jueves, 14 de septiembre de 2017

¿Intelectuales peronistas?

                              
                                                                                 Alberto Buela (*)                    

Después de casi 40 años de escribir sobre el peronismo he llegado a la desengañada opinión que todo lo que he escrito no ha sido tenido en cuenta por ninguno de aquellos que se han ocupado de estudiar al peronismo.
Y esto ha sido, en mi opinión, que es con enseña Aristóteles: afirmar o negar algo con temor a equivocarse, por tres motivos: a) por la mal formación debida a las taras ideológicas de aquellos que han escrito sobre el peronismo. b) porque ninguno de ellos se ha sumado al debate contemporáneo de las ideas y c) por la resistencia que tienen hacia mi persona o a lo que supuestamente represento.
a) Respecto al primer motivo observo en la mayoría de los escritos caracterizan al peronismo como una ideología, cuando el peronismo posee una doctrina política. Y el peronismo es doctrina porque sostiene principios y defiende intereses claros y públicos, en tanto que la ideología es un sistema de ideas que “oculta o esconde” una voluntad de poder de un grupo, clase o sector. Así el marxismo es una ideología como lo son el liberalismo, la socialdemocracia o el social cristianismo.
El peronismo no es un subproducto de la doctrina social de la Iglesia sino que es dicha doctrina la que coincide, en algunos aspectos, con la del peronismo.
En ese sentido, todo el último movimiento de estos días, de hacer coincidir la doctrina peronista con la última encíclica Laudatio Si, descubre un mecanismo de manipulación, buscando beneficios que desconozco. El remedo de libro de uno de los tres generales buenos[1] que tiene la CGT es prueba de ello.
El intentar explicar la idea de Comunidad Organizada como una armonía social amable, en una especie de coincidentia opposituroum, y no como un sistema de poder y de una sociedad a realizar[2], no solo es un sinsentido sino una muestra de falta de estudio y de contracción al objeto propio.
El ubicar al peronismo como una secuencia política que nace con el socialismo laborista, pasa por el grupo Forja, sigue con la cubanización de los años 60 y 70 y termina en el progresismo kirchnerista, es negar de plano los aportes originales, digo más originalísimos,  que desde el mismo peronismo se han hecho a la teoría política. Ejemplo de este extrañamiento  son los variados programas de las universidades municipales (nacionales) que se han creado en estos últimos años.
b) Un militante insobornable que con los años se ha transformado en un pensador[3], me refiero a Jorge Rulli, ha señalado acertadamente que la falla de los sedicentes intelectuales peronistas es que no han podido o no han sabido integrarse al debate contemporáneo. Así al ignorar los dilemas cruciales de nuestra época perdieron contemporaneidad. Y es por eso, y no por peronistas, que no son tenidos en cuenta.[4]
Es que estos intelectuales peronistas, hablan sobre el peronismo pero con categorías prestadas, básicamente, de la izquierda. Su mundo categorial está limitado a “lo que se dice y lo que se piensa”, no lograron pensar con cabeza propia. El caso más reciente que conozco es el de un doctorando que “se dice peronista”, y estudia la constitución del Chaco, al modo del liberalismo y del marxismo, como una constitución corporativa fascista. Cuando en realidad es una constitución de comunidad o comunitarista.
Otros aceptan la espuria teoría del multiculturalismo sin tener en cuenta que el peronismo es un interculturalismo, pues en cada uno de nosotros viven varias culturas y es por eso que somos una cultura de síntesis.
Ni que hablar de los sedicentes peronistas que sostienen, el de moda, indigenismo, cuando para el peronismo, que nació de la nación histórica,  buscó siempre su plasmación política en “una nación” justa, libre y soberana y no en varias
Están aquellos, la mayoría, que exaltan la búsqueda de la igualdad (el himno nacional dice: ved el trono a la noble igualdad y la Marcha peronista afirma: para que reine en el pueblo el amor y la igualdad).
Pero ese es un error grave, pues lo que guía a todo peronista es la justicia, pero no cualquier justicia sino la justicia social. Ésta corresponde a lo que se denomina la justicia distributiva, que regula la relación del bien común de una comunidad con los particulares. El igualitarismo contemporáneo de carácter socialdemócrata ha penetrado hasta el tuétano las filas del peronismo y sus cabezas más renombradas. Es que el peronismo ignoró e ignora los dilemas cruciales de nuestra época, uno de los cuales es la tensión entre igualitarismo y comunitarismo.
c) En cuanto a la resistencia hacia mi persona y lo que represento, debo decir que siempre he sido un peronista sin aditamentos (ni yanqui, ni marxista, ni socialdemócrata ni social cristiano), que intentó pensar al peronismo desde sus fundamentos sin condicionamiento ideológico alguno. Y que como militante nací a la política con el Movimiento Nueva Argentina y que continué toda mi vida apoyando y siendo apoyado por el movimiento obrero organizado.
Como verán los que leyeron hasta acá; evité dar nombres propios para no herir susceptibilidades y así poder contribuir con esta breve nota a una mejor comprensión del peronismo por parte de aquellos que lo estudian y lo estudiarán. Aunque no estoy convencido que esto se produzca pues como dice Hegel: nadie puede saltar sobre su tiempo y el nuestro es de una indigencia intelectual alarmante.


Arkegueta, aprendiz constante.




[1] ¿Cuándo volverá la CGT a tener un general malo en lugar de tres buenos?.
[2] Pueden ver nuestros libros Notas sobre el peronismo, primera edición Bs.As. 2007, segunda edición Ed. EAS, Madrid, 2017 y también Aportes al pensamiento nacional, primera edición Bs.As., 1987, segunda edición Ed. Grupo Sindical Abasto, Bs.As. 2011. La Organización Sindical, primera edición Ed. Rioplatense, Bs.As, 1982, segunda edición Bs.As., 1984. Hay además unos 150 artículos en Internet sobre el tema.
[3] Cuando murió Enrique Oliva titulé un homenaje: El peronismo no tiene intelectuales tiene pensadores.
[4] Distinto me ocurrió a mi, cuando llegado con mi título de doctor en filosofía por la Sorbona de París me presenté en 1984 a concurso en la Univ. de Buenos Aires y lo declararon desierto. Entonces me fui como chancho al máiz a ver al decano de filosofía, Rodríguez Bustamante, y me respondió: qué quiere Buela, Ud. es peronista. Había yo pasado por alto que en esa época gobernaba Alfonsín y en la UBA reinaba la sinagoga radical. 

Bolsonaro en Argentina ¿de la muerte del MERCOSUR a la resurrección?

Gabriel E. Merino (UNLP-CONICET, integrante del IdIHCS y del IRI) JUNIO DE 2019 Artículo escrito para Opiniones en el IRI (Instituto...