miércoles, 22 de julio de 2015

EL COMIENZO DEL FIN


Jorge Rachid

El tiempo de la Era de la extorsión financiera, está llegando a su término. Los pueblos están hablando, la soberanía popular se está expresando, los gobiernos están comenzando a comprender que no pueden vivir a espaldas de las necesidades de su población, aceptando los dictámenes de los dueños del dinero, coaligados con el poder mundial de las armas y los medios de comunicación.
No es la primera vez que sucede en la historia. Por desgracia las guerras siguientes a semejantes crisis, taparon siempre el conflicto de intereses subyacente, millones y millones de muertos contabilizan esta sucesión de acontecimientos que estremecieron el siglo XX y continúan en el siglo XXl. La guerra es la salida que los complejos militares industriales encuentran cuando las condiciones de las políticas nacionales, agotan la posibilidad de penetración imperial y colonización sobre los países emergentes.

ad
Grecia, como antes la Argentina se ha puesto de pié. No será una salida fácil para el pueblo heleno, pero han elegido transitar el dolor con dignidad nacional, con sus propias recetas, con sus propias políticas y con su sistema de prioridades, que nunca tuvieron en cuenta los personeros de la Troika. Personajes deshumanizados de Bruselas en el Banco Europeo, líderes conservadores y racistas como los alemanes y franceses, que desprecian a un pueblo europeo sureño, con las mismas categorizaciones sociológicas con las cuales estigmatizaron y lo siguen haciendo, a los pueblos latinoamericanos, africanos y asiáticos. Instituciones globales como el FMI o el Banco Mundial, herramientas de políticas de dominación del Grupo de los 7, que se sirve del pleno de Naciones Unidas para sus intentos desestabilizadores de los pueblos, como Libia, Siria, Irak, Afganistán, Yemen, Ucrania, Honduras, Paraguay, entre otros agredidos, con supuestas recetas de lo "politicamente correcto", como el Consenso de Washington y el Plan Brady en el siglo pasado y el TISA hoy o el ALCA ayer, para someter las economías regionales, a las necesidades del comercio de los países centrales.


La explicación de la crisis griega tiene sin dudas múltiples factores, desde gobiernos sumisos a los dictados internacionales, hasta los propios griegos adinerados que han fugado del país una cifra cercana a los 150 mil millones de euros, de los cuales mas de 80 mil millones, se encuentran en bancos suizos. Otra verguenza se expresa en la compra compulsiva de armas de última generación, aún en el 2010 en plena discusión de la renegociación de deuda, los alemanes y franceses exigieron las compras de submarinos, misiles y tanques, mas aviones por la suma de 9 mil millones de euros mas, como forma de acceder a los desembolsos necesarios para pagar deuda. Es decir, para pagar deuda "te presto mas si me comprás", alimentando el complejo industrial-militar de esos países centrales.


Sin embargo la explicación que enarbolan los dueños del poder, es que los pueblos del sur europeo son vagos, no trabajan, no producen, viven de la burbuja, como si la misma no hubiese sido impuesta por el sector financiero, que en su necesidad de lavar dinero sucio,blanquear economías "non sanctas", ofreciendo por décadas sistemas de endeudamientos, corrompiendo sistemas institucionales, gobiernos y bancos locales, avanzando sobre las esperanzas e mejoramiento, necesidades y sueños de los pueblos.


Hoy dicen que Grecia no tiene salida, que se hundirá en el fango del aislamiento y el bloqueo. No es verdad, no es necesario alinearse como soldados de la Troika para tener futuro, hacen falta en cambio , políticas nacionales, populares que apoyen el consumo interno, que abran nuevos mercados, que posibiliten el bienestar de la población, mientras se corrigen las variables macro económicas. La terceras monedas salvaron a la Argentina y permitieron romper el corset de endeudamiento producido por el saqueo a la población, no se salió a defender los bancos, se comenzó a reparar el daño al pueblo argentino, como prioridad, Se planteó un proceso de desendeudamiento que produjo la quita mas importante de la historia, sobre el capital, logrando en dos reestructuraciones, 2005 y 2010, el 93% de adhesión. Se canceló dueda con el FMI por lo cual se evitó el control financiero imperial sobre las cuentas nacionales. Se recuperaron los Fondos Previsionales que permitieron y permiten políticas activas que amplían derechos sociales, protegen el trabajo y promueven la industrialización del país. Entonces, si que se puede, aunque hoy el país sea atacado por la Troika, a través de los Fondos Buitres, para evitar el efecto contagio de una economía en expansión, que ha diversificado sus mercados, ha evitado la primarización de su economía y se ha negado a endeudarse en los términos financieros de la extorsión global.


Desgraciadamente, la guerra es una salida a esta situación, guerra que como ya ha planteado el Papa Francisco, se está desarrollando en diferentes frentes, con ejércitos mercenarios pagados por estos mismos sectores, que del petróleo, la venta de armas y la industria farmaceútica, pretenden el manejo global de los recursos, con una apropiación de riquezas que deja fuera, a la interperie y el hambre a mas de tres mil millones de personas en el mundo. El rol del papa no es menor en un mundo en crisis, llamando a la distribución de las riquezas, a paliar el hambre, a terminar con los conflictos, como una voz solitaria en medio de los gritos estentóreos de los líderes mundiales, que claman por el respeto de las "reglas del juego". Reglas impuestas por la fuerza de las armas, por los golpes de estado, por los derrocamientos sangrientos, por las presiones mediáticas, por los intentos desestabilizadores. No son reglas, son condiciones de rendición incondicional al capital financiero internacional.


Sin embargo es probable que los pueblos europeos reaccionen ahora, junto a Grecia, se pongan de pié, exijan sus derechos ciudadanos ante la ofensiva, cada vez mas violenta de los gobiernos conservadores, que proponen ajustes mas ajustes, desamparando, enviando a la marginación social a millones de personas, que hasta ayer nomás tenían una vida. Esos mismos gobiernos que promueven el racismo contra los inmigrantes, provocando una lucha de pobres contra pobres, de inmigrantes de poblaciones lejanas agredidas por ellos mismos como los libios que huyen de su país arrasado por las potencias europeas,en su afán petrolero; sirios e iraqueses sacudidos por un ejército mercenario, que intenta crear un estado tapón en esa frontera, creando terror; yemenitas que escapan de una guerra civil provocada por occidente, y podría seguir la lista con los pueblos africanos saqueados en sus riquezas de petróleo y minerales sólidos, como diamantes y litio.


Es sin dudas el comienzo del fin, de una época donde la humanidad estuvo muchas veces al borde del holocausto, como lo está hoy. Los temas del calentamiento global que pone fecha a la desaparición de la especie humana, la alimentación sustentable como respuesta al hambre de miles de millones, la lucha por los recursos naturales, todo ello puede quedar sumergido y postergado, en una lógica de guerra que nadie dice querer, pero que muchos dirigentes mundiales empujan, sino miremos Palestina y la limpieza étnica que se produce diariamente, ante el silencio mundial.



Geopolítica de la seguridad en América Latina: un antes y un después en seguridad

Miguel Angel Barrios, Norberto Emmerich y Yesenia Torres Curiel La Editorial Biblos de Buenos Aires acaba de lanzar el libro "Ge...