domingo, 25 de febrero de 2018

LOS TRABAJADORES ARGENTINOS SE HAN MOVILIZADO


Carlos 'Pancho' Gaitán

Buenos Aires, 23 de febrero de 2018.



La convocatoria a la movilización  y al acto público del 21 de febrero, que tuvo la extraordinaria respuesta de más de 300.000 trabajadores y trabajadoras movilizados, tuvo su origen en la reunión de dirigentes sindicales del 18 de enero pasado, que produjo un documento llamado "DECLARACIÓN DE MAR DEL PLATA".
Esta declaración, llevada a la reunión del Consejo Directivo de la CGT -tal como reza el acuerdo-, fue aprobada con quórum suficiente por el máximo cuerpo ejecutivo de la Central, reunido el 31 de enero con la ausencia -entre otros- de uno de los triunviros, Héctor Daer, quien desde un comienzo se opuso  a la propuesta, representando al bloque sindical que tiene mejor relación con el gobierno del presidente Macri, el que va más allá de los grandes gremios denominados "Los Gordos", ya que comprende a otros que tienen o pretenden beneficios individuales o -al decir de cierta prensa oficialista-, los que tienen dirigentes "apretables", por "no tener los papeles en orden".

Dicho documento, sumamente crítico a la administración del Estado por su política en contra de los intereses populares y claramente en favor de los intereses empresarios y de los negociados de los funcionarios del Gobierno, fue el marco de la propuesta del Acto del 21F que expusiera, leyendo,  Juan Carlos Schmid, único triunviro de la conducción de la CGT presente en el acto, definiendo la línea propuesta.

Schmid recordó el marco y la línea de la convocatoria, que denuncia al gobierno en su acción de estos más de dos años, cuyas consecuencias han sido:
a) Hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios.
b) Condonar y blanquear las deudas de los evasores.
c) Rebajar el sueldo de jubilados, pensionados y los programas sociales.
d) Llenar las góndolas argentinas con productos extranjeros, que conspiran contra el trabajo de los argentinos.
e) Endeudar el país de manera inaudita.
f) Hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres.

POR ELLO DECIDIMOS
1- Repudiar enérgicamente los recortes a los jubilados, reclamar la derogación de la ley sancionada  en la materia y poner a disposición de los compañeros nuestro servicio de asesoramiento jurídico gratuito, para iniciar acciones judiciales y todas las medidas pertinentes.
2- Exigir negociaciones paritarias libres sin tope.
3- Habida cuenta de que el Poder Ejecutivo impulsó la reforma laboral en un contexto donde la verdadera intención era la de sancionar la Reforma Previsional, que conlleva la rebaja del ingreso de los sectores más desprotegidos  de la sociedad, decidimos no acompañar el proyecto de reforma laboral presentado en el Senado por el Poder Ejecutivo.
4- Rechazar el DNU 27/18, particularmente en lo atinente a los temas laborales (inembargabilidad de sueldos, tal como rezan los acuerdos de la OIT), prohibición de disposición de los fondos del ANSES para la timba financiera, desfinanciando el sistema de seguridad social, por ser notoriamente anticonstitucional.
5- Apoyar y acompañar activamente  a las Organizaciones que se declaren en conflicto en razón de estos fundamentos expresados en el presente documento.
6- Requerimos a los Legisladores que no acompañen con su voto la sanción de leyes que vulneran y cercenan derechos de los trabajadores y de los sectores más desprotegidos de la sociedad.


Estos fundamentos, así concretamente expresados por el Dirigente de la CGT, constituyeron el marco político de los reclamos expresamente acordados en el Movimiento Obrero incluso con la participación de algunos de los dirigentes que, por razones inexplicables pero sabidas, se "bajaron" de la convocatoria, aceptando el bochorno de designar delegados para que acompañen al Ministro de Trabajo a Europa, siendo cómplices de políticas de dudosos fines.
Serán sus afiliados los encargados de analizar y juzgar sus conductas.

El contenido de los discursos de los dirigentes que expusieron desde el palco, tiene que ver con la manera en que cada uno ve o expresa sus problemas, estados de ánimo o preocupaciones, pero no modifica el planteo de fondo, sino que lo enriquece o lo matiza según la propia visión y animosidad.

Queda en claro el compromiso democrático de los trabajadores y la decisión inclaudicable de lucha en defensa de los intereses de los trabajadores y el pueblo,  la composición polifacética del movimiento de trabajadores, con el reconocimiento a los trabajadores de la economía popular y a los trabajadores desempleados, así como la proyección del Movimiento más allá de conducciones transitorias en el tiempo, como lo demuestra su propia historia forjada desde fines del siglo XIX.




HACIA UNA REVALORIZACIÓN DE LO MILITAR EN LA POLÍTICA SUDAMERICANA

Miguel Ángel Barrios y Carlos Pissolito 09.10.2018 Para empezar: Digamos que la forma en que las distintas culturas a lo largo de la...