sábado, 1 de diciembre de 2018

Políticas para la mujer durante la gobernación de Antonio Cafiero



Aritz Recalde[1], noviembre 2018
“Están los que quieren sacarnos de la cultura machista insertándonos en una cultura feminista. Sin embargo yo entiendo que la mujer argentina piense como Eva Perón: ni un paso adelante, ni uno atrás sino al lado del hombre para realizar juntos la patria Justa, Libre y Soberana”. Antonio Cafiero (Síntesis Bonaerense 1988: 43).
“Mi sueño es llegar a ver que cada bonaerense tenga su vivienda digna, sus hijos felices, sanos y con buena educación. En síntesis, que la justicia social brille en todos los hogares para la felicidad del pueblo”. Ana Goitía (Síntesis Bonaerense 1990: 136).

Las mujeres en la campaña electoral a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires
Durante la campaña electoral a la gobernación del año 1987 las mujeres de la Renovación Justicialista se organizaron e implementaron más de cien talleres de debate en diversos distritos bonaerenses. Como corolario de su tarea militante, realizaron un masivo acto el 28 de junio del año 1987.
Con las ideas e iniciativas de los talleres formularon un documento con propuestas para la gestión del gobierno, que entregaron al Centro de Estudios para la Renovación Justicialista (CEPARJ) (Mujeres Bonaerenses 1991: 17-18). Con estos aportes los equipos técnicos de Antonio Cafiero redactaron las Bases para el Plan Trienal Justicialista y postularon que el futuro gobierno bonaerense trabajaría por la “igualdad política, civil y económico social de hombres y mujeres”. El documento puntualizó que “se promoverá la reforma de todos los estatutos provinciales para asegurar el principio de igualdad distributiva y laboral de la mujer (…) La mujer tendrá presencia directiva en todos los organismos vinculados a la familia y promoción social”. 
En la gobernación iniciada en diciembre del año 1987 se promovieron importantes reformas institucionales tendientes a alcanzar la dignidad de la mujer bonaerense. Muchas de ellas fueron suscitadas y ejecutadas por la esposa de Antonio Cafiero, Ana Goitía, quien postuló que uno de los objetivos fundamentales de su tarea “es el de hacer escuchar las voces de las mujeres y a través del diálogo con ellas, se vayan diseñando las políticas para ir transformando la realidad” (Síntesis Bonaerense 1988: 43).
Ana Goitía impulsó activamente programas culturales, sociales, productivos y de fomento de los derechos políticos de las mujeres. Para desarrollar su tarea inauguró un despacho en la Casa de Gobierno bonaerense y allí recibió y canalizó miles de demandas. Los visitantes tenían necesidades materiales básicas insatisfechas y además padecían “angustias” y carencias emocionales y la funcionaria remarcó el hecho de que “a veces suelen decirme que este lugar oficia también como confesionario, porque tratamos de escuchar a las personas, atender todas las inquietudes desde lo humano y no meramente desde los administrativo”. En su despacho recibía a individuos, a familias y también a grupos y una vez por semana organizó “audiencias públicas” con colectivos de cincuenta personas promedio (Síntesis Bonaerense 1990: 134).
De sus diversas iniciativas, se destacó el impulso que le dio a la creación y al desenvolvimiento del Consejo Provincial de la Mujer.



[1] El texto es parte del Proyecto de investigación de la UNLa "El peronismo bonaerense entre 1987 y 1999: un estudio de la dinámica política e institucional de las gobernaciones de Antonio Cafiero y de Eduardo Duhalde".

El triunfo de Nito Cortizo en Panamá

Eduardo J. Vior El triunfo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la elección presidencial panameña del domingo 5 devuelve al...