lunes, 14 de enero de 2013

Isidro Velázquez, el último Jinete Rebelde

por Juan Godoy

“Isidro Velázquez vive,/ donde descansan los sueños,/ donde se pisa la tierra,/ de aquellos montes chaqueños.Chamamé en homenaje a Isidro Velázquez (sin datos)

“La pobreza, la injusticia/ duele al que las conoció /unos pocos tienen todo,/ los dueños del interior./ Y te rebelaste entonces/ y el poder te condenó/ por eso los mas humildes/ te daban su protección.” Chamigo Isidro Velázquez, Agustín "Kico" Blanco

“Sí, el asaltaba pero no a los pobres, porque no era un asesino como decía. (…) Plata, daba de todo, él siempre estaba con los otros, acciones que perjudicaban a los ricos sí, a veces “un sustito”, les sacaba a ellos nomás.” Testimonio poblador Machagay

“Ni idea donde está”, “no sé quién es”, “nunca lo ví en mi vida”, “creo que lo conocía un vecino que ya no está”, algunas de las frases evasivas de los pobladores de Chaco ante la insistencia de la policía por saber donde estaba Isidro Velázquez, indagación que venía en muchos casos acompañada de golpes, de torturas, etc.  ¿Qué había hecho él por ellos?, ¿a quién se había enfrentado?, ¿qué lazo unía a Don Isidro Velázquez con estos pobladores, para que no dijeran donde se encontraba, para que no dieran algún dato? nos preguntamos.
Isidro Velázquez, “Jinete Rebelde”, había nacido en Mburucuyá, Corrientes, pero su actividad se desarrolló en el Chaco (Machagay, Colonia Elisa, Laguna Limpia, Laguna Blanca, La Verde, etc.). Según los testimonios escritos y que uno puede escuchar en Chaco, era buen pagador de sus deudas, trabajador cumplidor, hasta que tuvo un entredicho con un policía de su pueblo y comenzaron a instigarlo sin que hubiera cometido delito alguno. Así pasa a la clandestinidad (queda “fuera de la ley”) y comienza a “delinquir”, roba bancos, comercios, secuestra a estancieros adinerados, el monte es el lugar en el cual se esconde. Su fama traspasaba las fronteras provinciales, su historia se comentaba en todo el norte chaqueño hasta Paraguay, Formosa y Corrientes. Esa zona donde las fronteras se desdibujan y se comparten vivencias, tradiciones, cultura, etc. que nos demuestran la arbitrariedad y artificialidad de muchas de las fronteras de nuestros países y nos re-encuentran con la Patria Grande.
El “Jinete Rebelde” actúa entre 1961-1963 y 1964- 1967, años en los que la policía de Chaco tuvo más de un “dolor de cabeza”, al no poder dar con el “bandido rural”. Incluso va a lanzar un gran operativo en que más de 800 policías salieron en su búsqueda. Velázquez (y su lugarteniente Gauna) pueden evadir el operativo, al cual va a comenzar a llamarse “Fracaso”. Los medios de comunicación (especialmente la revista Así y Gente, y el periódico El Territorio) van a actuar en este caso, ya sea estigmatizándolo como bandido, y difundiendo información falsa por radio para despistar de los movimientos que realizaba la policía. Nos preguntamos ¿cómo podía huir a tamaño operativo? Muchos le atribuyen poderes mágicos tales como puntas de pañuelo que le indicaban por donde venía la patrulla policial y lo orientaban en su huida, el sapucay (grito de guerra) que inmovilizaba a los perseguidores como también su mirada, incluso llegaba a burlarse de la policía como cuando al huir dejaba en los árboles pegados carteles burlándose de sus perseguidores. No pretendemos negar las creencias de los pobladores, no consideramos aquí tampoco a la religión como un opio. No obstante sumamos a ello, y consideramos fundamental para sortear la persecución cómo la población lo ayuda, por ejemplo dándole información falsa a la policía, escondiéndolo en sus casas, dándole de comer, etc. ¿por qué lo ayudaban? resulta fundamental para entender la pregunta inicial. Isidro Velázquez, cómo sostuvimos anteriormente le robaba a los estancieros, hacendados, personajes adinerados de la provincia del Chaco (también llegaba a secuestrarlos y pedir rescate a cambio). Este “botín” era repartido por el “gaucho alzado” entre los sectores populares de los pueblos en los que actuaba, pidiéndole protección a cambio. Así, estos sectores desposeídos se identificaban con la figura de Isidro, porque los ayudaba, porque se enfrentaba a los poderes concentrados, a las clases dominantes, a la oligarquía (la sociedad rural llegará a ofrecer 200 mil pesos moneda nacional por la “cabeza de Isidro”). La población se identifica con un personaje que humilla a los sectores de la sociedad que la oprimen. De ahí, con la relación íntima con los sectores populares, Isidro tejerá un lazo bien fuerte que le permitirá continuar con su accionar. Roberto Carri, sostendrá que allí se encuentra una forma pre-revolucionaria de la violencia.

Recién para 1967 podrán alcanzarlo y darle muerte por la “traición” de una maestra, Leonor Marianovich Cejas y de un cartero, Ruperto “Lula” Aguilar, lo cual será escrito por Oscar Valles en “El último Sapucay” (chamamé que será prohibido por la canalla dictatorial): “Camino de pampa bandera,/ lo esperan en una emboscada,/ y en una descarga certera,/ ruge en la noche la metrallada./ Isidro Velázquez ha muerto,/ enancando a un sapucay,/ pidiéndole rescate al viento,/ que lo vino a delatar”. Lo matan exactamente el primero de diciembre en un gran operativo, el “Operativo Silencio” ¡que nombre! Nos preguntamos ¿qué querrían silenciar?, seguramente a las masas oprimidas que primeramente se vieron identificadas con el accionar de Isidro Velázquez y luego lo convertirán en santo.

Otras historias se entremezclan con la de Isidro Velázquez, que se relacionan con la conformación de nuestra identidad como pueblo, con nuestras luchas nacionales. Así vemos que años más tarde desaparecerán al joven sociólogo Roberto Carri (con su mujer, Ana María Caruso) quien había escrito sobre Isidro, posteriormente su hija Albertina Carri dirigirá “Los Rubios” que trata sobre la vida y desaparición de sus padres, asimismo algunas versiones señalan que Velázquez y Gauna había entablado relación con las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), Pablo Szir quien dirigiera una película en los ‘70’s desaparecerá y no quedarán rastros de su película (otra copia es rota por el editor, por miedo, y algunas versiones señalan que podría haber una copia en Cuba), hace poco tiempo se estrenó una nueva película, diferentes cantantes relatarán su historia. El 1º de diciembre será decretado como el día de la policía del Chaco, por el asesinato de Isidro Velázquez que, al mismo tiempo será santificado y todos los primero de Diciembre los devotos se acercarán al santuario a rendirle homenaje.

Maldonado, mapuches y soberanía nacional

Aritz Recalde, octubre 2017 Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto luego de intervenir en una protesta en la pequeña localidad d...