lunes, 12 de septiembre de 2016

UN GOLPE A LA DEMOCRACIA


Jorge Rachid

“DESDE EL NO ALCA DE NÉSTOR, LULA Y CHAVEZ, EEUU PREPARÓ SU ESTRATEGIA DE REPOSICIONAMIENTO EN SU “PATIO TRASERO” 

El debilitamiento de las democracias populares en América Latina, responde a causas exógenas y endógenas. Las primeras responden a la estrategia desplegada por el imperio, de desgaste de los procesos políticos que denominan “populistas”, expresión peyorativa de las políticas populares, que durante 17 años, desde 1999 con Chavez, dominaron y establecieron en la región nuevamente el concepto y la identidad de Patria Grande, que tiene su máxima expresión en la conformación del UNASUR, organismo que permitió al bloque sudamericano, presentarse al mundo Multipolar como actor en igualdad de condiciones, que los demás jugadores, cumpliendo las máximas de Perón del Modelo Argentino para un Proyecto Nacional, de la era de los Continentalismos.

Pero en las causas endógenas que permitieron la acción de los enemigos de la Patria Grande, figuran algunos interrogantes y algunas certezas, que nos deben hacer reflexionar sobre el marco democrático en el cual se desenvuelven las democracias populares en América Latina:
1-     ¿Pueden ser las democracias populares participativas y revolucionarias, sin ofrecer flancos al enemigo? Mi reflexión al respecto es que la respuesta debe encontrarse en la Comunidad Organizada, es decir la participación del pueblo en forma plena, no de auditorio de decisiones tomadas, ni de testigos de la historia sino siendo parte de la gestión, con decisión y fijación de estrategias y prioridades de cada sector, cada ciudad en el marco de un Proyecto nacional , popular y revolucionario.
2-     ¿Podemos preguntarnos para que volveremos? Es una pregunta clave que implica una reflexión que nos lleva a analizar aquellos aspectos sobre los cuales, pudimos desmontar la estructuras económico sociales del neoliberalismo y si esa “deconstrucción” fue efectiva, ya que el enemigo, incólume, siguió atacando impiadosamente, con objetivos claros de debilitamiento del gobierno popular, estigmatizacion de sus dirigentes, denigración de sus políticas y amplificando dificultades, propias de un proceso internacional complejo mundialmente, en plena crisis global.
3-     ¿Se pueden producir transformaciones socialmente profundas y económicamente justas, con marcos legales y constitucionales neoliberales? Aquí aparece el principal problema a resolver, que es la forma de cambiar estructuralmente el modelo dependiente y colonial, por un modelo solidario con distribución de la riqueza, sin ofrecer flancos que le permitan al enemigo rearmarse en la contraofensiva, como nos sucedió. Esta cuestión es central en el marco de la futura gestión peronista, ya que sólo aumentando la presión sobre las principales estructuras de poder del enemigo, será difícil, no pasar por las mismas experiencias.
4-     ¿El movimiento obrero puede estar ausente de un proceso transformador y revolucionario? Es obvio que no, ya que constituye la base necesaria de la reconstrucción de la cultura del trabajo, de la solidaridad, de la fortaleza de la Seguridad Social que permite el diseño de políticas soberanas en lo económico, como lo demostró el último lustro en un marco de crisis profunda mundial, que pudimos superar con medidas contracíclicas, producto del ahorro interno genuino, de haber ampliado la base laboral en millones de trabajadores y recuperado las leyes laborales necesarias para su apuntalamiento.
5-     ¿Debemos los peronistas, en el gobierno, dar muestras constantes del apego a las instituciones que queremos cambiar? Una pregunta movilizadora que nos lleva a varias reflexiones, ya que desde el cambio Constitucional hasta la democratización de la Justicia, encuentran al enemigo en su máxima fortaleza, donde ofrecerán batalla por su sobrevivencia. Pueden tolerar ganar menos, pero no asumirán la pérdida de poder estructuralmente necesario a sus fines en forma estratégica, como nosotros no nos podemos permitir su permanencia. Este es el quid de la cuestión, ya que en los mismos textos legales de “ellos” existen mecanismos, que tienen previstos contra los intereses populares, que pueden ser utilizados en una dinámica de gobierno popular, por ejemplo la figura de expropiación, el juicio político, en avance sin pudor, como lo realizan hoy desde el gobierno, los enemigos de la Nación.
6-     ¿El conflicto internacional no impacta directamente sobre los planes de los gobiernos populares? Claro que si y por esa razón es necesario que cada determinación política y discusión comience por el análisis de estado de situación que vive el mundo en conflicto, la batalla entre el mundo multipolar y el unipolar hegemónico, que ataca sin piedad ni dudas. En ese terreno al alinear el país en el mundo unipolar, el gobierno neoliberal decide atacar las estructuras económico sociales que permitieron un avance notable, desde la crisis del 2001, en el camino trazado por un gobierno peronista, que no logró o no tuvo tiempo de profundizar los cambios, frente a la ofensiva neoliberal que sigue oficiando de cultura dominante
7-     ¿Jugar en la cancha del poder hegemónico, no pone en riesgo la Patria? Sin dudas que sí, ya que transforma a la Argentina en un actor, contrario al mundo multipolar, lo encolumna en lo peor de los señores de la guerra, aquellos a los cuales Francisco denuncia y trata de frenar, los mismos que quieren atacar Irán ya, los mismos que han provocado desde el 2001, con la excusa de las Torres, casi 2 millones de muertos entre Irak, Afganistán, Libia, Siria, Palestina, Yemen, Somalía con ataques masivos en nombre de la “libertad y la democracia”. La misma política que ha provocado la respuesta en los propios territorios europeos y norteamericanos, con algunos atentados incluso, de falsa bandera, para justificar recortes de libertades individuales de sus ciudadanos. En ese escenario nos coloca el macrismo.

Dentro de dos días se producirá en América Latina uno de los latrocinios más importantes del siglo XXl, sobre los procesos democráticos iniciados a fines del siglo XX, que ya vislumbramos con Honduras y Paraguay, los intentos golpistas de Ecuador y Venezuela, la intención de fragmentar Bolivia y ahora la destitución de Dilma y el ataque sistemático sobre Lula, Cristina, Correa, Evo y Maduro, para impedir sus retornos e intentar borrar la memoria colectiva de los pueblos, de la identidad asumida en los últimos años. Dilma no está acusada de corrupción, quienes la destituyen son 47 senadores involucrados en el caso Petrobras, quien le inició el juicio político está acusado de enriquecimiento ilícito con millones en los paraísos fiscales, como nuestro presidente, pero sin embargo el proceso avanza hacia la desarticulación del Mercosur, el congelamiento del UNASUR, el alejamiento de China, el debilitamiento del BRICS, llevando a la región hacia la TTP, los Tratados de Libre Comercio, la apertura de la economía, la privatización de las empresas estatales y la pérdida de soberanía de los pueblos.

Pero los pueblos tiene memoria, en nuestro país el pueblo necesitó 18 años, para recuperar a su Líder Perón desde el exilio, con lucha, con sacrificios, con utopías y esperanzas y así recuperaremos la Patria Grande y los movimientos nacionales , populares y revolucionarios, que sepan que no nos volveremos a equivocar con la desarticulación estructural del enemigo, lo haremos, porque como lo señala el mismo Francisco: el peor terrorismo es el capitalismo salvaje financiero, que aísla y empobrece a las mayorías populares del mundo.


El macrismo no es un golpe de suerte

Por José Natanson ¿Cómo se explica la victoria de Cambiemos en las elecciones del domingo? Propongo un método bastante empírico para en...