viernes, 8 de marzo de 2019

Perón Está En El Futuro


Iciar Recalde

Desde hace setenta años los caminos que recorre la Argentina se disciernen en la interna peronista. Hay quien afirma que saltar por sobre un problema no es lo mismo que resolverlo: el resuelto desaparece, el saltado, vuelve. El peronismo de la postdictadura, fundamentalmente durante la década de ’90, había “saltado” varios problemas que hasta el día de hoy retornan constantemente para ponerlo en crisis. Una identidad reñida, donde abrevan si no todos, muchos y diversos: desde los que continuamos considerándolo un movimiento de liberación hasta los que lo circunscriben a la desnuda maquinaria de conquistar poder incluso a costa de la entrega del patrimonio nacional y la miseria de los argentinos.
El 22 de noviembre del 2015 el peronismo sufrió una derrota electoral que, aun cuando la responsabilidad mayor haya que escudriñarla en la estrategia política de la conducción del movimiento nacional, impone forzosamente la necesidad de una reflexión sobre sus causas recientes y remotas. Algo debe estar fallando en nuestras filas para que una propuesta como la de Cambiemos, desembozadamente liberal y dependiente del imperialismo, nos haya vencido en las urnas.
Tengo grabada a fuego una sentencia del más hábil armador político de los últimos 30 años, el recientemente fallecido Juan Carlos Mazzón. “Peor que la traición es el llano”, dictamen que traducía para muchos de mi generación una especie de “actualización doctrinaria” que nos negábamos a asumir porque, sin ninguna clase de tapujos, ponía en duda la supervivencia “resistente” de un peronismo enquistado en el Estado y certificaba además el repliegue movimientista de su hegemonía entre 1989 y 2015. Néstor Kirchner organizó intelectualmente el FPV sintetizando dos imaginarios caros a la tradición del nacionalismo popular: el setentista y el del peronismo clásico de los años ’50. En esa operación se omitían dos momentos claves, nuevamente y para algunos de nosotros, de manera inaceptable: el del reinado peronista de los ’90 y, aun yendo más atrás, el de la transfiguración del peronismo operada en los años ’80 que había determinado un hecho político sustancial: el peronismo entregaba sus banderas y firmaba al pie de la democracia liberal con el objeto de construir representaciones que le otorguen duración y competitividad política y que hoy explica, entre otras cosas, la existencia de “liderazgos” como los de Macri.
Quizá sea este el momento de que las organizaciones libres del pueblo nos animemos a intentar una nueva actualización doctrinaria que permita forjar un peronismo que recupere, para terminar de saldarla, la revolución nacional inconclusa por la violencia oligárquica de 1955 y de 1976. Estas breves líneas se escriben con ese objeto y parten de una certeza fundante: el camino para la recuperación del peronismo y del país es el derrotero que nos lleva a las fuentes. En tal sentido, el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, testamento político del General Perón, constituye una hoja de ruta fundamental donde escudriñar las aristas del Proyecto Nacional que la Patria demanda: no está atrás en el pasado como pieza de museo a visitar, sino adelante señalando los desafíos del porvenir.
La historia es la conciencia de la patria. La incomprensión de los nacionalismos populares latinoamericanos, en especial del último peronismo, hace que aquellos intelectuales que construyen su pensamiento desde miradas coloniales ignoren el acontecer de su tiempo. En las usinas de producción del saber académico este desencuentro proviene de aquella época remota en que Carlos Marx caracterizaba al libertador Simón Bolívar como “caudillo salvaje” y expresión acabada de la barbarie. Términos demasiado conocidos desde entonces en nuestro devenir histórico. De tal desventura, la ciencia social se alejó todo lo posible del drama real de la Argentina, aún en aquellos casos que parecía indagarlo. Escudada por un supuesto “rigor científico”, se vio impregnada hasta la médula del empirismo sociológico norteamericano del marxismo leninismo petrificado en una escolástica colonizada. La coincidencia entre ambos se manifestaba en la negación mancomunada de la cuestión nacional de América Latina. Según los casos, se trataba de batallas entre la burguesía y el proletariado en el interior de cada Estado o de fundar el crecimiento económico mediante la copia acrítica de modelos extranjeros, a secas, de remachar de un modo elíptico una y otra vez la versión provincial de una historia falsificada.
La hora crucial del panorama político que vive nuestro país y la región en su conjunto demanda la puesta al día de aquella exigencia que hiciera el General Perón de volver los ojos a la patria dejando de solicitar servilmente la aprobación del extranjero en el análisis de la marcha del movimiento nacional que logre integrar la totalidad de las fuerzas coaligadas en una tarea ineludible. Apartados de la búsqueda ciega de modelos foráneos, es necesario concentrar la mirada sobre nuestra historia reciente que ofrece múltiples ejemplaridades de defensa de lo nacional. Allí donde se apoyan los grandes cambios de la conciencia política que emergen en los tumultuosos desplazamientos de las masas laboriosas. Para eso debemos leer y entender las lecciones del subsuelo de la patria. Con humildad, interpretar las preocupaciones y anhelos del único actor constante de las transformaciones sociales y políticas del país de ayer y de hoy: los trabajadores argentinos y los millones de hombres y mujeres que forman parte de esos inmensos movimientos sociales que empujan por una patria justa.
II
Perón fue un hombre de su tiempo. Vivió con intensidad el siglo de las revoluciones y contrarrevoluciones, experimentó la declinación del imperialismo inglés, la victoria de la Revolución Rusa, el creciente poderío norteamericano, la irrupción del protagonismo de las masas populares y el fortalecimiento de los Estados nacionales, la brutalidad de las dos guerras mundiales, el acaecer de la posguerra y la guerra fría, los procesos descolonizadores en África y Asia, la Revolución China de 1949, la Cubana de 1952. En su tierra, vivió el derrumbe del país agroexportador, el ascenso del yrigoyenismo y la integración al sistema de vastos sectores medios, conjugado con los primeros intentos de industrializar la estructura dependiente del país que engendrarán, paulatinamente, a su propio verdugo: la clase obrera que irrumpirá incontenible y bajo su conducción en 1945. Perón impulsó el proceso de industrialización, generando grandes transformaciones estructurales en la economía, expandiendo el mercado interno y redistribuyendo el ingreso nacional hacia los sectores populares.
Su programa de gobierno en el período 1946-1955 se concentró en las tres banderas que aglutinaron doctrinariamente al Movimiento: independencia economía, soberanía política y justicia social. Perón trastocó la estructura semicolonial del país con una audacia inédita en la historia de la Argentina moderna, enfrentando constantes embates y violentas presiones internas y externas. La legislación obrera, el voto femenino, la nueva Constitución, las nacionalizaciones del patrimonio nacional enajenado, la dignificación de los sectores históricamente postergados se hicieron contra viento y marea amparados en la movilización popular como instrumento central de su política.
La contrarrevolución de 1955 y el itinerario de gobiernos entreguistas que le siguió enfrentó una organización social que resistió la proscripción desde los sindicatos, las unidades básicas, los barrios y los múltiples espacios que se reproducían como pólvora al calor de la lucha y de la incorporación de una nueva generación de jóvenes obreros y estudiantes. Etapa donde el peronismo actualizó la doctrina hundiendo sus raíces en viejas tradiciones sanmartinianas, montoneras, rosistas, de manera heterodoxa y plural. Allí descansan el sueño de los justos sindicalistas y militares patriotas, intelectuales brillantes y miles de argentinos vencidos por la maquinaria sanguinaria de la oligarquía. Sin embargo, la historia demostró que tenían razón: que la razón de la patria era infinitamente superior a la racionalidad mezquina de los que pretendían avanzar a costa de convertirla en factoría.
III
Durante más de dieciocho años de exilio, millones de argentinos pelearon por el regreso de Perón a la patria. Como el gaucho pobre del poema hernandiano, había vuelto, decidido: “A ver si puedo vivir/ Y me dejan trabajar”. El objetivo de su retorno fue fiel a su doctrina y a su historia: no se alejó ni un ápice dela concepción nacional, antiimperialista y latinoamericana de sus primeros gobiernos. A sus ojos, la reconstrucción del país continuaba teniendo como columna vertebral al movimiento obrero organizado. El medio para alcanzarla era la Unidad nacional y la reconstrucción del hombre argentino a través del Pacto Social, el diálogo plural con las fuerzas políticas y la puesta en marcha de un Plan Trienal.
El país con el que se encontró era muy otro al que había dejado y los enfrentamientos políticos acontecidos dentro del movimiento nacional se evidenciaron rápidamente. Sectores juveniles radicalizados retacearon su apoyo cuando no, disputaron lisa y llanamente la conducción del proceso, abriendo paso a la profundización de las fricciones internas que decantaron en una espiral de violencia creciente entre distintos grupos que, desaparecido el General en julio del año 1974 se ahondó aún más durante la presidencia de Isabel, y desembocó trágicamente en una dictadura mucho más feroz que las anteriores.
Cientos de textos de escarnio y prevaricación se han escrito en torno al último Perón. Lo real es que antes de este desenlace trágico, el General se erigió como único garante del proyecto emancipador en el que estaba empeñado. Entonces, ganó las elecciones presidenciales con un 62 por ciento de votos. Y lo cierto es que entre el 25 de mayo de 1973 y el 1 de julio de 1974 condujo una política que fue capaz de contener la inflación, elevar el salario real, reducir el desempleo, aumentar la participación de los trabajadores en el PBI, consensuar una Ley de contratos de trabajo, reactivar el mercado interno y fomentar la producción industrial, nacionalizar la banca y el comercio exterior, reglamentar el capital extranjero, diseñar un Plan para el autoabastecimiento energético, incorporar al país al Movimiento de Países No Alineados, expulsar las misiones militares extranjeras de suelo argentino, intentar recuperar diplomáticamente las Islas Malvinas, romper el bloqueo a Cuba, resolver viejos conflictos limítrofes, abrir nuestro comercio a China, la Unión Soviética y los países socialistas, entre las medidas más relevantes.
IV
Y en ese escenario de grandes fraccionamientos de la alianza que había peleado por su regreso, con casi ochenta años y la salud quebrantada, Perón diseñó su último aporte al país: el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, síntesis acabada del estadista y líder político más importante que ha dado el Continente. En sus páginas y adelantándose a su tiempo histórico, reflexionó sobre los modos de revertir la dependencia colonial del país, el rol del imperialismo, las políticas económicas y las formas de organización política de la Nación, la justicia social, el desarrollo de una cultura nacional, la soberanía científico tecnológica, el rol de la Universidad y de los intelectuales, la relevancia de la ecología, la organización institucional del proceso de cambio, etc.
Los objetivos de transformación que habían caracterizado sus primeras presidencias se ratifican en el Modelo Argentino a la luz de las exigencias de un contexto geopolítico regional de avance neoliberal. Perón resumía conceptualmente su Proyecto Nacional en los siguientes términos: “Por más coherencia que exhiba un modelo, no será argentino si no se inserta en el camino de la liberación”. En este marco, y evaluando además los fraccionamientos existentes dentro del movimiento y la necesidad de revertir las profundas problemáticas sociales derivadas de dieciocho años de políticas de extranjerización de la estructura económica nacional y de destrucción de la comunidad y del hombre argentino, planteaba que la Unidad y el Pacto Social eran las alternativas para enfrentar una geopolítica cada vez más hostil a las experiencias de los nacionalismos populares. En su cosmovisión: “El problema actual es eminentemente político, y sin solución política no hay ninguna solución para otros sectores en particular”. El país necesitaba avanzar en la edificación de consensos partidarios y sectoriales como reaseguro para el desarrollo de una política de reconstrucción nacional y cimentar una “Democracia social”. En consecuencia, se estipulaba que: “El primer objetivo del Modelo Argentino consiste en ofrecer un amplio ámbito de coincidencia para que los argentinos clausuremos la discusión acerca de aquellos aspectos sobre los cuales ya deberíamos estar de acuerdo”. Y sostenía: “O profundizamos las coincidencias para emprender la formidable empresa de clarificar y edificar una gran Nación, o continuamos paralizados en una absurda intolerancia que nos conducirá a una definitiva frustración. (…) Los sectarismos no nos conducirán jamás a la liberación.”
En este punto, resulta evidente que la política propuesta se parecía más a la comunidad organizada de sus primeros gobiernos, que al socialismo nacional ansiado por sectores juveniles. Expresaba al respecto: “Este Modelo no es una construcción intelectual surgida de minorías, sino una sistematización orgánica de ideas básicas desarrolladas a lo largo de treinta años. (…) La creación ha nacido del pueblo”. El justicialismo se manifestaba como la identidad propia de un movimiento nacional que debía superar fraccionamientos y reconocerse en el Proyecto Nacional al que aspiraba: “El Modelo Argentino pretende ser, precisamente, la interpretación de esa conciencia nacional en procura de encontrar su cauce definitivo. (…) Seguimos deseando fervorosamente una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana. (…) Una Argentina íntegra, cabalmente dueña de su insobornable identidad nacional”. Esta política nacional debía considerar la integración del país en los procesos que se avenían en América latina y en el mundo y que con claridad meridiana Perón supo prever: “La progresiva transformación de nuestra patria para lograr la liberación debe, paralelamente, preparar al país para participar de dos procesos que ya se perfilan con un vigor incontenible: la integración continental y la integración universalista.”

V
Tenía mucho aún por decir pero ya no había tiempo. Había vuelto a morir a su patria: “Tal vez este sea uno de los mayores aportes que puedo hacer a mi patria. Solo con su entrega, me siento reconfortado y agradecido de haber nacido en esta tierra argentina”. El 1 de julio de 1974 pasó definitivamente a la inmortalidad. Se había despedido poco antes frente a la multitud anunciado que su único heredero era el pueblo y que su palabra sería siempre la “música más maravillosa”.
Volvió a morir a su patria y volverá siempre que los argentinos perdamos el rumbo de la nacionalidad. Está en el futuro, instándonos a hacer realidad su testamento político que, para mayor dicha de nosotros, encuentra en la voz de Francisco su más fiel continuador.



Bolsonaro en Argentina ¿de la muerte del MERCOSUR a la resurrección?

Gabriel E. Merino (UNLP-CONICET, integrante del IdIHCS y del IRI) JUNIO DE 2019 Artículo escrito para Opiniones en el IRI (Instituto...