-colonialismo paradojal,  bajo la influencia de pueblos de carácter antagónico (…) Al margen de la lógica surgieron después veinte repúblicas (…) Ni Bolívar ni San Martín concibieron el imposible de dar a la América Española un gobierno único.”(8)
Analiza Ugarte entonces cómo el Norte de América se había desarrollado industrialmente, con los ferrocarriles de costa a costa, desarrollando pueblos, potenciando las fuerzas productivas, etc., mientas que en el Sur de nuestro continente se habían desarrollados economías de cara a los puertos, con los ferrocarriles en abanico, con la imposibilidad de desarrollar las fuerzas productivas, manteniéndonos en el primitivismo agropecuario. Mientas en el Norte ganaron los industrialistas, en el Sur lo hicieron los adalides del país granja. Esta balcanización es también la que dificulta las respuestas ante el avance del expansionismo yanqui. Ugarte resalta asimismo que la bandera estadounidense flamea en edificios públicos, balcones, vidrieras de locales callejeros, en los diarios, productos farmacéuticos, etc. Anota cómo se busca, a través de los símbolos, el fortalecimiento de la conciencia nacional.
El autor de “El porvenir de América Latina” deja atrás el país del Norte rumbo a México. Mientras viaja al Sur en ferrocarril, piensa… queda asombrado de lo que observó y aprendió esos meses. Estas lecciones serán tomadas por él, no para anhelar al imperio, tampoco para pretender hacer “calco y copia” del modelo yanqui, sino más bien, para enfrentarse al mismo, denunciar la situación del expansionismo, la expoliación, y anudar lazos entre las naciones segregadas para avanzar en la independencia económica, la soberanía política y la justicia social en el único marco posible, el de la Patria Grande. No se deja encandilar por las “luces de la civilización”; ni cae en la dicotomía sarmientina de “civilización y barbarie”. Argumenta al respecto que “los imperialismos han invocado siempre el fin superior de preparar a los pueblos para la civilización, sin abrigar jamás la intención de cumplir ese propósito, sino en la parte que les puede ser útil, convirtiendo al grupo mediatizado en servidor o en auxiliar de su riqueza o su poderío. Creer en el deseo paternal que puede tener un estado de servir desinteresadamente a otro, es negar la filosofía de la historia.” (9) Ejemplo de esto bien puede ser la injerencia de los capitales británicos (con la instalación de bancos, ferrocarriles, diarios, etc.), en nuestro país hasta que el peronismo los desarticule. No lo seduce entonces el monroísmo, ni el panamericanismo.
Retomando la huella de José Martí considera la existencia de dos Américas, la que fue colonizada por Inglaterra y es una de las naciones más poderosas del mundo, y la de origen hispano que fue dividida en una veintena de países, así “el continente está dividido en dos porciones distintas, cuyos intereses son inconciliables. Al norte, los que aspiran a unificarlo bajo su bandera; al sur, los que tendrán que levantar su autonomía material y moral por sobre todos los desmayos y todas las disensiones. Son dos mundos rivales y no podemos declinar la responsabilidad de defender lo nuestro.”(10)
Ugarte va a condenar el nacionalismo reaccionario de las potencias imperiales, de los países centrales, pero va a ponderar el nacionalismo de las naciones oprimidas que luchan contra el avasallamiento que pretende el imperialismo, el nacionalismo en los países coloniales y/o semi-coloniales. Este nacionalismo rebasa las fronteras de las “patrias chicas”, dice Ugarte: “los mejores patriotas serán los que pospongan los patriotismos locales al patriotismo continental.” (11) Afirma al respecto su biógrafo, Norberto Galasso: “Ugarte insufla marxismo a su nacionalismo latinoamericano, y al mismo tiempo dota de raíces latinoamericanas a su socialismo (…) su nacionalismo (…) resulta una de las expresiones más claras del internacionalismo proletario. Y su socialismo reformista, al centrarse en la cuestión nacional de América Latina balcanizada, asume un contenido revolucionario.” (12) Este latinoamericanismo se expresa como forma de una defensa común ante el avance del imperialismo. Piñeiro Iñíguez confirma esta apreciación, estableciendo que “en su identidad se combinaron, pues, lo nacional –visto en dimensión latinoamericana- con la vocación socialista.” (13)
La revolución nacional en los países oprimidos aparece como progresiva en dos sentidos. Uno, termina con la opresión imperialista y la expoliación colonial. Otro que reintroduce la crisis en los países centrales, creando las condiciones para el socialismo allí, agigantando los antagonismos. Vuelto de su viaje por Estado Unidos, decide alertar del peligro de la expansión norteamericana sobre Nuestra América, escribe un artículo titulado justamente “El peligro yanqui”. Apunta Ugarte el papel de las oligarquías locales en alianza al imperialismo, dice: “si el nacionalismo es revolucionario la revolución puede ser nacionalista, sin comprometer ni disminuir la solidaridad mundial (…) El imperialismo encuentra auxiliares en el egoísmo de nuestras oligarquías, las naciones del Sur tendrán que luchar, a la vez, contrala plutocracia norteamericana o inglesa y contra los políticos latinoamericanos, que sirven a los intereses de esa plutocracia.” (14)
Desde el ideario ugartiano se considera un error pensar que la obtención de la independencia política implica la independencia absoluta, ésta no llegará mientras se siga dependiendo indirectamente de quiénes contribuyen a su elaboración. La emancipación debe abarcar la cuestión política, como la económica y cultural. Es una liberación integral.  La unión latinoamericana en su concepción no está destinada solamente a una posición defensiva con respecto al imperialismo yanqui y/o cualquier otro imperialismo, sino que también pretende que esta unidad “permitiese al continente ingresar a la historia moderna como una gran nación, desarrollar su industria, elevar el nivel de vida de sus habitantes y forjar las bases de la cultura nacional.”   (15)
Ugarte se define neutral en la Primera Guerra Mundial (como también lo hará durante la Segunda), y edita un periódico, La Patria, que mantiene en alto esta bandera. Allí también continúa la lucha que lo mantuvo en pie toda su vida: ver a la América Latina unida, libre de toda injerencia de los imperialismos.  De esta forma va a plantear el mantenimiento de relaciones cada vez más amistosas y estrechas entre los países latinoamericanos, en el sentido de una alianza defensiva y ofensiva, de cooperación mutua en el avance del desarrollo de los países hermanos, y en la defensa del avance del imperialismo. Aparece allí también como fundamental para la liberación nacional la industrialización, ya que “un país que sólo exporta materias primas y recibe del extranjero los productos manufacturados, será siempre un país que se halla en una etapa intermedia de su evolución.” (16) En este sentido, coincidimos con Liliana Barela quien argumenta que Ugarte fue “partidario de la explotación de los recursos naturales y del florecimiento de las industrias, comprendió que la única posibilidad de lograrlo era formando un mercado interamericano que estimulara ese desarrollo.” (17)
Fustiga en las páginas del periódico el papel cumplido por los ferrocarriles bajo influjo británico en nuestro país que nos mantiene en la condición semi-colonial, trabando nuestro desarrollo industrial. En ese mismo sentido escribe por los años 30’s que “después de la independencia, nuestra organización económica siguió siendo colonial, colonial de este o de aquel país, pero siempre orientada hacia el mar (…) Es el estado el que tiene que coordinar la producción, la riqueza y el trabajo (…) no hay reforma social sin un plan nacional que la soporte”. Según Ugarte la emancipación fue incompleta, nuestros países crecieron a la sombra de fuerzas interesadas en retardar su desarrollo, especialmente EE.UU. e Inglaterra.
Los últimos años hemos avanzado a paso firme en el proyecto de la patria grande. Siguiendo a Ugarte, ahora sí, “ha llegado la hora de realizar la segunda independencia. Nuestra América debe cesar de ser rica para los demás y pobre para sí misma.”  (18) Reivindicando su figura que recorriera a través de los años (y siempre que lo dejaran), los países latinoamericanos dando conferencias, escribiendo artículos, más de 40 libros (de los cuales ninguno –en vida de Ugarte- fue editado en Buenos Aires), se entrevistara e intercambiara correspondencia con Ministros, Presidentes, personalidades del mundo político, intelectual y literario, etc., y que ya cansada, luego de cumplir con la tarea de la hora de votar por la re-elección de Juan Domingo Perón (durante cuyo gobierno revistó como Embajador), pareció cansarse y como Simón Bolívar sintió quizás que había arado en el mar, poniendo fin (en forma voluntaria) a su vida, no obstante lo cual nos legó un conjunto de herramientas para pensar e intervenir en la realidad actual, así: “el porvenir depende de nosotros (…) la salvación integral de América Latina, será obra de nuestra perseverancia, de nuestro desinterés o no será.” (19) 

Notas


1-Barrios, Miguel Ángel. (2007). El latinoamericanismo en el pensamiento político de Manuel Ugarte. Buenos Aires: Biblos, páginas 37-38.

2-En 1913, La Vanguardia publica nota en la cual dice que Colombia entrará en las naciones prósperas y civilizadas, y que Panamá contribuirá para ello. Ugarte refuta la idea, porque Colombia es civilizada, y porque Panamá es independiente por acción del imperialismo yanqui. Este hecho, sumado a que Ugarte propugna un socialismo nacional  le valdrán la expulsión del Partido Socialista. En agosto del ‘35, Ugarte vuelve a integrarse al Partido Socialista. Pero la relación es tensa y dura poco. Ante unas críticas de Ugarte a la conducción partidaria, es expulsado nuevamente. La disidencia fundamental sigue siendo el socialismo nacional. Ugarte considera que en una semi-colonia (como la Argentina), el socialismo debe apoyar los programas nacional-democráticos para lograr la liberación del coloniaje y la unificación nacional. Los objetivos nacional-democráticos son: independencia nacional, soberanía popular, justicia social, desarrollo de las fuerzas productivas Así se abre el camino al socialismo. de lo contrario no teniendo en cuenta la cuestión nacional, se pacta con la oligarquía y traiciona al pueblo. Para mayor  detalle de la disputa véase la biografía: Galasso, Norberto. (2001). Manuel Ugarte y la lucha por la unidad latinoamericana. Buenos Aires: Corregidor. Ugarte había dado a conocer públicamente su adhesión al socialismo por primera vez con una conferencia de prensa publicada en un libelo publicado un año más tarde: Ugarte, Manuel. (1904). Las ideas del siglo. Buenos Aires: Centro Socialista.

3-Barrios, Miguel Ángel. (2007). Op. Cit., página 44.

4-Ugarte, Manuel. (1923). El destino de un Continente. Madrid: Mundo Latino, páginas 7-8.

5-Ibídem, página 12

6-Ibídem

7-Ugarte, Manuel. (1922). Mi campaña hispanoamericana. Barcelona: Cervantes, páginas 3-4.

8-Ibídem, página 186.

9-Ugarte, Manuel. (1953). El porvenir de América Latina. Buenos Aires: Indoamérica, página 77.

10- Ibídem, página 117.

11- Galasso, Norberto. (2001). Op. Cit., página 73.

12-Piñeiro Iñíguez, Carlos. (2006). Manuel Ugarte: el profeta de la Patria Grande. En Pensadores Latinoamericanos del siglo XX. Buenos Aires: Siglo XXI (Editora Iberoamericana), páginas 127-128.

13-Ugarte, Manuel. (s.f.). El dolor de escribir (confidencias y recuerdos). Buenos Aires: Fondo Nacional de las Artes, página 129.

14- Ramos, Jorge Abelardo. (1961). Manuel Ugarte y la revolución latinoamericana. Buenos Aires: Coyoacán, página 25.

15-La Patria 24/11/15. Año 1, Nº 1. Reproducido en Ugarte, Manuel. (2010). La Patria Grande. Buenos Aires: Capital Intelectual, página 156. Si bien Manuel Ugarte dedicó la mayor parte de sus esfuerzos a la denuncia del imperialismo yanqui, que justamente por esos años no tenía la injerencia que tendrá posteriormente en nuestro país, siendo FORJA y Scalabrini Ortíz fundamentalmente los “descubridores” del imperialismo británico en Argentina con una denuncia integral, desde un punto de vista popular, democrático y latinoamericano, Ugarte en las páginas de La Patria denuncia fuertemente el accionar del imperialismo británico, constituyéndose en uno de los antecedentes e influencias de los análisis posteriores.

16-Barela, Liliana. (1999). Vigencia del pensamiento de Manuel Ugarte. Buenos Aires: Mercosur Cultural, página 59.

17-Ugarte, Manuel. La hora de la izquierda. 6-9-1931. Citado en Galasso, Norberto. (2001). Op. Cit., página 398.

18-Ugarte, Manuel. (1961). La reconstrucción de Hispanoamérica. Buenos Aires: Coyoacán, página 74.

19- Ugarte, Manuel. (1953).Op. Cit., página 113.








Geopolítica de la seguridad en América Latina: un antes y un después en seguridad

Miguel Angel Barrios, Norberto Emmerich y Yesenia Torres Curiel La Editorial Biblos de Buenos Aires acaba de lanzar el libro "Ge...