martes, 26 de marzo de 2019

Cuatro pilares de la Gobernación de Antonio Cafiero 1987-1991


Aritz Recalde[1], marzo 2019

Primero. La Planificación de las Políticas de Estado
Antonio Cafiero diagramó un Programa de Desarrollo Bonaerense desde el Centro de Estudios para la Renovación Justicialista (CEPAR). Como resultado de su labor el Peronismo Renovador formuló y presentó a la comunidad de la Provincia el Plan Trienal (1988-1991). La iniciativa emulaba la acción del Consejo Nacional de Posguerra creado por Juan Perón y le dio a la Comunidad Organizada Bonaerense un instrumento de construcción protagónica de su destino.
La tarea del CEPAR artículo tres dinámicas que eran el Consenso Político, la Concertación Económica y la Participación popular. El Plan Trienal proyectó para la provincia de Buenos Aires el desarrollo acelerado del potencial económico regional, la mejora de la calidad de vida de los habitantes, la consolidación de la infraestructura social, el manejo eficaz de los recursos naturales y el mejor uso del suelo y la transformación del Estado.
El contexto de desenvolvimiento de la Gobernación de Antonio Cafiero se caracterizó por la profunda crisis económica, -incluyendo la hiperinflación- y por tener que gestionar en un marco político nacional adverso controlado por la UCR. El dirigente Renovador recibió una provincia desindustrializada por la Dictadura Militar y desfinanciada por su antecesor Alejandro Armendáriz (1983-1987), quien permitió que Buenos Aires pierda varios puntos de Coparticipación Federal.
Pese a las dificultades y adversidades económicas, sociales y políticas, se inició el Plan Trienal y comenzaron proyectos fundamentales para Buenos Aires como el Polo Informático de Berisso, la apertura de la Zona Franca en el Puerto de la Ciudad de La Plata y la reconstrucción del Teatro Argentino incendiado en el año 1977. Se planearon la Ruta 6 y el Estadio Único y se inició la Autopista La Plata - Buenos Aires.
La Gobernación tomó la histórica decisión de construir canales para resolver el flagelo de las inundaciones y empezó a sanear la Cuenca Matanza - Riachuelo. Como resultado de esos programas aumentó exponencialmente la productividad y el precio de la tierra agrícola y se redujeron las inundaciones en las localidades densamente pobladas.
Integrando el Plan Trienal se realizaron miles de obras en las grandes concentraciones urbanas de la Provincia y Cafiero destacó que “yo quiero levantar las banderas del conurbano como el verdadero país postergado de los argentinos (…) en los últimos diez años, unos 10 mil establecimientos fueron cerrados en el territorio provincial, la mayoría de ellos precisamente en el conurbano” (Síntesis Bonaerense 1988: 14).
El Gobernador Cafiero dinamizó el Banco Provincia y creó la Subsecretaría de Pesca afirmando el perfil marítimo de Buenos Aires. El Ministerio de Asuntos Agrarios promovió el Plan  Toros, el Plan Ovino, las huertas familiares y se impulsó un ambicioso programa de forestación. 
El Ministerio de Gobierno implementó un Plan de Seguridad Provincial[2], apoyó una reforma policial incrementando el 20% del personal en las calles y firmó diversos convenios con Intendentes con el fin de lograr una acción participativa. Durante la etapa se inauguraron los Consejos de Seguridad Municipal y las Comisarias de la Mujer.

Como parte de la modernización del Estado proyectada por el CEPARJ, Cafiero promovió el Consejo de la Magistratura e impulsó, sin éxito, una histórica reforma Constitucional que institucionalizaba el Estado Social de Derecho y la autonomía municipal.

Segundo. El Gobierno Participativo
“Nosotros creemos profundamente en las llamadas organizaciones libres del pueblo, que son una guía y hasta una corrección indispensable para los gobernantes (…) aquello que puede hacer la provincia, que no lo haga la Nación; aquello que puede hacer el municipio, que no lo haga la Provincia; aquello que puede hacer la asociación intermedia, que no lo haga el municipio. Es sin duda en las comunidades menores donde se vive con mayor fidelidad la virtud la virtud y donde mejor se administra la riqueza de los argentinos”. Antonio Cafiero

Antonio Cafiero denominó a su gestión como el “Gobierno del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires” y trabajó activamente para edificar la Comunidad Organizada Bonaerense. Con esa finalidad, refundó el marco institucional creando ámbitos estables para la participación política y social de las Organizaciones Libres del Pueblo. Entre otros espacios, se deben mencionar el Consejo para la Participación y el Desarrollo, el Consejo Provincial de la Mujer, los Consejos de Escuela, los Consejos de Emergencia Bonaerense y los Consejos de Seguridad Municipal.

El Gobernador buscó potenciar la vida política y social del municipio bonaerense, al que definió como “célula básica de la democracia y el federalismo” (Síntesis Bonaerense 1989: 25). Fue una de las gestiones que más activamente impulsó programas de descentralización tributaria, de recursos desde la Provincia al gobierno local. Los programas de empleo y de vivienda se implementaron en conjunto con los representantes políticos, sociales y culturales de las municipalidades. En palabras de Cafiero “en la Provincia hemos impulsado alrededor de 35 programas descentralizados, en los distintos ordenes: precepción de impuestos, obra pública, salud, vivienda, acción social (…) el pueblo se transforma en el sujeto primario de la política, protagonista activo y sustento de una democracia integral” (Síntesis Bonaerense 1989: 26).
Cafiero enfatizó que “hay que convocar a la participación, al protagonismo, a la refundación de la fe, a la certidumbre de un futuro mejor y más digno, a la recuperación de las energías dormidas” (Síntesis Bonaerense 1988: 17). El pueblo bonaerense recibió con entusiasmo la convocatoria del Gobernador y hubo una alta participación vecinal en las Jornadas de Trabajo Solidario y en las distintas tareas comunitarias organizadas por la Provincia. Solamente en el mes mayo del año 1988 la actividad solidaria movilizó a más de 300.000 personas (Síntesis Bonaerense 1988: 88). 

Tercero. El Estado Social de Derecho
La Gobernación de Antonio Cafiero se desenvolvió en un contexto social crítico como producto de la severa recesión económica y de la hiperinflación. Las demandas insatisfechas de la comunidad bonaerense fueron inmensas y con la finalidad de atenderlas el Estado impulsó políticas educativas, de salud, de asistencia, deportivas y culturales.
El Instituto de Previsión Social (IPS) implementó acciones para mantener el poder adquisitivo de los jubilados y se crearon líneas de créditos orientadas. El Gobernador apoyó activamente a los Centros de la Tercera Edad y al Turismo Social en toda la Provincia.
El Instituto Provincial de Empleo (IPE) implementó los Programas Intensivos de Empleo, el Registro de Pequeñas Unidades Productivas y una activa tarea de capacitación laboral a municipalidades, a organizaciones de la sociedad civil y a Institutos de Menores. El Gobierno destinó recursos humanos y materiales a los Programas Pro-Casa y Pro-Tierra tendientes a construir y a regularizar viviendas sociales.
Con el Programa Olmos y con otras acciones educativas y de modernización de la infraestructura, mejoró la calidad de las instancias de los reclusos carcelarios favoreciendo su efectiva reinserción en la comunidad.
En el terreno de las políticas de la Salud Pública se crearon los programas de Atención Ambulatoria y Domiciliaria (ATAMDOS), el Pacto Social de Salud, los operativos sanitarios en rutas y el programa Salud con el Pueblo. Siendo vanguardia en el país, la Provincia aprobó la norma de prescripción de medicamentos por genérico y se iniciaron los primeros Programas Provinciales de prevención del SIDA.

Cuarto. El Modelo Bonaerense para el Proyecto Nacional. La edificación de una identidad para la Provincia
“¿Qué significa transformar la sociedad?. Generar nuevos patrones y códigos de cultural política y de comportamientos morales. Significa edificar un nuevo y perdurable pacto de convivencia entre los bonaerenses, a partir del orgullo que significa habitar en una provincia que lideró portentosos procesos históricos; que fue la patria chica de Yrigoyen, Perón y Evita; que fue la cuna federal de Dorrego y Juan Manuel de Rosas; que fue la tierra literaria de Martín Fierro. Significa, asimismo, revitalizar esas hondas raíces culturales desde el dramatismo de la coyuntura: saberse hijo de una provincia  con sobrevivientes desigualdades sociales, geográficas y educativas que estamos empeñados en reparar”. Antonio Cafiero

El federalismo argentino es una entidad cultural e histórica y se expresa y se desenvuelve en los dialectos de las comunidades, en las manifestaciones artísticas, en la arquitectura, las costumbres y en las prácticas religiosas de las diversas provincias.

Antonio Cafiero apostó activamente a fortalecer la identidad del habitante bonaerense, sabiendo que nuestra cultura integra y refuerza el federalismo argentino. Con esta finalidad edificó un nuevo relato político, caracterizado por inscribir su práctica como una continuación de la tradición histórica de los grandes dirigentes federales bonaerenses Manuel Dorrego, Juan Manuel de Rosas, José Hernández, Adolfo Alsina, Hipólito Yrigoyen, Juan Perón y Eva Duarte[3].
Durante su mandato promovió políticas activas de apoyo al arte y a la cultura regional de las diversas expresiones del teatro, el ballet, la orquesta, las artes plásticas y el canto popular. El Gobierno apoyó la regionalización cultural, los Centros Culturales y la ferias de artesanías, entre otras acciones tendientes a reforzar el orgullo de sentirnos argentinos y bonaerenses (Síntesis Bonaerense 1989: 159).
Para potenciar su prédica, Cafiero condujo personalmente el programa “El gobernador habla con el Pueblo” en LS 11, Radio Provincia y en el año 1990 inauguró la señal de la televisión pública del Canal 6. 

La edificación de la identidad bonaerense tuvo varias implicancias políticas, económicas y culturales. Por un lado, sirvió para promover el turismo, los festivales y las producciones artísticas regionales de cada localidad. Además, la renovada identidad se integró en la Doctrina del Justicialismo Bonaerense que reivindica los derechos de la Provincia frente al resto del país.

Consciente de la responsabilidad y orgulloso de su origen, el Gobernador reclamó activamente el legítimo derecho de los bonaerenses a la restitución de los recursos de la Coparticipación Federal.
Cafiero postuló que la grandeza de la Provincia de Buenos Aires no podía significar la pobreza de las demás regiones, sino que consideró que nuestra fortaleza iba a ser un pilar firme a partir del cual construir una nueva y grande Nación Argentina.


Bibliografía
·         Al gran pueblo bonaerense salud (1990) Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
·         Cafiero Mario (2019) Obras, pero integradas a un plan de Desarrollo, Diario el Día 17/02/19.
·         Bases para el Plan Trienal Justicialista (S/F), CEPARJ, Buenos Aires.
·         Recalde Aritz (2010) Autonomía o autarquía en las municipalidades bonaerenses, Archivo histórico de la provincia de Buenos Aires Ricardo Levene, Buenos Aires.
(2018) El Modelo Bonaerense para el Proyecto Nacional: la planificación de las políticas de Estado durante la gobernación de Antonio Cafiero, Instituto Cafiero, Buenos Aires.
               (2018-b) Políticas para la mujer durante la gobernación de Antonio Cafiero, CEHA, Buenos Aires.
 (2018-c) Las políticas de empleo de Antonio Cafiero en la Provincia de Buenos Aires, CEHA, Buenos Aires.
·         Síntesis Bonaerense N º 1 (1988) Anuario del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
·         Síntesis Bonaerense N º 2 (1988) Anuario del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
·         Síntesis Bonaerense N º 3 (1990) Anuario del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.


[1] El texto es parte del Proyecto de investigación de la UNLa "El peronismo bonaerense entre 1987 y 1999: un estudio de la dinámica política e institucional de las gobernaciones de Antonio Cafiero y de Eduardo Duhalde".
[2] El Plan se lanzó el 25 de abril de 1989 y tuvo cinco ejes que eran lucha contra el narcotráfico, el reequipamiento y restructuración de la policía, la reforma del Código de Procedimientos, la construcción de nuevas cárceles y la participación de la comunidad (Síntesis Bonaerense 1989: 30). Al año 1990 existían 80 Consejos de Seguridad Municipales. El Gobernador creó el cuerpo de elite de la Brigada Halcón y compró 600 nuevos patrulleros. Sumó 1400 agentes en el año 1987, 6000 en 1989 y 2025 en los primeros seis meses de 1990 (Síntesis Bonaerense 1990: 101).
[3] La Provincia adquirió la casa de Eva Perón en la localidad de los Toldos y recuperó del abandono al Museo de Juan Perón en Lobos (Síntesis Bonaerense 1988: 97).

El triunfo de Nito Cortizo en Panamá

Eduardo J. Vior El triunfo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la elección presidencial panameña del domingo 5 devuelve al...