viernes, 8 de marzo de 2019

La mujer, la comunidad y la familia



Por Iciar Recalde

La Argentina relega hace décadas a millones de compatriotas a la más cruel indignidad pero se apresta a mostrar una delicadeza exquisita en no ofender la sensibilidad de reducidos grupos de activistas de la denominada diversidad que, a través de la victoria del imperio sobre nuestro suelo, reemplazó las grandes discusiones nacionales por la primacía de cuestiones fragmentarias de índole identitaria fuertemente atadas a necesidades emocionales de cariz individualista. Es el costo cultural o, mejor, la legitimación lisa y llana, de la entrega del país al extranjero que permitió que el poder económico foráneo sea gobierno en la Argentina en la carrera de postas entre liberales y progresistas.
La Argentina que fuera una unidad de destino fue devastada por la división alentada por la competitividad de mercado del dios dinero en complicidad con nuestra dirigencia. Aquel patriota que había vuelto casi desencarnado a dejar los últimos girones de vida por la felicidad del pueblo argentino, lo había advertido en el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional. Es el corazón del hombre y de la mujer argentinos, dijo. Hay que sanarlo, requisito para la reconstrucción de la comunidad organizada con centro en la familia, organización genuina de base cultural, comunión de hombres y mujeres capaces de asumir la misión trascendente de ser libres de verdad. Por eso, el peronismo jamás promovió que la mujer reclame poder contra el varón, se le enfrente en una guerra despiadada que haría peligrar el destino colectivo en su conjunto. Todo lo contrario, los antagonismos incitados por el colonialismo cultural para la pelea entre sexos se resolvió no antagónicamente con la organización política autónoma de las mujeres, la Rama femenina, el Partido Peronista Femenino y las Unidades Básicas, dispositivo que convivió con la Rama sindical y la Rama política en igualdad de condiciones. El único enfrentamiento real, Patria-colonia, tuvo como vía de resolución concreta las banderas de soberanía política e independencia económica y justicia social.
La alerta de Perón fue sustituida a partir de 1976 por la avanzada de un proceso de destrucción de nuestra tradición político cultural para poner en su lugar antivalores que son la radiografía despiadada de la primacía actual de la cultura del descarte y la muerte de una Nación a la que le está costando distinguir entre el crimen y la virtud, entre la defensa de la vida y la promoción de la muerte en nombre de supuestas causas nobles y plebeyas. Brutalmente importados, no tienen doctrina ni inteligencia y menos buena fe. Nos ha hecho daños profundos moldeando generaciones de hombres y mujeres inauténticos, que viven de prestado, ojos, oídos, conciencia y sensibilidad. Que confunden el enemigo al límite de señalarlo puertas dentro del hogar y de instituciones que alguna vez forjaron el sentido de misión de nuestro pueblo: es el varón que mata y oprime, es el hijo que coarta libertad, es la autoridad paterna, es el maestro presto a trasmitir una herencia, es la familia como cárcel de la mujer...
A secas, es la guerra contra la Argentina, una Argentina que frente a tamaña involución necesita que el movimiento nacional vuelva a renacer entre los escombros: sin recuperar nuestro ser nacional ínsito en la doctrina de Perón y Evita difícilmente lo logremos. La salida del atolladero donde la Patria agoniza es el camino que nos lleva a las fuentes que vienen clamando desde el futuro como puño premioso contras las puertas de millones de argentinos que sirven a la verdad y están dispuestos a testimoniarla.
Festejemos en familia el día de la mujer.



Bolsonaro en Argentina ¿de la muerte del MERCOSUR a la resurrección?

Gabriel E. Merino (UNLP-CONICET, integrante del IdIHCS y del IRI) JUNIO DE 2019 Artículo escrito para Opiniones en el IRI (Instituto...