miércoles, 9 de noviembre de 2016

La victoria del Donald Trump


Leonardo Dino CAJAL - 9 de noviembre

La victoria del Donald Trump representa el comienzo del fin del mundo unipolar que junto al Brexit, la fractura de la Unión Europea, la salida de la OTAN de Turquía, y el rol protagónico de la Rusia de Putin dan cuenta de que el tiempo que se avecina es el de NACIONES. Una palabra que a todos los internacionalistas, entiéndase a las derechas e izquierdas liberales, les causa terror. Eso explica el sentido de las tapas de diarios que aparentan estar en extremos opuestos Pag.12 y La Nación.

Todo triunfo del discurso nacional, será potencialmente un llamado de alerta frente a próximos rebrotes nazi, facho, xenófobo, misógino, homofóbico y demás inventos del aparato propagandístico mundial en esta guerra psicológica constante en la que los medios de comunicación juegan un rol central y cuyo principal objetivo es homogeneizar voluntades, eclipsar nacionalidades silenciando a los pueblos suplantando los derechos de las mayorías por caprichos de minorías con nulo sentir nacional y utilizadas como instrumento corrosivo para derruir la cultura nacional.

Dijo Vladímir Putín que “El poder de Rusia se encuentra dentro de nosotros mismos, dentro de nuestro pueblo, nuestras tradiciones y cultura, nuestra economía y nuestro territorio vasto y rico en recursos naturales y, por supuesto, en nuestra capacidad de defensa. Pero lo más importante, nuestra fuerza reside en la unidad de nuestro pueblo”.

Por supuesto que nosotros como argentinos e hispanoamericanos no debemos esperar nada de nadie que no sea de nosotros mismos, ni de los yanquis, ni de los rusos, los chinos y mucho menos de los británicos; pero sí debemos tener la capacidad de interpretar los tiempos que corren y por ende nuestra posición en el mundo que es la de un país despoblado, sumamente rico en recursos naturales y alimentos, pero que está ocupado e inmerso en un proceso inconcluso de Liberación Nacional.

Es tiempo de pensarnos a nosotros mismos y de dejar de vernos con ojos ajenos, es tiempo de volver a pensar a la Patria.

Chile y Venezuela

  Leandro Grille / Cubadebate  Extraído de NUESTRA AMERICA Nicolás Maduro no es Salvador Allende. Ni es Hugo Chávez. Venezuela, ade...