lunes, 11 de marzo de 2019

Cámpora al gobierno, Perón al poder


Enrique Manson, marzo 2019

La vuelta de Perón el 17 de noviembre de 1972 había conmocionado el escenario político. Al General le daba el cuero contra lo que había supuesto un Lanusse temulento en el Colegio Militar, y con su regreso había terminado vencedor en la larga partida de ajedrez político librada contra el dictador.
Frente a las inminentes elecciones, había que definir las candidaturas. El tema no era fácil. La disposición del 25 de agosto impedía, legalmente, la de Perón. El sector sindical insistió en ella, lo que hace sospechar que algunos jugaban a provocar la proscripción. Desde Asunción, el General hizo saber al Congreso Justicialista que su candidato sería Héctor Cámpora, terminando con otras expectativas. La vicepresidencia sería para Vicente Solano Lima.
La candidatura era una nueva provocación para el lanussismo, quien no se decidió a aplicarle la cláusula proscriptiva, pese a poder hacerlo, porque el delegado había salido del país. Lanusse no se animó porque de hacerlo hubiera abierto el camino a postulantes más molestos como Licastro, que irritaba por haber sido echado del Ejército por Lanusse, o el tremebundo Galimberti.
La JP, que no tenía un candidato propio, reaccionó con excelentes reflejos. Cámpora había crecido políticamente en la etapa de la estrategia dura, acompañado por Abal Medina -la sangre de tu hermano es fusil en la Argentina- Licastro o Galimberti, y ésto le daba afinidad con la juventud peronista. Sería el Tío, y los jóvenes levantarían la inspirada consigna: Cámpora al gobierno, Perón al poder.
En el radicalismo, Raúl Alfonsín se había separado del balbinismo y arrastraba a los sectores más jóvenes, tratando de alcanzar la candidatura presidencial. El aparato partidario impuso a Balbín, junto con el veterano dirigente Gamond. Los renovadores y cambiantes alfonsinistas debieron conformarse con la ironía de gritar la senectud de la fórmula: “¡Balbín-Gamond, Tutankamón!”. El gobierno reconoció al radicalismo del pueblo como única UCR. Oscar Alende, muy enojado, se quedó con el nombre de Partido Intransigente, con el que se presentó aliado a la democracia cristiana y los comunistas.
La derecha se dividió en varias fórmulas. Francisco Manrique formó una Alianza Republicana Federal, con algunos partidos conservadores del interior. Lo acompañaron los propietarios de la marca de fábrica en que se había convertido la Unión Popular, lo que permitió la broma trágica de que se lo promocionara con afiches que llevaban el retrato de Evita. Alsogaray realizó una enorme campaña publicitaria para su Nueva Fuerza. Los votos obtenidos no justificaron la inversión.

El 11 de marzo, el FREJULI obtuvo 5.907.464 votos, la UCR 2.537.605, Manrique y Martínez Raymonda, 1.775.867 y Alende y el demócrata cristiano Sueldo 885.201. Pese a que los vencedores no alcanzaron el 50%, Balbín reconoció que no tenía sentido la segunda vuelta. Los muchachos cantaban por la calle: Duro, duro, duro. A la segunda vuelta se la meten en el culo.

El triunfo de Nito Cortizo en Panamá

Eduardo J. Vior El triunfo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la elección presidencial panameña del domingo 5 devuelve al...