miércoles, 19 de diciembre de 2018

Trump, en el centro del ring: 5 combates de peso pesado en 2018


Por Carlos Pagura
17 Diciembre 2018


1. TRUMP VS. CHINA
Un combate rivales con estilos distintos, un choque de escuelas. Desde principios de año, el gobierno de EEUU acusó al gigante asiático por sus políticas "proteccionistas", pese a que en abril Xi Jinping anticipó una mayor apertura comercial.
Solo dos meses después se cruzan con golpes directos a la mandíbula. Washington anunció una nueva ola de aranceles contra China a tasas del 25% y por valor de u$s 50.000 millones. Pekín respondió que todos los acuerdos económicos y comerciales quedaban invalidados y aplicaría tributos similares sobre 659 productos.
Pero Trump siguió a la ofensiva y ordenó nuevos aranceles del 10% a productos importados desde China por valor de u$s 200.000 millones.
En julio, el republicano advirtió que estaba “listo” para llevar el enfrentamiento comercial “al máximo”, aplicando nuevos impuestos a todos los bienes que llegasen del otro lado del Pacífico, en pos de achicar el déficit de u$s 505.500 millones que, según aseguró, afecta a la balanza comercial su país. “Se aprovechan de nosotros y eso no me gusta”, explicó.
En septiembre, China anunció que pretendía gravar las importaciones procedentes de EEUU por valor de u$s 60.000 millones, calificadas como "contramedidas” para “proteger" sus "derechos e intereses legítimos, así como el orden mundial del libre comercio".
En diciembre, tras la clausura del G20, al fin un respiro. Ambos se dirigieron a su rincón y, aunque sin solución definitiva al enfrentamiento, acuerdan una tregua de 90 días en su esperada cena en Buenos Aires.

2. TRUMP VS. RESERVA FEDERAL
Una pelea de semifondo contra un rival conocido y de entrecasa. Las frustraciones de Trump por los reveses en la batalla comercial con China lo llevaron a apuntar sus golpes a la Reserva Federal, el Banco Central de EEUU. En su opinión, la política de subas de los tipos de interés del organismo crea una ventaja a sus competidores.
La Reserva empezó a encarecer el precio del dinero en diciembre de 2015 y desde entonces encadenó siete incrementos consecutivos de un cuarto de punto en los tipos de interés.
Trump llegó a decir al canal Fox que la Fed es su "mayor amenaza” porque “está subiendo las tasas demasiado rápido".
En octubre, tras una fuerte caída de Wall Street, lanzó otro puñetazo y dijo que la Fed "se ha vuelto loca". Su titular, Jerome Powell, se limitó a decir que “la Reserva Federal no considera factores políticos en sus decisiones”.
Pese a ser nombrado en el cargo por él, el presidente estadounidense declaró en una entrevista al Washington Postque no está “ni siquiera un poco feliz” con Powell.

3. TRUMP VS. OPEP
Cada golpe de Trump se hizo sentir en el cuerpo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En uno de los primeros rounds, el 20 de abril, la acusó en un tuit de hace crecer el valor del crudo "artificialmente". Horas después, los precios del WTI y el Bent alcanzaron su mínimo mensual.
El secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, tiró un jab y declaró que ni la organización ni el acuerdo de recorte petrolero firmado con grandes productores de crudo "tiene algún objetivo relacionado con los precios".
En julio, el "oro negro" aumentó su valor después de que el mandatario publicó en Twitter una advertencia directa al presidente iraní Hasán Rohaní, en el que prometió que Irán sufriría graves "consecuencias" si continuaba con sus amenazas a los estadounidenses. Acto seguido, presionó a arabia y Rusia para que aumentaran su producción.
El 20 de septiembre, fiel a su estilo, disparó desde las redes sociales: "Protegemos a los países de Oriente Medio, que no estarían seguros por mucho tiempo sin nosotros, y sin embargo continúan empujando más y más alto los precios del petróleo". Y agregó a modo de amenaza: "El monopolio de la OPEP debe bajar los precios de inmediato!".
Cuando en noviembre la organización, encabezada por Arabia Saudita, analizó recortar la producción de petróleo global, volvió a tuitear: "Los precios están bajando. ¡Genial! ¡Pero sigamos bajando!".
Hace unos días, la OPEP y sus aliados acordaron recortar los suministros en 2019, al comprometerse a reducir la producción en 1,2 millones de barriles por día.

4. TRUMP VS. UNIÓN EUROPEA
En marzo, un golpe de derecha y otro de izquierda. EE UU se lanzó al combate comercial contra la Unión Europa, México y Canadá y confirmó que entraban en vigencia nuevos aranceles al acero (25%) y al aluminio (10%).
Rápidamente, los países afectados anunciaron que contratacarían con medidas similares. Washington exigió cambios para reducir el déficit comercial, amparado en su lema “América primero”. Trump asevera que el bloque “se creó para aprovecharse de Estados Unidos”.
En el primer cruce en el centro del cuadrilátero, la UE adoptó represalias "por unanimidad" contra decenas de productos estadounidenses, entre ellos el tabaco, el bourbon, los jeans y las motos, para compensar los 2.800 millones de euros de perjuicios que causarían a su industria los impuestos de Washington.
En julio, otra retirada al rincón. Previendo una escalada de incierto final, Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, firmaron un acuerdo comercial que eliminó la amenaza estadounidense de imponer más aranceles a las importaciones de autos europeos por unos u$s 45.000 millones al año. En contrapartida, la UE también debió hacer concesiones.

5. TRUMP VS. OMC
Una de las grandes obsesiones de Trump desde que está en el poder es lograr una reforma de la Organización Mundial de Comercio. Dijo en reiteradas ocasiones que debe “cambiar su manera de operar” porque EEUU está en desventaja y fue tratado “muy mal” durante muchos años.
En este combate lo acompañó el representante de Comercio, Robert Lighthizer, quien manifestó que permitir el ingreso de China a la organización en 2001 fue “un error”, ya que no es una “economía de mercado”. Pero además acusó al sistema de solución de diferencias de interferir con la soberanía estadounidense, en particular en casos de antidumping.

En la reciente cumbre del G20 los países miembros acordaron una reforma de la OMC, aunque no dieron detalles acerca del cómo. La tarea quedará para hacer en Japón, que será anfitrión del grupo en 2019. Una pelea, que al parecer se definirá por puntos.

Bolsonaro en Argentina ¿de la muerte del MERCOSUR a la resurrección?

Gabriel E. Merino (UNLP-CONICET, integrante del IdIHCS y del IRI) JUNIO DE 2019 Artículo escrito para Opiniones en el IRI (Instituto...