domingo, 8 de abril de 2018

Causas probables y posibles de la desaparición del submarino ARA San Juan


Miguel Ángel Barrios, Carlos Pissolito
06/04/2018

1. INTRODUCCIÓN
Para empezar, hay que comenzar diciendo que la pérdida del submarino ARA San Juan es la tragedia naval más importante de la historia argentina en tiempos de paz. Incluso, considerando la pérdidas sufrida en la Guerra de Malvinas, cobra relevancia en función de los muchos y oscuros puntos de contacto entre esta pérdida y el mencionado conflicto.
Para seguir, hay que afirmar que la dilucidación o no de las causas que produjeron esta pérdida tendrá graves consecuencias. Tanto, en el funcionamiento y en la evolución de nuestras fuerzas militares, como en las mismísimas instituciones de la República.
Pero, sabiendo que el tiempo y el espacio son tiranos vayamos al grano. Paso a paso, pero en forma directa.
Lo que vamos a plantear es lo que, metodológicamente, se denomina una conjetura. Vale decir un juicio que suponemos cierto, pero que, aún, no se encuentra ni puede ser demostrado.
Es más, nuestro nivel de certeza se moverá entre los límites de lo posible -todo que pudo, lógicamente, suceder- y de lo probable -lo que pudo, más probablemente, haber sucedido.
En este orden de razonamiento, distinguimos tres cuestiones. A saber: las causas que son las que dominan un efecto, las condiciones que los facilitan o dificultan y las circunstancias que los rodean.
Hemos seleccionado, a priori, una serie de hipótesis que nos parecen posibles todas y algunas más probables dadas las causas, las condiciones y las circunstancias que creemos rodearon a cada uno.
Finalmente, para su valoración nos hemos guiado por el denominado Teorema de Ockham que sostiene que en igualdad de causas, condiciones y circunstancias la explicación más sencilla suele ser la más probable.

2. DESARROLLO
a. Situación:  Si algo caracteriza a la solución del problema que nos proponemos solucionar, al menos en parte, y solo del punta de vista teórico plantea, ab initio, una gran complejidad. Pues se superponen varias capas como la de los antecedentes históricos, las cuestiones técnicas, operativas, del derecho internacional público, políticas y geopolíticas.  Trataremos de analizar cada una de ellas, para después, proceder a la necesaria síntesis que nos permitan arribar a nuestras conclusiones.
b. Problema:
Evaluar las causas probables y posibles de la desaparición del ara san juan y emitir una opinión fundada sobre sus posibilidades de ocurrencia.
c. Antecedentes:
1) Históricos: La historia del problema se inicia en el ambicioso Plan de Construcciones Navales elaborado en la 3er presidencia del Tte Grl Juan Domingo Perón no sólo con la idea central de disponer de una flota de submarinos, sino, con el mucho más ambicioso de montar una flota de los mismos. Al efecto, se logró la colaboración de la fábrica alemana Thyssen Nordseewerke de Emden, Alemani, probablemente uno de los mayores expertos en la materia a nivel mundial. Al efecto se construyó el Astillero Ministro Domecq García.
2) Posteriormente, con otra visión del Estado y sus funciones, durante la presidencia del Dr. Carlos Menem se tomó la decisión política de dejar sin efecto tan ambicioso proyecto cuando ya se encontraban en el país 2 submarinos tipo TR1700 construidos en Alemania y con 4 más en distintos niveles de completamiento en el astillero argentino.
Luego, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, se procedió a la reactivación parcial del mencionado astillero, a los efectos de que estuviera en condiciones de proceder a las reparaciones de media vida del ARA San Juan. Cabe destacar que más allá de los puntos altos y bajos de esta evolución, no se puede negar que más allá de la corta vida del proyecto original, los recursos presupuestarios destinados para el mantenimiento de estos buques -de por sí costosos- fue en constante disminución con las consecuencias que analizaremos más adelante.
3) Técnicos: El arma submarina tiene, a nivel mundial, una larga historia de empleo operacional que nos orientan sobre su empleo. Como tal, es un arma ofensiva de primer orden destinada, principalmente, a hundir barcos y buques enemigos en el marco de una estrategia naval que puede orientarse, ya sea a una única batalla naval decisiva en concurso con otros buques de la flota o a la interrupción del tráfico marítimo enemigo, en solitario o en manadas de submarinos. Secundariamente, los submarinos han sido empleados para el sembrado de minas, buzos, espías y en forma excepcional como medios de transporte logístico.
4) Lo que ha caracterizado siempre al arma submarina ha sido su discreción y su capacidad de atacar blancos de alto valor, tanto en alta mar como en lugares protegidos como puertos. Sin embargo, su eficiencia -dada su relativa baja velocidad-  ha estado atada siempre a una buena selección previa de sus zonas de patrulla.
5) Operativos: La Armada Argentina opera submarinos, de distinto tipo desde hace varios años, pero no cabe duda que su mejor experiencia tiene su origen en el Conflicto por las Islas Malvinas y otras dependencias del Atlántico Sur. A posteriori del mencionado conflicto la flota de submarinos, como la flota en general y las FFAA en su conjunto, sufrieron un progresivo deterioro, tanto en sus medios materiales como humanos, especialmente, en su adiestramiento. Circunstancias que se fueron transformando en condiciones favorables para la ocurrencia de accidentes operacionales de distinta magnitud. Llegando, incluso, a ser una causa posible/probable del problema planteado.
6) Por otro lado, sabemos que en la oportunidad de la desaparición del ARA San Juan realizaba la mayor maniobra de su flota de mar en las últimas dos décadas.
7) Legales y políticos: Todo conflicto bélico que concluye lo hace con los vencedores imponiendo sus condiciones a sus vencidos. Malvinas no fue una excepción, aunque se encuentra muy lejos de conformar lo que los aficionados a la estrategia catalogan como una ‘rendición incondicional’. Obviamente que hubo condiciones y éstas se encuentran expresadas en los Acuerdos de Madrid firmados durante la presidencia de Carlos Menem en 1990, posteriormente ratificado por otros instrumentos legales. En el tema que nos ocupa, son especialmente importantes las exigencias acordadas de la notificación mutua de ejercitaciones militares en una extensa área del Atlántico Sur y delimitada al efecto.
8) En virtud de los Acuerdos de Madrid, firmados el 15 de febrero de 1990, entre los representantes de la Gran Bretaña y de nuestra Nación se estableció, claramente, en su Anexo I, que la República Argentina informaría con 25 días de anticipación a las autoridad militar isleña la presencia de unidades de combate; tales como: buques o aeronaves equipados con sistemas de armas o medios de poder ofensivo o con capacidades de proyección ofensiva (ejemplos navales: portaaviones, cruceros, destructores, fragatas, corbetas, lanchas rápidas, submarinos, buques anfibios o buques que transporten tropas; ejemplos de aeronaves: aviones de ataque, interceptores, bombarderos, aeronaves portadoras de misiles o que transporten tropas).
Obviamente, que el ARA San Juan califica como un arma con poder ofensivo. Ergo, su movimiento dentro de la zona delimitada por el mencionado tratado y que es tan amplia que se extiende a menos de 300 Km de nuestra línea de costa patagónica.  

d. Análisis:
Del análisis de los antecedentes históricos, técnicos, operacionales, legales y políticos surgen las siguientes hipótesis:

1) Hipótesis 1 - Causas endógenas:
a) Problemas de mantenimiento: No cabe dudas, tal como lo ha afirmado el propio Ministro de Defensa: ‘El submarino estaba en condiciones de navegar, pero no de combatir’ que la misma presentaba varios problemas de funcionamiento ocasionados por un mantenimiento incompleto y muy probablemente defectuoso, pues ha sido la propia fábrica de sus baterías quién lo ha manifestado. Desconocemos el alcance exacto de ambas afirmaciones, pero desde el punto de vista teórico, constituyen una razonable probabilidad de ocurrencia como causa probable para un incidente mayor.
b) Mala maniobra del submarino: Algunos expertos con conocimiento práctico de las tareas de un capitán en situaciones de emergencia han criticado la decisión de volver a sumergirse una vez producido el 1er incidente con las baterías de proa. Deducen que a partir de esta decisión se volvió a repetir el incidente inicial, pero en una magnitud en la que no pudo ser controlado echando al submarino a pique.

2) Hipótesis 2 - Causas exógenas:
a) Ataque militar externo: Hay quienes sostienen que el submarino fue hundido por la acción directa de un submarino, buque o helicóptero antisubmarino perteneciente a la guarnición militar británica estacionada en las Malvinas. Si bien, diversas imprecisiones por parte de la propia Armada y del Ministro Coordinador ponen dudas razonables sobre la verdadera misión, derrotero y ubicación del submarino al momento del incidente, determinadas cuestiones dificultan la ocurrencia de un evento de estas características. A saber: la propia naturaleza de la lucha antisubmarina (dificultad para localizar al submarino y producción de muchos restos en caso de ataque exitoso) y el hecho que tal hundimiento sólo podría haber sido ordenado por la máxima autoridad política de la Gran Bretaña, tal como ya ocurrió en situación de guerra con el hundimiento del crucero ARA Grl Belgrano. Sin embargo, la falta de prolijidad en el suministro de la información oficial, originada en el Ministerio de Defensa, sumado a otras circunstancias que no mencionaremos, pero que no hacen más que acentuar estas desprolijidades, nos llevan elevar el nivel de ocurrencia de esta hipótesis.
b) Ataque civil externo: Otros sostienen que habría sido un pesquero de nacionalidad china el que habría embestido el submarino produciendo su hundimiento. Si bien sabemos que estos intentos de colisión son relativamente frecuentes contra buques de superficie, tanto de la Armada como de la Prefectura Naval, resulta difícil imaginárselo contra un submarino que permanece sumergido la mayor parte del tiempo o que a lo sumo sube a profundidad de periscopio para recargar sus baterías.
c) Accidente operacional inducido: Finalmente, más recientemente, ha surgido la teoría de que el submarino habría chocado con una mina de orinque dejada por las fuerzas argentinas frente al acceso a Puerto Argentino durante el conflicto de 1982. Hasta donde sabemos dichas minas fueron retiradas, en su totalidad, por la Royal Navy inmediatamente finalizado el conflicto.12

3. CONCLUSIONES:
Creemos que luego del análisis de los antecedentes seleccionados su síntesis surge naturalmente. Lo más probable es que el ARA San Juan haya naufragado por vicios inherentes a su mal estado general, producto de un deficiente mantenimiento originado en problemas  insalvables durante su reparación de media vida, agravado y/o no solucionados por la ausencia del mantenimiento preventivo antes de su partida.
Lo dicho no implica, necesariamente, descartar otras hipótesis, igualmente posibles, pero menos probables, como la mala maniobra ordenada por su capitán o, incluso, la participación de algún agente externo en su hundimiento.
Para terminar, solo nos quedan dos ideas pendientes. La primera, la expresó -en uso de un pseudónimo, el soldado que firma esta nota. Cuando anticipó, en su momento, la posibilidad de un Cromañón militar, cuando analizó  la progresiva pérdida de las  capacidades militares de nuestras FFAA, en un artículo publicado en el 2006:
¿Cómo podría materializarse este cromagnon castrense? No lo sabemos, podría tener la manifestación externa, por ejemplo, la una sucesión de trágicos accidentes o adquirir una forma más inmaterial como el fracaso logístico o de transporte a una operación de paz en el exterior o a una misión antártica. Las formas son secundarias, el punto estará dado por un acontecimiento que pondrá al descubierto falencias profundas, iniciando la conocida cadena de recriminaciones y culpas.
La segunda idea es el pensamiento de un investigador y docente con sentido nacional, quien sostuvo desde el principio (se trata del coautor de esta nota Miguel Ángel Barrios) que el gobierno Argentino padecía de una improvisación absoluta al hacer incursionar al submarino en aguas del Atlántico Sur perteneciente a la zona de autoexclusión militar y económica inglesa de acuerdo a la declaración de Madrid de 1990. (Sin explicación oficial crecen las sospechas sobre el submarino Argentino. Declaración del Dr Miguel Ángel Barrios a la periodista Telma Luzzani https://77mundo.sputniknews.com ).

Discurso del presidente Néstor Kirchner al anunciar el pago adelantado al FMI

 15 de diciembre de 2005 Tenemos la firme convicción de superar la Argentina de los   viejos y recurrentes problemas. Por mandato po...